La vaca.

En fotografía y en general en casi todas las artes visuales se puede abordar cualquier tema de muy distintas maneras. Si uno quiere que todo el mundo entienda lo que quiere decir, procurará fotografiar de la manera más explícita, para asegurarse de que el contenido es bien comprendido por todos.

Si por el contrario lo que se quiere es hacer un alarde de creatividad y restarle protagonismo al contenido, a favor del continente, entonces se ocupará de fotografiar o de editar de manera críptica, alambicada de manera que la mera barrera léxica y semántica discrimine al espectador, dejando fuera a los menos duchos en la comprensión de lo que ven.

Dicho de otro modo: a menudo ocurre que cuendo se tiene algo importante que decir se es directo en la manera de hacerlo, mientras que cuando el tema es menos trascendente se puede tratar de camuflarlo tras florituras formales.

A continuación, una demostración empírica.

Mirando frente a mi, osea, adelante

detrás de un terraplén verde y terroso

observo un animal que no es un oso;

parece, bicolor, un ser rumiante.

Es un detalle, pero es importante,

y raro, extraño; y casi asombroso:

es su pose, su aspecto,  su semblante

de cabeza erguida, porte orgulloso.

Detrás de ese volumen negriblanco

asoma una ciudad mísera entera.

una calle sola, ni un pobre estanco.

Mitad desierto, mitad cementera

lleno de basuras, triste barranco

Dónde estamos? Jerez de la Frontera.

O dicho de otro modo:

Una vaca con el cuello estirado, está sobre la acera en un barrio despoblado de Jerez de la Frontera.

Jerez, a 200.000 people city  has nearly 1000 million € of debt.

Algunos dicen que rebajar el nivel de lo que hacemos o decimos es despreciar la inteligencia del espectador.
Yo opino que es preferible eso a despreciar al público menos instruido.

Citando a George Orwell:

“Nunca uses una palabra larga si hay una corta que diga lo mismo.”

“Si puedes quitar una palabra, quítala.”

“Nunca uses el tiempo pasivo si puedes usar el activo.”

“No uses frases o palabras extranjeras, jergas o palabras científicas, si encuentras palabras corrientes equivalentes.”

Citando  a Nietzsche:

“El que sabe que es profundo se esfuerza por ser claro; el que quiere parecer profundo se esfuerza por ser oscuro.”

Citando a Albert Camus:

“Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro.”

15 comentarios to “La vaca.”

  1. larraz Says:

    Del todo de acuerdo no estoy. Utilizar símbolos, abstracciones, metáforas, … que complican la lectura de la imagen no tiene porqué ser indicador de que el tema es de poca importancia. Esta postura que tal vez he entendido mal casi me habla de la separación de lo importante en el reporterismo y lo no importante en el arte.

    Mi postura es que si un tema lo siento importante, no por ello voy ha tratarlo con imágenes que me gusten menos pero que a cambio sean más legibles más legibles.

    Podríamos hablar de ejemplos que apoyen o refuten estas posiciones.

    Más complicado sería hablar de lo que es más importante y lo que lo es menos.

    Un saludo, Carlos.

  2. spottorno Says:

    Ah, Larraz, pero cuando dices “si un tema lo siento importante, no por ello voy ha tratarlo con imágenes que me gusten menos pero que a cambio sean más legibles” das a entender que las imágenes legibles te gustan menos. Eso es así? En cualquier caso, estás en tu derecho, cómo no.

  3. Ramón Says:

    Entonces, según tú, el único lenguaje válido en fotografía es el utilizado por los fotoperiodistas por ser el más accesible?

  4. spottorno Says:

    Ramón, no digo eso, porque de hecho hay muchísimos artistas que usan un lenguage sencillísimo. En este blog hay varios artículos reseñandolos. Por ejemplo: Pieter Hugo.

  5. larraz Says:

    Qué va. Me gustan mucho autores de todos los palos. Pero yo no soy reportero y siempre necesito que al menos una segunda capa sobre la imagen “nítida”, le añada algo que parte de mi y no del hecho que estoy fotografiando. Si trabajase en reportajes ya me gustaría estar a la altura de Bresson o de Samuel Aranda.

    No doy a entender que las imágenes legibles me gusten menos, en todo caso lo que ocurre es que si las imágenes legibles son mías no suelen gustarme, y eso aquí me convierte en un fotógrafo de temas intrascendentes. Yo en general hablo de la angustia vital, del hombre en la oscuridad. Te juro que no sé hacerlo de otra forma y que no pienso que sea un tema de poca trascendencia. O tal vez sí, me haces pensar, tal vez solo es lo que hay, y ya es intrascendente al no tener nada que hacer con ello. Sólo se puede señalarlo con el dedo.

    Estoy seguro de que hay muchos ejemplos que avalan tu texto. También hay demasiados casos de fotógrafos muy legibles con temas intrascedentes. Y añadido a todo esto está la mirada que el espectador arroja, donde para algunos solo hay lo que ven, para otros hay un mundo más, pseudoinvisible, detrás de esa primera imagen.

    Ya ves que esa separación que has hecho no me parece tan lineal.

  6. larraz Says:

    Pieter Hugo es fantástico, y las últimas obras de Robert Frank también. Y son dos mundos bien lejanos en cuanto a sencillez o no.

  7. rickygeda Says:

    “Y añadido a todo esto está la mirada que el espectador arroja, donde para algunos solo hay lo que ven, para otros hay un mundo más, pseudoinvisible, detrás de esa primera imagen”

    Estoy de acuerdo, no podemos quedarnos solamente en la capa mas superficial, osea la estetica, que puede parecer mas o menos sencilla y directa.
    Alec Soth, por ejemplo, sus imagenes no son “complicadas”, son simplemente imagenes, sin embargo utiliza la estetica explicita para llevarnos a su mundo, al cual, al reves, es dificil acceder si no se tiene la suficiente sensibildad.
    Lo que quiero decir es una imagen sencilla no conlleva necesariamente un tema sencillo, al reves, muchas veces, y el nuevo documentalismo es la prueba, detrás de una imagen directa y clara se esconde un significado profundo, y además creo que este juego de transparencias sea el reto de muchos fotografos hoy en dia.

  8. spottorno Says:

    Voy a tener que poner un botón de “like” para algunos comentarios, Mr. Geda.

  9. Anónimo Says:

    Me ha encantado el post y me he puesto a “escarvar” buscando algo con lo que nos reimos en su momento…..

    ¿Recuerdas el decálogo para realizar un prólogo artistico? (te lo cuelgo aquí pero puedes borrarlo si ves que es demasiado largo)

    Un saludo.

    1º “El bautizo”: un buen prólogo debe tener un título estrambótico, absurdo o bien irracional, del estilo “hamsters de cemento”, “Tendedero de emociones” o “Gaviotas a plazo fijo”

    2º “La cosa”: debe ser asquerosamente largo e incomprensible, ya que la gente se lo lee al final para intentar entender lo que han visto. De este modo se quedan igual de perplejos y ademas les invade la sensación de ser un poco mas tonto que antes de haberse mirado el libro.

    3º “El RAE es tu amigo”: deben de aparecer una plétora de palabras cultas (como plétora por ejemplo), que si bien no están correctamente usadas tampoco importa gran cosa. Ya que tampoco conocemos a ciencia cierta su significa. En caso de necesidad, es útil elegir entre sinónimos, por su fonética o calidad visual (una L es mas bonita que una R o que un a T, por ejemplo). Aquí la estética tiene tambien cosas que decir….

    4º “Paradigma del horóscopo”: el texto debe servir para casi cualquier libro de fotografía. Al igual que si cogemos el periodico de hoy y en lugar de leernos nuestro signo zodiacal en el horoscopo, nos leemos uno aleatorio. Da igual que seas Piscis, Aries o Virgo, si te lees el primero que sale, sirve para todos… y aciertan por igual.

    5º “Cultura general” Es conveniente que tenga una cita, o bien haga referencia a algun filósofo clásico. Platón, Anaxímandro, y sus amigos hacen que nuestro texto parezca fundamentado en unas sólidas bases formativas, y no en un cerebro licuado a porros en los jardines de la facultad de Historia del Arte. Parecerá que aprobaste con nota y a curso por año y no como realmente lo hiciste… si es que lo hiciste.

    6º “Aliñando el plato”. Los prefijos y sufijos : es fundamental el uso de prefijos y sufijos como sub-, neo, pre-, retro-, -ísimo, -érrimo, etc… y si conseguimos unir dos o tres en una sola palabra nuestro texto ganará enteros… por ejemplo inventandonos la corriente pictórica del

    “subneopreretroromanticismo”. Si consigues que el lector tenga que poner el dedo en el texto para poder seguir sin perderse, el efecto “tontoerculo” estará firmemente conseguido.

    7º “Mareando la perdiz”. Usa cualquier “cosa” como adjetivo de tu obra, por ejemplo verbos, sustantivos, adverbios de lugar, un señor bajito de Cuenca. Tu obra es tan grande y magnífica que los adjetivos comunes no son capaces de abarcarla. Inventate lo que quieras y úsalo como adjetivo. Tu prólogo será una descarga de neutrinos atormentados por la injerente acumulación de racionalización velada por el peso de la contienda medíatica del siglo equis palito equis.

    8º “Rellenando la perdíz”. Colóca las descripciones mágicas, las citas clásicas, los prefijos y sufijos mas cool´s, el señor de Cuenca, y los ramos de flores al autor de forma armónica en el fólio. Luego rellena los huecos con frases sueltas sacadas de el libro de autoayuda que te prestó tu vecina del 4º hace dos o tres años. Nadie lo notará.

    9º “Que conste en acta”: consigue que algún famoso de pacotilla (que se presuponga entendido… vamos que Bisbal, o Iker Casillas no sirven) te firme el prólogo, y anuncialo en la portada del libro. Procura que el famoso de turno tenga firma de médico por que si pone solo un nombre queda muy cutre. En caso de necesidad y a falta de famoso lo mejor es tirar de algún amigo serbio-bosnio con nombre impronunciable. Mientras menos vocales tenga en su apellido mejor. En este supuesto es necesario que la firma contenga el nombre bien legible, ahora si queda cool. Para casos desesperados podeis buscar un pseudónimo en el catalogo de muebles de Ikea. Nadie sabrá que el “abajo firmante” es en realidad es una moldura armario de baño.

    10º “Principio incertidumbre del prólogo”: una vez colocado el prólogo, no hay que hablar de él. Cabe la posibilidad de que sea mucho mejor que tus fotos, y eso les robaría el protagonismo que se merecen. Solo despues de que tus “admiradores” hayan terminado de halagar la grandeza de tu obra (llamado vulgarmente “¿nos comemos las pollas?”) y se limpien la comisura de los labios, puedes hacerles notar lo mucho que te gustó la inteligencia con la que te escribieron el prólogo para tu libro. Realzando así el efecto “tontoerculo” por un texto que no han sabido apreciar.

    Anexo “Falacia de prologuista”:si despues de retorcerse los cuernos con diccionarios, perífrasis verbales, citas cultas, y todo el ingenio “regurgitado” en el texto, al final obtienes unos parrafos que parecen escritos por los mismo dioses del Olimpo. Hace falta mostrar “la mas sincera humildad” en los criterios usados y en las opiniones vertidas. Recalcar la sencillez y profunda modestia del autor no es mas que uno de los actos mas canallas y viles de los perpetrables con un papel en blanco por delante.

    ¿O no?

  10. Omar Says:

    Como fotógrafo, he de decir que no estoy del todo de acuerdo con usted. Sin duda le habrá pasado que, una vez fotografiada la vaca, la acera y Jerez de la Frontera,el haber querido ir un paso más allá. Evidentemente la vaca forma parte del ecosistema fotografiado, pero su carne (como la de los équidos) no es transparente y tal vez quiera mostrar esa parte de la ciudad que la vaca me oculta (sin perder de vista a la vaca, claro). ¿Cómo lo hacemos? O quizás quiera hacer justicia a esos otros animales domésticos que, tal vez por ser menos mediáticos, no aparecen en la fotografía, y dar cuenta lo mejor posible del todo el panorama animalístico andaluz. La vaca debería ser también asno y perro y ave de corral. Nos encontramos aquí con que las bovinas formas de nuestra vaca limitan ostensiblemente nuestro léxico. Y Jerez de la Frontera está bien. Pero, ¿qué me dice usted de Cádiz, o de Sevilla? Y ya que estamos, ¿por qué no Madrid o Casablanca? Habría que encontrar una ciudad que fuera todas las ciudades, o que por lo menos fuera cualquier ciudad. Estoy de acuerdo (entiendo que de alguna manera se refiere a esto) en que una buena historia en un momento dado es extensible a cualquier época y lugar. Y sin embargo, por lo que he leído de usted, no me parece la clase de persona que se haya rendido a las limitaciones del medio: cuando no estuvo de acuerdo con las limitaciones que le imponía el panorama publicitario se pasó a la fotografía y de ahí al video. ¿Por qué no iba a ser igual con el propio lenguaje? Sería un tanto ingenuo pensar que nuestro hipotético lector iba a seguirnos en un salto suicida, claro, pero uno no puede estar siempre pensando en hipotéticos lectores.

    Con Rayuela, Julio Cortázar dio ese salto y convirtió su libro en “al menos dos libros”, (por hacer la historia corta). Igual los amigos de la novela decimonónica consideraron aquello una tropelía a las formas, pero… ¿quién se acuerda hoy de ellos?
    Algo similar debió pensar Daido Moriyama cuando decidió que los negativos sobre o subexpuestos o directamente “ilegibles” tenían todo el derecho de coexistir en un libro que lleva el evocador título de Sayonara Photography.
    Cuando en 2001 cayó en mis manos un disco llamado druQks de un tal Aphex Twin, lo lancé al fondo de un cajón después de escucharlo por primera vez. Me costó unas cuantas semanas poder oírlo entero. Hoy puedo decir que es uno de los discos más increíbles que he tenido el placer (y el horror) de escuchar.
    Nuestro lector no tiene por qué comprender ni respetar nuestro camino. No es su trabajo, es el nuestro. Así que como autor, disfruto los momentos en los que nuestros intereses convergen, pero tampoco puedo esperar que eso ocurra. Como lector, deseo que me reten y me pongan a prueba. Porque ese pequeño esfuerzo, magnifica el placer de saber que has descubierto una obra importante. Algo que ha hecho saltar por los aires las convicciones y certezas que tenías antes de encontrarte con ese trabajo. Y que, una vez más, te has dado cuenta de lo ridícula que eran tus opiniones previas y lo increiblemente enraizados que estaban tus prejuicios.
    Estoy de acuerdo en evitar el barroquismo y las peroratas innecesarias, pero también creo que no hay peor trato para con un lector que juzgarlo incapaz de disfrutar o comprender algo nuevo sin haberle dado ni siquiera la oportunidad de intentarlo. En algún momento va a tener que esforzarse un poquito.
    Y si no está dispuesto a hacerlo, bueno, siempre está uno a tiempo de encender la televisión.

    Un saludo y perdón por la perorata innecesaria, me dejé llevar por el entusiasmo.

  11. Rober Amado Says:

    Pues, maestro, me ha dejado un sabor agridulce. Las críticas de mis profes hacia mi trabajo (soy fotoperiodista) siempre han ido encaminadas al exceso de simplicidad. “Demasiado prosaicas, falta tu visión”. Si veía algo, lo sacaba. Pero me decían que faltaba “algo”. Quiero creer que nunca supieron decirme que era un petardo…

  12. Sergio Says:

    Ya que has usado un soneto, pondré de ejemplos a dos sonetistas que ejemplifican las dos visiones: Garcilaso, el clásico, y Góngora, el oscuro. Creo decir una obviedad, ambos justifican con brillantez su propuesta, entonces la clave probablemente no esté en el estilo, ninguna de las dos estéticas pienso que sea mejor a priori, sino en el talento, saber hacer, e inspiración del autor. Esto, claro, si juzgamos la obra desde un punto de vista artístico. En periodismo sí que creo que la claridad es una virtud.

    Personalmente prefiero siempre que lo que veo sea comprensible, la verdad es que no tengo demasiada paciencia cuando veo obras que no entiendo, no me dicen nada, dejo de verlas inmediatamente y las olvido más rápido todavía. Claro que estaría bien no confundir comprensibilidad con sencillez ni con originalidad. Por poner un ejemplo al alcance de todos, Las meninas, perfectamente comprensible pero original y de composición compleja (frente al clásico retrato frontal).

    Pd. Quien debería aprender a decir las cosas de manera más clara es mi novia.

  13. larraz Says:

    Acabo de escuchar en R3 esta cita de George Grosz, con la que no estoy de acuerdo, pero que ahí queda:

    “Mi objetivo es ser entendido por todos. Rechazo de la “profundidad” que la gente demanda hoy en día, en el que nunca se puede descender sin una campana de buceo repleto de mierda y la metafísica cabalística intelectual. Esta anarquía expresionista tiene que parar … Llegará un día cuando el artista ya no será el bohemio, anarquista, engreído, pero un hombre sano de trabajo en la claridad dentro de una sociedad colectivista.”

  14. Sergio Says:

    Hola Larraz. Veo la crítica de George Grosz enmarcada en la política, no? Habla de un tipo de hombre-artista y de una sociedad colectivista… No sé…De acuerdo con lo de que el artista bohemio ya es una parodia, a mí, cuando algún amigo entusiasta me dice que lo soy hasta me da vergüencilla y no me reconozco. Me gusta mucho más “fotógrafo”, aunque no me gane la vida haciendo fotos, sí es una actividad que practico. Pero de ahí a ser “un hombre sano de trabajo en la claridad…”

    La cita me recuerda a una novela que leí hace tiempo de Milan Kundera, “La vida está en otra parte”, donde se trata la historia de la transición de un poeta de vanguardia (poeta-individuo), con ecos de Rimbaud, a un poeta político y social (superación socialista del indiviualismo). El libro es muy recomendable.

    http://es.scribd.com/doc/3270197/La-Vida-Esta-en-Otra-Parte

  15. larraz Says:

    Estoy de acuerdo.
    Aquí dejo un texto con mucha más enjundia:

    http://www.lostiempos.com/lecturas/artes-plasticas/artes-plasticas/20100829/la-vanguardia-artistica-en-bolivia-acerca-del-llamado-arte_87157_166858.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: