¿Puedes hacer fotos y vídeo a la vez?

Este post va dirigido especialmente a los clientes de los fotógrafos y videógrafos, sean estos editoriales, documentales, corporativos, publicitarios o lo que sean.

Una de las mentiras que menos abiertamente hemos denunciado y que más eco necestian, en estos tiempos que corren, es la leyenda urbana de que es posible hacer fotos y vídeo a la vez.

Es posible hacer fotos y vídeos a la vez, pero no buenas fotos y buen vídeo a la vez. Una de las dos actividades, si no las dos, saldrá algo perjudicada.

Este es un tema que está sobre la mesa desde hace tiempo, y necesita, de una vez por todas, un punto y final. Pues bien, hoy lo voy a explicar clarito, clarito.

Sea cual sea la historia o situación que queremos contar con fotos, el objetivo final, el epítome de los propósitos, la madre de todos los deseos del fotógrafo, es ser capaces de contarlo todo en una sola imagen. Damos por buena una imagen que contiene todo lo que queremos decir, sin necesitar ni de otras imágenes alrededor, ni pies de fotos, ni títulos. Por supuesto, este Santo Grial, esta Piedra Filosofal, este Eldorado es algo que si tenemos suerte, somos capaces de llevar a cabo media docena de veces, a lo largo de una vida longeva. Cartier Bresson decía que hacía una o dos fotos buenas al año. Entre medias, hacemos fotos que se quedan en un 50, 60, o 95 % del objetivo.

Cuando vamos por ahí haciendo fotos, estamos concentrados en incluir dentro del encuadre toda la información física y emocional de la que somos capaces, para conseguir esa imagen perfecta que no se necesita más que a sí misma para estar completa.

No así el vídeo. El vídeo tiene inevitablemente la dimensión del montaje. Poner una pieza detrás de otra, en el orden adecuado, para que el significado de la pieza final sea exactamente lo que queremos. Y esta es la palabra clave: pieza.

Cuando grabamos vídeo estamos recogiendo piezas de un puzzle que montaremos después. No necesitamos toda la información frente al objetivo cada vez que disparamos. Necesitamos mucha información paralela y secundaria, que configura el universo del matiz, con el que contamos para terminar nuestra narración o retrato.

Imaginad que estáis haciendo un reportaje sobre una persona. Si es de fotos, la persona debe aparecer en el encuadre en la inmensa mayoría de los disparos. Casi diría que en todos. Nos centramos mucho en esa persona. Soñamos con poder contar, en muy pocas viñetas (o incluso en sólo una) lo que define a esa persona que está siendo perfilada.

Si estamos haciendo vídeo, no necesitamos que la persona esté siempre en cuadro. Grabaremos muchas cosas que rodean a la persona. Sus objetos, su calle, su casa o sus amigos. Podemos hacer un retrato en video de una persona sin que aparezca más que un plano.

En foto no funciona así. Ya sé que siempre habrá quien diga que se puede hacer una foto de alguien sin que salga en la foto, pero también sé que no conozco ningún retrato de esas características que haya perdurado en el tiempo.

El caso es que el cerebro funciona de manera muy distinta cuando buscamos encontrar una imagen que resuma todo lo que queremos contar, que cuando estamos buscando piezas con las que luego construiremos un total.

El ejercicio de síntesis de la fotografía es antagónico al ejercicio de ramificación del vídeo. Por supuesto que luego se pueden juntar, y que en el fondo tampoco necesitamos hallar el Nirvana cada vez que trabajamos, pero sentía la necesidad de establecer este debate, ahora que estoy todo el día viendo y haciendo piezas multimedia y por lo tanto conviviendo con esta contradicción cotidianamente.

Este, por supuesto, es un debate que se presta a muchas réplicas e interpretaciones. Lo he hecho a propósito para provocar a los que tienen los nervios a flor de piel, y también para dárselo a leer a los que  me pregunten “¿puedes hacer fotos y vídeo a la vez?”

Ardo en deseos de oír vuestras experiencias y recetas al respecto. ¿Quién tira la primera piedra?

Ahí os echo un vídeo al que no sabría añadirle una foto ni harto de vino.

 

 

19 comentarios to “¿Puedes hacer fotos y vídeo a la vez?”

  1. espaliu Says:

    Ya se hizo con fotos, y muy buenas…. como el video, cada uno en su campo.

    Te diría que alguno de los personajes es primo hermano de alguno que sale retratado en Café Lehmitz

  2. nacho Says:

    Totalmente de acuerdo.Y lo peor es que encima te pediran que lo hagas (fotos y video) por el mismo precio que si fuera solo fotos. Como es la misma camara …

    Saludos

  3. Chino Cudeiro Says:

    A golpe de lunes me gusta tu nuevo post.
    Buenísimo el video de Mundo Cane (http://en.wikipedia.org/wiki/Mondo_cane) y en mi experiencia de hacer fotos y videos a la vez ni lo he intentado ni pienso hacerlo ya que ni me lo planteo, necesito concentración tanto para fotografiar como para filmar. Es un poco aquel planteamiento que nos hacíamos con lo de fotografiar en color y blanco y negro a la vez, todo un dilema. Hoy a pesar de que tenemos la fotografía digital sigo diciendo que o fotografías en blanco y negro o lo haces en color pero pensar como hacerlo de las dos formas para mi es imposible. A lo mejor hay por aquí alguien que lo consigue pero mientras exista el mundo yo seguiré a mi ritmo.

  4. Sergio Says:

    El video musical me parece una obra de arte.
    Respecto a lo de hacer video y foto a la vez, si para el común de los mortales ya es difícil hacer una sola cosa bien, hacer dos se me hace muy improbable. Por otro lado, desde luego que son dos lenguajes diferentes aunque creo que en el reportaje fotográfico la acumulación de imágenes puede obedecer a una lógica muy similar a la del montaje cinematográfico.

  5. juan valbuena Says:

    Creo que la dificultad existe, pero en mi opinión no es algo intrínseco al soporte, no estoy de acuerdo en que haya que conseguir LA FOTO y por eso nuestra actitud sea incompatible con la que necesita el video, algo que sí encaja, mediante montaje, en una unidad narrativa superior… sin mencionar que la serie, el reportaje, el multimedia o el libro son unidades narrativas superiores en fotografía, lo que quiero decir es que no creo que haya una incompatibilidad esencial, sino que es más bien operativa: es como cazar y pescar a la vez, o escribir y dibujar al mismo tiempo… es IMPOSIBLE, pero en realidad no hay nada que impida que se pueda hacer razonablemente bien una cosa por la mañana y otra por la tarde, por ejemplo… e incluso con la misma herramienta de trabajo…

  6. JeZ Says:

    Totalmente de acuerdo en la absoluta complejidad que supone pensar en hacer foto y video al mismo tiempo.
    Pero según leía el artículo se me venía a la cabeza lo que plantea Juan en su comentario: la foto, desde mi punto de vista, es sólo una unidad narrativa que tiene su sentido junto con otras fotos, ya sea en un reportaje, en una exposición,… al igual que una secuencia de video, tiene su sentido dentro de un montaje completo.

  7. espaliu Says:

    No estoy de acuerdo en absoluto. Que diría Jeff Wall o Eggleston a eso, JeZ. Y Sternfeld?

    De todos modos no estoy seguro que Juan diga que una foto sola no tenga sentido si no es junto a otras. Dependerá del tipo de soporte o del cometido de esta…

  8. JeZ Says:

    Supongo que el hablar de foto como unidad narrativa, radica en un interés personal al que he llegado después de haber pasado por otras visiones de la fotografía durante los años. Esto no significa que cada foto, por si misma, no tenga su sentido (ahí quizás me expresé mal). Y cuanto más sentido tenga mejor!

    Pero estoy cansado de la foto que trata de decirlo todo en ella misma (doisneau o cartier-bresson,…). De la foto-arte. Voy a Arco y la mayoría de las fotos (casi siempre fotos sueltas) que veo, me dejan indiferente. Y mi conclusión es que echo de menos ver a sus compañeras. Huyo de la mayoría de las exposiciones colectivas (porque casi siempre me parecen fallidas), con una amalgama de estilos, sin ritmo,…

    Pienso que ese tipo de fotografía tuvo su momento y estoy más por la complejidad de matices que se pueden aportar con la suma/relación de los significados de varias fotos. No creo que ninguna foto de Los Alamos de Eggleston tenga la misma fuerza por si misma que la que tiene rodeado del resto que conforman ese trabajo.

    En estos momentos en el que todo el mundo puede hacer una buena foto si está en el momento preciso y en el lugar adecuado, creo que lo que diferencia a un fotógrafo de un amateur, es el trabajo. A partir de ahí que todo el mundo tenga una cámara, es lo mismo que que todo el mundo tenga un lápiz, no todo el mundo puede ser buen fotógrafo o buen escritor por tener la herramienta a mano. Todo el mundo puede hacer una buena foto o escribir una buena frase. Pero no hacer un buen trabajo o un buen libro, si no es con trabajo, talento y dedicación.

    Creo que he mezclado muchos conceptos e ideas que no me paran de rondar en la cabeza en los últimos tiempos…
    … mis disculpas :)

  9. espaliu Says:

    De disculpas nada, es tu opinión! Y tu visión de la fotografía que es muy diferente a la mía pero igualmente válida. Lo bueno de la fotografía es que no es única y mientras a ti te pueda ir más lo documental, a mi cada vez me llena menos y me pide más el cuerpo ver otras cosas. A todos nos rondan cosas por la cabeza y afortunadamente no son las mismas… ;-)

    Saludos.

  10. D. Says:

    Deberían haber pintado ‘La rendición de Breda’ o ‘La familia de Carlos V’, en formato serie pictórica para conseguir una unidad narrativa superior.
    La repetición, en un medio facilmente reproducible y reproductor como la fotografía está sobrevalorada, a cambio en muchas ocasiones de otros valores más profundos.

  11. spottorno Says:

    Iba a escribir una serie de respuestas, pero viendo que el debate se centra en si la fotografía gana o pierde en la no unicidad, ahí va mi comentario.
    Ya sabemos que la foto Bressoniana se considera cosa del pasado y que los trabajos narrativos compuestos de muchas imágenes están más en el gusto de ahora.
    Yo, sin embargo, creo que la imagen redonda, la foto única, el concepto de instante decisivo es tan inherente a la fotografía que va más allá de modas pasajeras. A millones de personas que no tienen una aproximación intelectualizada de la fotografía les va a seguir gustando el momento decisivo.
    Es algo tan difícil, tan fugaz que es un valor en sí mismo. Y un libro o un reportaje que se componga de imágenes excepcionales, sin fotos de transición y sin colchones visuales átonos, no deja de ser algo escasísimo y por lo tanto interesante.
    Nos pongamos como nos pongamos, la foto redonda no deja de tener vigencia del mismo modo que el agua fresca en verano o una manta en invierno no dejan de tener relevancia aunque pasen mil años.

  12. espaliu Says:

    Y no solo eso, Carlos, sino que también la fotografía escenificada o narrativa tiene su hueco y una sola fotografía puede tener mil historias detrás o ser ella por si misma una obra (que luego posible o seguramente esté inserta en una obra más amplia de un autor, un estilo o corriente determinada.)

  13. Sergio Says:

    En mi opinión las dos opciones, la foto que funciona de manera autónoma y que recoje en sí misma los aspectos esenciales de un tema sin necesidad de más y la serie fotográfica inteligentemente construída y que elabora un discurso que progresa y se matiza, son perfectamente válidas y ofrecen un placer e interés visual al espectador que las contempla. Quizá me equivoque pero creo que hay una fuerte relación con el género híbrido artístico-documental que tan buenos frutos da en fotografía. Quiero decir, el pulso artístico pide la concentración de información y máxima tensión artística y creo que tiende hacia una sola imagen, mientras que el pulso documental, más discursivo, tiende hacia un desarrollo elaborado a partir de x imágenes porque su objetivo no es tanto crear una obra de arte, sino informar de algo que pasa. Ambas fuerzas creo que se dan de manera simultánea en el trabajo de muchos fotógrafos.

    Por otro lado, y para volver a las relaciones video-fotografía, el otro día vi “El sol del membrillo” de Víctor Erice. Hay planos en esa película que son pura fotografía y quien la haya visto sabrá de lo que hablo, llegando muchos de ellos a ser imágenes puramente estáticas -bodegones, paisajes- con una composición rigurosa y que funcionarían sin ningún problema como fotografías.

    Saludos.

  14. Valbuena Says:

    Hola:
    Claro que tiene valor LA FOTO, ¡¡¡ eso tan difícil de hacer !!!… lo único que decía es que no creo que ese ansía / esa búsqueda sea la razón que nos impida / nos dificulte hacer video…

  15. juan valbuena Says:

    El anónimo es Valbuena…

  16. Anónimo Says:

    lo mejor de todo esto es descubrir al tipo que hace estos videos, que es acojonante, hace un video con pamela y tommy lee con un tema indie pop que es brutal. Jamie Harley.

  17. JG Says:

    Se puede hacer fotos y video a la vez, claro que si. Haces las fotos y luego las montas en un video con una musquita molona, fundiditos, encadenados… Puedes hacer esos efectos de transiciones tan modernos barajandolas, girando sobre el eje, o la siguiente foto saliendo del centro de la anterior…. :-)

    En serio, es imposible hacer video y foto a la vez. Sobre todo si quieres hacer una u otro en serio. Incluso dudo que se pueda hacer video solo, con una DSLR. Sospecho que es inevitable un ayudante/foquista/sonidista. Ni intentarlo pienso.

  18. Juan Says:

    Obra maestra el vídeo, muchas gracias por el descubrimiento de Jamie Harley.

  19. Anónimo Says:

    Muy bueno el vídeo, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: