Archive for 21 21+02:00 mayo 21+02:00 2012

La santa indignación de las ursulinas.

mayo 21, 2012

He viajado en coche miles de kilómetros sin cinturón de seguridad; he conducido bajo los efectos del alcohol, he ido en moto sin casco durante años. He viajado en autoestop con 16 años y he follado sin condón, cuando ya se sabía que no era una buena idea. Empecé a fumar con 15 años, lo dejé con 30 y ahora fumo cuando comparto alguna caña con otros fumadores, lo que hoy por hoy es un acontecimiento digno de ser destacado. Hoy, como mi casa es mi oficina, la ley dice que no podría fumar en mi casa si quisiera. Bueno, la ley también dice que tengo que hacer un simulacro de incendio al año e indicarme a mí mismo dónde está la salida de emergencia. Sobre la montaña de leyes incumplibles que nos gobiernan, podemos hablar otro día.

El caso es que hace poco caí en la página de Frieke Janssens, una fotógrafa belga que se dedica principalmente al mundo de la publicidad, por cierto con muchísimo talento y capacidad. Domina la puesta en escena, la composición, y es muy muy buena con el uso de la luz. Es una gran fotógrafa publicitaria.

Pero no es eso lo que quiero destacar hoy. Lo que me ha llamado la atención es un proyecto personal que se llama Smoking Kids y que va de… sí, de niños fumando.

Y claro, me ha parecido bastante provocador. Me ha producido un rechazo inmediato, pensando en mi pobre Pablito ya dándole al cigarro.

Al tiempo que sufría esta reacción negativa, una voz interior me decía «no te preocupes, Carlos; esto no es más que otro habilidoso truco de  photoshop hecho por una auténtica experta. No te preocupes. Esos niños no han fumado para la foto»

Pero mira tú por dónde, cuando llego al making of , resulta que sí, que los niños han sostenido en la mano verdaderos cigarrillos, aunque sean de hierbas medicinales.

Y de nuevo, mi voz puritana se alarma y reacciona indignada, al mismo tiempo que mi yo del pasado me grita al oído que «no pasa nada, hombre, que tampoco los niños van a morir por simular un paseo por el lado salvaje durante un rato». Mi voz del pasado, superviviente de los peligrosos 80 me dice que quizás nos hemos convertido en ursulinas amojamadas, y que no estaría de más aflojar un poco la mano. Mi yo del pasado convence al yo del presente de que en realidad, le envidio a Friecke el valor de exponerse al escarnio público, y la capacidad de provocar en mí una reacción que contiene más de una dimensión y que transciende a la fotografía misma.

Y a vosotros, qué os parece, ¿merece la pena hacer del tabaco algo atractivo para un niño con tal de montar un poco de lío, o nos la cojemos con papel de fumar?


A %d blogueros les gusta esto: