Carta a los corintios en la sombra 13.1

Hay un texto que leen los curas en casi todas las bodas religiosas. La famosa carta de San Pablo a los Corintios, que dice así:

” Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

 Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. 

 Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

 El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, 

no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,

no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá.”

Últimamente he estado hablando con algunos fotógrafos acerca de las similitudes que unen al mundo de la fotografía con las religiones. No me atrevo aún a profundizar en ese espinoso asunto, pero sí que me voy a servir de San Pablo para explicar mi conclusión del taller que Donald Weber impartió este sábado en un lugar secreto de una ciudad secreta.

Donald Weber es un magnífico fotógrafo documental, que sin embargo, puede que acabe siendo más conocido por los talleres que imparte acerca de cómo presentarse a becas y ganarlas.

Durante unas horas, te enseña cómo ha hecho él para ganar casi 200.000 $ en becas en 5 años. Te enseña su currículum, las distintas presentaciones, textos, estructuras narrativas, maneras de hacer presupuestos, psicología de jurados… muchas cosas que ya todos conocemos, pero obviamente no muy bien, si tenemos en cuenta el número de becas que hemos ganado a lo largo de nuestra vida. Nota: si has ganado más de 5 becas importantes, este artículo no te incumbe.

Donald es muy inteligente, porque además de haber descifrado la manera de penetrar en los corazones de los jurados de las becas más importantes, también ha identificado el hecho de que la mayoría de los fotógrafos se sienten inseguros acerca de sus cualidades de presentación y promoción. Y ahí ha encontrado una mina de platino.

Y tal y como suele ocurrir con la gente que hace bien las cosas, no le cuesta nada enseñarnos sus trucos mágicos. Y no le cuesta nada, no porque sea un franciscano, desprendido de todo bien material. Más bien al contrario. Donald es una fierísimo competidor. Casi diría que es un depredador curricular, un cazador de méritos. Pero no se guarda ninguno de sus presuntos secretos, por la sencilla razón de que el verdadero secreto es imposible enseñarlo ni transmitirlo. Nada de todo lo que Donald enseña sirve para nada si no existe previamente una idea.

Y aquí está finalmente la conexión con la carta a los Corintios:

 ” Aunque yo conociera todos los trucos de presentación del mundo, si no tengo una idea, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todo lo que los jurados quieren saber, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo una idea, no soy nada. 

 Aunque repartiera todos mis trucos para ganar becas y entregara mis cuadernos de notas, si no tengo una idea, no me sirve para nada.

Quien tiene una idea es paciente, es servicial; quien tiene una idea original no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, 

no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,

no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

Las ideas todo lo disculpan, todo lo creen, todo lo esperan, todo lo soportan.

Una buena idea no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá.”

Donald es, sobre todo, una fábrica de ideas. Si alguna vez habéis sentido que habéis tenido una idea sólida, un proyecto original, sin fisuras, sabéis a lo que me refiero. Nada te hace más generoso que saber que lo único que te puede hacer sombra es una idea original; y en ese caso, se aplica lo de que “a quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”

3 comentarios to “Carta a los corintios en la sombra 13.1”

  1. Eloisa Says:

    Muy bien Spottorno. Un humilde templar del orden del taller secreto en una ciudad segreta aprecia tus conclusiones Y se Cobija a las sombra de todas las ideas salidas de allí…esperando arrimar se pronto en las conclusiones de las cuales estamos a la búsqueda..

  2. Claudia Says:

    Amén!.

    P.D.: en la pagina principal de tu blog el link hacia “Spottorno multimedia” esta redireccionando mal. (http://wwwhttp//vimeo.com/user4604322/videos)

  3. Alfonso Secades Says:

    El tipo este es de esos que dicen “yo soy muy desordenado y voy saliendo del paso como puedo” y luego ves como trabaja y dices “Rayos, me ha engañado como a un chino, no estaba improvisando”.

    Lectura recomendable: http://www.dvafoto.com/2011/07/behind-the-scenes-donald-webers-new-book-interrogations/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: