Autopromo y piezas de las que aprender.

La semana pasada colgué en Facebook una pieza que he terminado hace muy poco. Es un documercial; ya sabéis, esas piezas audiovisuales que tienen como objetivo presentar un producto o servicio, pero que están basados estrictamente en hechos y personas reales. Va de dos chicas que diseñan unos zapatos peculiares desde su rincón paradisíaco de Mallorca y los producen entre Bangladesh y Mallorca.


Llevo tiempo hablando de este tipo de piezas, así que ya que he hecho uno, me parece adecuado hablar de ello en este blog. Y no sólo porque me apetece que todo el mundo lo vea, que en realidad para eso ya está Facebook. Quiero volver a recordarle a aquellos que ya no saben ni a dónde mirar para ganarse la vida, que hay todo un enorme campo abierto por este lado.

Y no es que tenga yo uha bola de cristal, pero me he pasado meses rastreando Vimeo y analizando lo que se está haciendo en Estados Unidos y lo que no es Estados Unidos.

Esta pieza sobre un diseñador de muebles es algo lenta y quizás demasiado larga, pero hay mucho de lo que aprender, sobre todo de cómo conseguir cercanía y calidez respecto a un personaje:

Con esta otra creo que podemos reflexionar acerca de qué se puede hacer en un espacio extremadamente reducido. Nada de grandes paisajes, ni parajes de ensueño. Una cafetería de mala muerte, pero que parece una película de Scorsese.

Este otro es quizás el menos emocional, pero está tan bien rodado y el audio es tan bueno que merece la pena verlo con cuidado.

Os señalo algo: en estas piezas no hay una sola foto, es puro video. Pues si; ya he llegado a la conclusión casi firme de que no merece la pena mezclar las dos cosas. O vas a por setas o vas a por rolex. Y cuando se trata de trabajos de los de cobrar, el vídeo es mucho más demandado que las fotos. Sobre todo porque el montaje es una barrera que realmente pocos pueden superar. Así como las fotos ya han pasado a ser tecnología casi de uso común, con el vídeo hay una dimensión que aún no está al alcance de todos. Ya puedes tener la mejor cámara y hacer buenos encuadres, que si no sabes montarlo y crear la narrativa, estás perdido. Y esa es la frontera que el 90% no va a saber cruzar. Con las fotos, el cuñao o primo del cliente, y el propio cliente, a menudo piensan que son capaces de hacer un trabajo aceptable y coherente. Casi siempre se equivocan, pero su creencia hace que nos regateen el dinero hasta límites insospechados. Sin embargo, con el vídeo se enfrentan a algo que ellos mismos ven como superior a sus fuerzas. Y es ahí donde nos podemos hacer fuertes.

La Roja ha cambiado su juego y ahora no para de ganar. De algún modo, podemos reflexionar acerca de eso y abrir nuestras mentes a cosas nuevas que nos enriquezcan y que nos permitan vivir de lo que nos gusta a tiempo completo, y no sólo los fines de semana.

6 comentarios to “Autopromo y piezas de las que aprender.”

  1. juan valbuena Says:

    Por si hay alguna duda sobre si los fotográfos (o al menos algunos) pueden ser las personas adecuadas para hacer estas cositas en las que no sale ni una puta foto, sólo decir que el otro día en una reunión para un proyecto que incluye un documercial de 3:30, un posible futuro cliente dijo, mientras veía un ejemplo:
    SE NOTA QUE QUIEN HA HECHO ESTO ES UN FOTÓGRAFO, CADA TOMA ES COMO UNA FOTO…

  2. Sergio Says:

    Hola Juan. Perdona mi torpeza, pero, ¿la persona que hizo el comentario, lo dijo alabando o criticando el video en cuestión?
    He visto videos en vimeo y páginas similares en los que he echado en falta más pulso narrativo, eran demasiado estáticos, pese a que los fotogramas pudieran ser interesantes. Digamos que me daba la impresión de que el formato estaba errado ya que parecían más bien una colección de fotos con música y para eso prefería directamente fotografías. Creo que el video se justifica cuando se quiere contar una acción y que carece de sentido cuando no pasa nada en ninguno de los fotogramas y sólo son imágenes estáticas. Ahí se nota que lo ha hecho un fotógrafo, pero en esta ocasión, esto no me parece una buena cosa.

    Un buenísimo ejemplo de equilibrio entre buena fotografía y narración cinematográfica me parece “La chaqueta metálica” de Kubrick. Hace una par de meses volvía verla, y además del interés cinematográfico de la misma, recuerdo disfrutar como un enano en cada uno de los planos, que son cuidadísimas fotografías. En este caso, también se notaba que había un fotógrafo detrás, y el resultado era excelente. Un saludo.

  3. juan valbuena Says:

    Pues yo creo que alabando, al menos yo lo entendí como lo que dices de “La Chaqueta Metálica” (salvando las distancias): “cada uno de los planos, que son cuidadísimas fotografías”… si me equivoco y lo hizo criticando, adios cliente…

  4. spottorno Says:

    Sergio, claro que una consecución de imágenes estéticas sin narrativa no es nada. Precisamente a eso me refiero cuando digo que “Ya puedes tener la mejor cámara y hacer buenos encuadres, que si no sabes montarlo y crear la narrativa, estás perdido. Y esa es la frontera que el 90% no va a saber cruzar. ”
    Por otro lado tomar a Kubrik como ejemplo de buen narrador con muy buena fotografía es una comparación tan acertada como poco arriesgada. Claro que está muy bien, es el Leonardo del cine del siglo XX! No sólo la chaqueta Metálica. 2001, Barry Lyndon, La Naranja Mecánica… todas ellas son obras maestras de las que todos podemos aprender infinitamente.

  5. Sergio Says:

    Ok, Juan espero yo también que fuera para bien y tengas cliente.

    Jeje, acepto que elegir a Kubrick es menos arriesgado que a HCB como ejemplo de fotógrafo pero no pretendía descubrir a nadie sino buscar un ejemplo que todo el mundo conoce de cineasta con una alta exigencia fotográfica. Realmente, lo más me interesa es que un fotógrafo puede hacer una virtud o un defecto de su oficio cuando se mete también a cineasta o documentalista, sobre todo me parece relevante en estos tiempos en los que las cámaras incorporan la función de vídeo y parece que asistimos a una asimilación de los dos oficios. Personalmente, yo todavía apenas he usado la posibilidad de hacer vídeos de mi cámara, sin saber muy bien porqué, me gusta más la imagen fija y el tipo de contemplación que implica. Igualmente me tocan más las fotografías que las películas. Para una narración, me gusta más la literatura. Es una cuestión personal, no entro en cosas tales como qué es mejor o peor. Un saludo.

  6. JG Says:

    Esos debates bizantinos, como nos gustan… \”Un fotógrafo\” es una categoría demasiado variada como para utilizarla así…

    \”Se nota que lo ha hecho un fotógrafo\” supongo que quiere decir que la pieza esta mucho mas cuidada de lo que es normal cuando la hacen los profesionales del video industrial, entre los que hay tambien algunos verdaderos maestros, pero que en general son muy de sota caballo y rey…

    Desde luego la pieza de Pla es magistral desde el punto de vista estético y, lo que es igual o aun mas importante, desde el punto de vista publicitario. Yo no sabia que existian y ahora no solo lo sé, me gusta el producto (le extiendo la simpatía que me inspiran sus creadoras) y seguro que lo compraré y lo regalaré cuando esté disponible. Lo segundo es la razón de ser de la pieza, supongo.

    Y si tambien da la medida de lo que esta pasando. No veo que se pudiera haber hecho nunca antes. Me atrevo a decir que esa factura, producida con un equipo de video tradicional, no la hubiese podido pagar Pla. El coste hubiese sido prohibitivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: