Afronautas y Princesas.

Laia Abril y Cristina de Middel son dos jóvenes fotógrafas españolas que desde Italia y el Reino Unido respectivamente, están trabajando con tanta constancia como sentido del humor. Lo del sentido del humor lo veo sobre todo en sus entradas acompasadas de Facebook, que a veces resultan entre cómicas y muy cómicas.

Lo de la constancia sin embargo, se ve por sus frutos. O sea, por sus libros.

Cristina de Middel lleva meses calentando el ambiente con la salida de su libro The Afronauts. Lo de hablar de tu libro meses antes de que salga es una estrategia muy 2.0, que sin embargo no está exenta de riesgo. Puede crear expectativas muy altas, que de no cumplirse podrían estallarle al autor en la cara. Pero no ha sido este el caso.

The Afronauts es un libro magníficamente diseñado. Cuidado en su factura. Elegante y delicado. Un pequeño ejercicio de virtuosismo de imprenta donde hay distintos papeles, fotos, facsímiles de cartas, desplegables e ilustraciones. La encuadernación es preciosa y muy original. Aunque a decir verdad, no se abre demasiado bien. El tamaño es bonito; un poquito pequeño para mi gusto.

Este es un libro en el que el envoltorio parece ser más importante que la fotografía en sí, que tiene un lugar importante, pero al servicio de fines más ambiciosos. Bajo la dulce capa de la exquisitez editorial que nos habla de un episodio anecdótico y entrañable de la historia de Zambia, subyace una reflexión acerca de la situación real de los países africanos respecto al resto del mundo y de la percepción que de ellos se tiene. En los años 60 el profesor Edward Makuka,  propone mandar a 11 afronautas y un gato a Marte con una catapulta. Pide a la UNESCO apoyo financiero, y con ello hace un ejercicio de irónica poesía, a través de la cual reflexiona acerca de una situación de inferioridad material, no equivalente a una presupuesta inferioridad de ambiciones y objetivos. Este libro nos habla de la universalidad de los deseos. Nos recuerda que lo que distingue a unos seres humanos de otros son las circunstancias materiales que les rodean, mientras que los motores emocionales, las aspiraciones de ricos y pobres son, en esencia las mismas. ¿Por qué no deberían los zambianos tener un programa espacial? ¿Por qué nos suena a broma? ¿Hasta qué  punto se pueden perpetuar un estereotipo?.

Afronauts no es una broma de buen gusto o un ejercicio de narcisismo artístico. Es una reflexión necesaria, hecha de una manera sofisticada y delicada. No sé si ha quedado claro: el libro me ha gustado.

______________________________________________________________

Laia Abril también lleva también tiempo en otro proyecto, pero este sin embargo, no tiene ni pizca de gracia.

Es un compendio de fotos de Princesas, uno de los distintos nombres que usan para identificarse las anoréxicas extremas y exhibicionistas. Bajo el título Thinspiration, que es la palabra clave a través de la cual se puede encontrar todo este material en internet, Laia ha reunido algunas de las fotos más escalofriantes que he visto en años. Por lo que tengo entendido algunas son ya clásicos de Internet. otras son fotos de médicos, y puede que haya alguna fake. Todas son fotos que las propias chicas ponen en sus perfiles, y muchas no son fáciles de conseguir.

En este trabajo también ocurre que la fotografía tiene un papel secundario. En este, en realidad, tiene un papel menos que secundario. Es púramente utilitario, una triquiñuela legal. Porque en realidad Laia podría haber simplemente capturado las fotos que ha ido encontrando y añadirlas a su macabro album. Pero al fotografiar la pantalla, más allá de consideraciones artísticas, hace un ejercicio al estilo de Michael Wolf  y se libra de una posible demanda, ya que nadie puede realmente impedir que fotografíe la porción del mundo que le parezca, sea esta una piedra o una pantalla de ordenador encendida. Porque aquí hay material privado y bastante hardcore.

Tanto que alguna publicación ha decidido no incluir este trabajo entre sus páginas, después de haberlo aprobado sin haberlo visto. Este trabajo ha levantado no poco revuelo, porque ha sido tildado de morboso y sensacionalista. Se ha dicho que eran imágenes como del Interviú de los 80: puro morbo y casquería.

Desde el punto de vista editorial, este trabajo tiene forma de fanzine (con buen diseño, eso sí), lo que de alguna manera subraya el carácter marginal del contenido. A mí me hubiera gustado más un libro de tapa dura, con papel lujoso y que fuera caro. Un poco como los de (salvando las distancias) Taryn Simon. Me gusta la idea de que cuanto más cutre sea el contenido, más lujoso sea el envoltorio.

 

Este trabajo me interesa sobre todo porque recoge en una publicación algo que casi todos sabemos que existe, pero que no tenemos las ganas o el valor de ponernos a buscar en internet. Porque nos revuelve las tripas y porque hasta nos da miedo. Por eso, porque tengo la sensación de haber visto algo nuevo, o haber aprendido algo, creo que este trabajo merece la pena ser visto.

En estos días de proyectos improvisados, de ideas cogidas con alfileres, de libros hechos con retales mal cortados; en estos días en los que vemos a jóvenes copiar estilos ajenos con tal de formar parte de grupos idolatrados, está bien ver a dos jóvenes ambiciosas transitar por los caminos que ellas mismas van trazando.

Una respuesta to “Afronautas y Princesas.”

  1. º BlankPaper Escuela (@BlankPaperESC) Says:

    Grandes las dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: