Churchill, Mao, y Brian Storm.

Alrededor de 1910 Winston Churchill, por entonces primer Lord del Almirantazgo a pesar de su juventud, irrumpe en el parlamento inglés y propone sustituir toda la flota inglesa, por entonces propulsada con carbón, por una flota nueva de barcos propulsados por un nuevo descubrimiento que aún no estaba del todo difundido y no se conocía demasiado: el petróleo. El argumento para una propuesta tan radical era el siguiente: en el mar no hay armadura que valga. La única defensa es la velocidad, y con el petróleo se podía aumentar sensiblemente la velocidad media de los buques.
En el Reino unido hay mucho carbón y ni una gota de petróleo, así que no resultó fácil convencer al parlamento de gastar una auténtica fortuna para transformar de cabo a rabo la flota más poderosa del mundo de entonces.

Aún así, lo consiguió. Lo primero que hubo que hacer fue asegurarse el suministro para el futuro. Así nació la Anglo-Persian Oil Company, antecesora de BP. Durante la primera Guerra Mundial, Gran Bretaña, con la ayuda de Lawrence de Arabia instigó a las tribus árabes y persas contra el imperio otomano. Y no cuento más, porque todo lo que ha ido pasando desde entonces relacionado con el control del petróleo, ya nos lo sabemos todos. Y hasta hoy.

Cuando a Mao le preguntaron su opinión acerca de la Revolución francesa, contestó que era demasiado pronto para saberlo. Desde la óptica china, donde las planificaciones son a 50 años vista, es cierto. No es fácil saber a dónde nos llevarán las revoluciones, sobre todo las industriales.

Hoy me han retado a que comente la decisión de Media Storm de activar un sistema de pago para acceder a su magnífico contenido audiovisual. La verdad es que me parece demasiado pronto para saberlo. Y probablemente el año que viene todavía sea demasiado pronto. Y probablemente dentro de 5 años aún no esté claro.

Lo que es seguro es que estamos viviendo en nuestras carnes una revolución industrial comparable en transcendencia a la revolución del transporte con la invención del motor, primero de vapor y finalmente de petróleo. Lo que hoy estamos experimentando en el mundo de la comunicación es que internet está socavando toda la industria de tal manera que probablemente vamos a tardar más de una generación en empezar a comprenderlo. La crisis financiera que estamos viviendo también está relacionada con esto. Y esperad a que funcionen bien las impresoras 3D y el transporte de bienes deje de ser un negocio. Cuando en vez de comprar una pieza de repuesto, me descargue un zip y lo imprima en la tienda de al lado, se va a liar y muy gorda.

Hoy es posible no ir a la universidad y sin embargo adquirir desde casa, más conocimientos de los que tenía un ingeniero hace 50 años. El mundo de la comunicación en todas sus vertientes, periodística, de ficción, publicitaria y artística solía tener por lo menos dos piezas complementarias y fundamentales: los que producen contenidos y los que los distribuyen. Por ejemplo, los fotógrafos y los periódicos.

Lo que Media Strom está haciendo al darle precio a su contenido producido por ellos, es subvertir ese esquema obsloeto y pasar de ser una productora a ser una emisora. Es fácil ver que a partir del momento en que no necesitas un soporte ajeno para distribuir tu producto, el paso de productor a a emisor es simplemente una cuestión de voluntad empresarial y de confianza en tu contenido.

¿Pagará la gente 1,99$ por ver piezas audiovisuales o multimedias alojadas en la página de Mediastorm? Me imagino que Canal Plus se hizo la misma pregunta cuando nació. Pues dependerá del contenido.

Es posible que a partir del momento en que entras en una guerra de share necesites hacer que tu contenido sea más atractivo para un público más amplio, lo que inevitablemente lo lleve a tener que ser más accesible.

De momento el contenido de Media Storm es atractivo principalmente para los del gremio. Si quieren que la masa (subrayo masa) pague, van a tener que acortar las duraciones y que adoptar un lenguaje audiovisual más sofisticado, rico y cinematográfico. Los documentales de la 2 siempre han sido eso: documentales de la 2. Otra cosa es que su modelo de negocio no sea de masas y se marquen unos objetivos de crecimiento a escala humana. ¿Cuantos Ferraris quiere Brian Strom? La verdad es que creo y espero que pocos. Particularmente, estoy más que dispuesto a pagar el precio de un café por ver las mejores piezas audiovisuales y multimedias del mundo. Soy muy partidario, como espectador y por la cuenta que me trae.

De todos modos, lo dicho. Preguntadme dentro de 5 años por lo menos. Pero para entonces ya lo sabréis vosotros también.

3 comentarios to “Churchill, Mao, y Brian Storm.”

  1. Alfonso Secades Says:

    Magnífico post, aunque por mi parte soy escéptico con el nuevo funcionamiento de Media Storm… es cierto que tienen una carrera que les avala y aunque no lleguen a la masa hay un buen puñado de colegas que pagaremos encantados pero ¿les dará para vivir? porque son unos cuantos trabajando allí. Imagino que, como las becas, será más bien una ayuda.

    En fin, que llegar a la masa (que creo que es el meollo de la cuestión) va a estar difícil y no solamente por la duración o el lenguaje utilizado sino porque aún hay muchos ahí fuera que no están acostumbrados a estos mini documentales. Por otro lado, al haber cada vez más oferta es bastante complicado de llegar a la gente y engancharla (no hay más que ver las audiencias de las cadenas de televisión antes y después de que aterrizara la TDT).

    Saludos!

  2. Christian Rodriguez Says:

    No todos los consumidores de “buen periodismo” tienen esos 1,99 por visualización, si pensamos en países que no se encuentran en Europa o estados unidos. ¿Quien tenga dinero será quien produzca y visualice el buen periodismo? Quizás pase esto pero entonces no entraría en esta “filosofía” de internet de tener acceso casi ilimitado a la información.
    Es verdad que hay que buscar una fuente de financiación para estas producciones, pero creyendo en el periodismo de calidad como un servicio a la ciudadanía se deberían buscar otras fuentes de ingreso, publicidad quizás?
    Siguiendo tu analogía cuantos personas conducen un Ferrari? Porque no hacer buenos productos con acceso a la mayor cantidad de gente posible? Quiero creer que estos productos audiovisuales no se hacen solo para los del “gremio”
    Al momento más preguntas que respuestas pero el tiempo dirá……
    saludos

    Christian

  3. Antonio Says:

    Es un tema realmente interesante.

    El cambio de modelo es más profundo de lo que parece a simple vista y
    en el nuevo los medios tradicionales empiezan a perder su papel de monopolio.

    Lo interesante no es sólo adoptar la fórmula del micropago para la visión bajo demanda
    de contenidos (que ya es un cambio sustancial), sino la posibilidad de prescindir del
    todo de los soportes habituales (léase, los medios al uso) para difundir el contenido.
    Antes, un fotógrafo freelance se iba a Libia por su cuenta y
    tenía que convencer a un editor para que publicara la historia y le pagara algo razonable.
    Ahora, hay muchos periodistas que pueden ir a Libia y colgar lo que hacen
    (fotos, vídeos, artículos,…) en internet. La única pregunta es cómo
    monetizar ese trabajo, es decir, cómo hacerlo para que ese contenido genere
    lo suficiente como para pagar la factura del trabajo y que quede algo para poder volver a irse,
    seis meses después, a El Bierzo a realizar la siguiente historia.

    El micropago parece el camino más sencillo. He oído a los responsables de
    algunos grupos de medios decir que el mercado español no está preparado para
    el pago; que aquí tenemos la costumbre de que la información sea gratis y
    que somos el país que más piratea, que más películas y series se baja y que
    por tanto, aquí, de pagar 2 euros por ver un reportaje, nada de nada. Puede que
    sea verdad. Pero también es cierto que el modelo de iTunes (el micropago por canción),
    ha cambiado la forma de comprar música. Y a pesar del pirateo se han vendido millones
    de canciones a 99 céntimos, pasando por encima de las tiendas que vendían los cds.
    Y millones de personas compran, también en España, aplicaciones
    de 70 céntimos para el móvil. La pregunta es, ¿acabará pagando la gente 2 euros por ver
    en su tele-ordenador-móvil-tableta Titanic? Yo creo que sí.
    No todo el mundo, pero sí los suficientes como para hacerlo viable. Espero.
    ¿Acabarán pagando por ver información en lugar de entretenimiento? ¿Por un reportaje?
    Quiero creer que si es lo suficientemente bueno, sí. Espero. Yo también soy parte interesada.

    En mediastorm llevan años haciendo grandes piezas multimedia.
    Y los medios llevan años reduciendo sus presupuestos
    para comprar/producir contenido. Así que lo normal es que Mediastorm
    busque nuevas formas de financiar lo que hacen… Como dices, pasar de productor a medio de difusión
    parece lógico.

    ¿Tendrá éxito el modelo de pago por información?
    Al New York Times parece que le va bien.
    Y por aquí ya hay más de un pionero ensayando con fórmulas diferentes para encontrar nuevas vías: Gabriel Pecot y el equipo de Hellas Hell
    con un modelo de pay-after-view (pago por sms); otros con donaciones de paypal (Jordi Pérez Colomé con ObamaWorld hace algo parecido
    a lo que hizo Christopher Allbritton con Back to Iraq, quien confesaba en su blog haber recaudado unos 15.000 US$ en donaciones) o
    donaciones/suscripciones (The sochi Project, que ya lleva cuatro años, con una cuenta más que digna);
    apps de pago para nuevos soportes (Via PanAm); eCícero vende por muy poco periodismo en formato electrónico (Un libro de John Lee Anderson por 3 euros)
    y otros periodistas están empezando a venderlo directamente, sin editorial intermediaria, también en formato electrónico
    (Carolina Velasco con “Tour Vértigo”),…

    Lo revolucionario no es sólo empezar a usar petróleo, sino que ahora cualquiera puede armar su propio barco
    y competir con toda la flota de Su Majestad. Y parece que el mar se va a llenar de pequeños barquitos buscando
    un hueco. Si lo encuentran o no, el tiempo lo dirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: