Archive for 2 02+02:00 enero 02+02:00 2012

Los recortes de los Mayas.

enero 2, 2012

Este año que empieza, a menos que los Mayas tuvieran razón, tendrá 366 días. Además de prometer penurias, estrecheces, catástrofes y mal rollo, tendremos que aguantar un día más de lo normal. No querías crisis? pues toma bisiesto.

Bien, pues de todos esos días, tendremos que dedicar algunos a trabajar, nos guste o no. Como ya no va a haber tantos puentes, parece que seremos más productivos. Haremos más fotos, completaremos más proyectos, publicaremos más libros, haremos más exposiciones y no pararemos de realizar encargos, si Dios quiere.

¿Eso creéis? Pues no.

Nos vamos a pasar por lo menos un 25% del tiempo preparando documentos que acrediten nuestra capacidad, tratamientos que expliquen al más mínimo detalle qué es exactamente lo que queremos hacer. Haremos documentos con propuestas artísticas, presentaciones, guiones de presentaciones, guías de los guiones de las presentaciones. Completaremos presupuestos desglosados en los que quedarán reflejadas partidas que desconocemos por completo. A pesar de que la mitad de lo que hacemos radica en lo imprevisto e improvisado, no nos quedará más remedio que simular que realmente sabemos qué es lo que vamos a hacer en cada momento del futuro correspondiente. Como de trabajo no vamos a ir sobrados, tendremos que ir como los ñus al abrevadero de los premios y becas a ver si cae algo. Yo calculo que los que ganan los premios y las becas, que a menudo repiten, en realidad ganan porque son expertos en rellenar formularios y en resumir en 300 palabras qué es lo que pretenden hacer. Y no lo digo en broma. Sé de buena tinta que hay fotógrafos muy reputados que dan talleres sobre cómo ganar becas. ¿No os lo creéis? Yo tampoco, al principio.

Si ya tenéis vuestro libro publicado, entonces os tocará mandarlo a las 2 docenas de gurús internacionales que los añadirán en sus listas que luego se copiarán y pegarán por todo lo ancho de la blogalaxia. Y ahí estamos de nuevo: listas, recopilación de direcciones de correo, actividad bloguera persistente y finalmente cola en Correos. Planazo.

Y si la cosa va de exposiciones, habrá que escribir «artist statements», visitar galeristas, montar un porfolio magnífico, concertar citas ultramarinas a través de amigos de amigos, dejar un recuerdito, que tengas el día simpático y rezar dos Te Deum.

¿Estáis en el mundo de las revistas? Pues casi lo mismo. Si estáis empezando hay que picar mucha piedra para destacar. Si sois ya talluditos os tocará demostrar que tenéis con qué competir con los jóvenes hipsters, adictos a la adrenalina, que cobran la mitad que vosotros. En cualquier caso, cuesta arriba y con frenos.

Para los fotógrafos de publi o moda, quizás toque volver a patear agencias y productoras. Quizás toque renovar el porfolio de una bendita vez. Otra vez a imprimir, a llamar por teléfono y a seducir al personal. Sólo una cosa: no vale ponerse la ropa de hace 10 años: ni nos queda bien, ni parecemos «más desenfadados».

Para los héroes de las bodas, ahí si que las cosas han cambiado. Ahora tienen que dar servicios editoriales, prácticamente. De nuevo, las fotos son mera materia prima con la que hacer libros y DVDs.

Y para los que juegan en más de una liguilla, el orden de los factores tampoco les va a alterar el producto. Resultado: más y más curro.

La conclusión es que si echamos cuentas, eso de ser fotógrafo se parece a lo que creíamos que era ser fotógrafo como un huevo a una castaña. Sigue siendo mejor que un trabajo de verdad, pero cada vez se parece más a un trabajo de verdad.

Pero no pasa nada, con un poco de suerte, hacia el próximo Diciembre un meteorito, o un megatsunami, o una pandemia mortal, o todo a la vez, se encargarán de que no tengamos que volver a hacer nada de esto.

Seguro que ya lo habéis visto, pero por si acaso, os dejo este gráfico muy muy acertado que circuló por Facebook hace unas semanas.

Feliz Fin del Mundo!


A %d blogueros les gusta esto: