Archive for 4/03/12

Una portada, un blog y un premio Nobel.

marzo 4, 2012

Vamos a liarla. Vamos a decir que va a caer un meteorito pasado mañana. Que Jesucristo ha renacido en Antananaribo, o que internet nos vuelve estériles. Vamos a mover el rumor de que Kim Jong-un es la tercera generación de clones de Kim Il-sung y que Angelina Jolie es como Ane Igartiburu: hermafrodita. Digamos que Steve Jobs vive en Brasil con Elvis y Hitler. La combustión espontánea existe y el próximo 21 de Diciembre se va todo al garete. Rumores? Leyendas urbanas? No! la realidad misma! Bueno, esperemos a que aparezca en portada del New York Times, y ahí sí que va a misa.

Porque así funciona. Según dónde aparezca una noticia, tiene mayor credibilidad o menos y por lo tanto, mayor o menor efecto. El New York Times tiene fama de ser uno de los periódicos más, si no el más, fiables del mundo. Y quién lo negaría? Pues la semana pasada, yo.

El NYT publicó en portada, repito, en portada, una foto en la que aparece un encapuchado con lo que parece ser un cuchillo en la mano izquierda, frente un respetable bancario que defendie con un palo, a sí mismo, y a la sucursal bancaria en la que trabaja.

El impacto inmediato, más allá de los matices que un pie de foto o incluso un buen artículo puedan aportar, es que España se ha helenizado. Es decir, se encuentra en una situación de revuelta social casi permanente, e implícitamente, que la economía española está tan mal como la griega.

La economía española está fatal, y hay un conflicto social larvándose. Pero aún no hemos llegado a la helenización. de hecho, un 67% de los españoles, dicen las encuestas, está incluso en contra de una muy civilizada huelga general, porque creen que  no ayudaría en nada. También es verdad hay un 33% que opina lo contrario. Pero en España todavía hay supervivientes de la Guerra Civil, así que la violencia nos la tomamos muy en serio. Completamente en serio, en todos los sentidos.

Por eso creo que el NYT ha sido amarillista y temerario al publicar esa foto en su portada. Creo que no es su sitio. La portada es un lugar sagrado, cuyo impacto inicial, el que ejerce sobre el tipo que pasa por delante del quiosco sin leer el artículo, es enorme y poco matizable.

De cualquier modo, no seré yo el que diga que Sandro Pozzi tiene razón. En su blog de El País, Sandro Pozzi viene a decir que imágenes como esa dañan a España porque los inversores van a dejar de fiarse de nosotros, perdemos credibilidad y la prima de riesgo se dispara y bla bla bla.

Pues tampoco estoy de acuerdo con eso.

Ni con los que opinan que como hay 1.000 personas que montan jaleo en las calles, es impepinable llevarlos a las portadas.

Estoy más de acuerdo con Paul Krugman, que dice en este artículo que el problema de los rumores y las falsas malas noticias, es que benefician precisamente a los malos. Cuanto peor sea el panorama, más coartadas tienen los que quieren acabar con el estado de bienestar. Más justificaciones para los atropellos sociales y para las políticas de extrema austeridad. El miedo, las leyendas urbanas no sirven más que para darle cancha a los visionarios salvapatrias que nos van a sacar del agujero, a base de cavar más hondo y podar desde la raíz. Por eso hay que pensárselo dos veces antes de publicar al consabido encapuchado que despierta el morbo y dispara las ventas.

El Sr. Krugman, nobel de economía, escribe para el NYT y publica en El País. No se podrá decir que la tengo tomada con estos medios. Ni mucho menos. Como son medios plurales, en sus páginas se publica de todo y hay buen debate.

El caso es que hoy me ha parecido que sería interesante, por una vez, escribir un post pegado a la actualidad. Porque esta semana ha ocurrido un asunto fotográfico. Una foto X en una portada Y.

Una vez más, ha quedado de manifiesto que la fotografía no sólo no está de capa caída, sino que sigue generando conversación.

La fotografía tiene este increíble poder. El poder de grabar a fuego una idea, en una fracción de segundo, sin barreras idiomáticas. Cuando no es posible la contextualización natural que hace el que vive cerca de la noticia, es muy fácil equivocarse de pe a pa. Por eso los editores gráficos, y en última instancia los editores a secas, tienen la suprema responsabilidad de utilizar la fotografía como lo que puede ser: un arma de destrucción masiva. Lo que ocurre es que a veces funciona como un bumerán.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: