El precio del acceso.

Acabo de pasar unos días en un país del norte haciendo fotos a gente con problemas. Metido en sus problemas hasta el fondo. Viendo sus miserias, sus dificultades. Viendo su intimidad más personal y acercando mi objetivo hasta una distancia a la que yo no dejo que se acerque más que mi familia y mis amigos íntimos.

Y ha sido bastante duro.

Lo llamamos “acceso”. La capacidad que tenemos los fotógrafos de ganarnos la confianza de la gente. La capacidad de seducir a alguien hasta que nos enseña la pelusa de detrás de la oreja. Es una cualidad que despierta admiración entre quienes no son capaces de comunicarse bien con desconocidos y que normalmente marca la diferencia entre un buen trabajo y uno superficial o mediocre.

Todos los fotógrafos se han enfrentado al principio de sus trayectorias con la enorme barrera psicológica que supone superar el miedo a ponerse delante de un desconocido, echarse la cámara al ojo y disparar. Como a nosotros no nos dan ni carné ni diploma de fotógrafo, sabemos que lo somos cuando hemos superado la prueba de fuego del acceso. El día que nos autorizamos a nosotros mismos a fotografiar de cerca a desconocidos, el día que asumimos que es algo que podemos hacer así, por que nosotros lo valemos, ese día es cuando realmente nos hacemos fotógrafos.

Ese mismo día empezamos a acumular mal karma. Porque para meterse en la vida de la gente hay que repartir sonrisas de vendedor de enciclopedias a diestro y siniestro. Hay que ser especialista en caerle bien a la gente en cuestión de minutos. Para ganarse la confianza de la gente hay que perder la inocencia y la vergüenza. ¿Nos convierte eso es sinvergüenzas? A veces sí. Porque a veces de verdad empatizamos con nuestros sujetos, pero no siempre es así. A veces empatizamos, pero exageramos nuestra simpatía para conseguir más acceso, para meter más las narices donde no nos han llamado. Hace no mucho, uno de mis sujetos me dio a comer pepinillos en vinagre con miel. No sólo alabé la disparatada combinación gastronómica, sino que repetí.

Hasta ahí llega mi profesionalidad. Si me lo propongo, soy capaz de eso y de mucho más.

Pero últimamente estoy un poco quemado. Estoy empezando a sentir el peso de lo que supone años siendo profesionalmente encantador para conseguir mi objetivo.

Hacer según que fotos no es gratis. Te dejas trocitos de alma por ahí repartidos. Compras tu éxito con parte de ti, y cuando ya llevas unos añitos sufriendo el desgaste que supone imponer con mañas de trilero tu presencia en la vida de los demás, empiezas a pensar en cuánto te queda, o en cómo se recupera lo gastado.

¿Queréis ver a qué me refiero? Mirad esto, meditadlo, y calculad lo que debe Eugene Richards.

45 comentarios to “El precio del acceso.”

  1. David Ozkoidi Says:

    Muy interesante tu post Carlos, como todo tu blog. Este en concreto me ha recordado algo que llevo muchos años meditando. A mí hace 8 años me dieron un papel que decía que había superado estudios superiores de fotografía pero efectivamente todavía no era fotógrafo, ha tenido que pasar mucho tiempo para darme cuenta de que todavía no lo era, cuando lo he llegado a ser me he preguntado muchas veces si realmente lo quería seguir siendo. Supongo que es como el Jazzman que analiza con mucho respeto la biografía de kamikazes a los que admira y han sacrificado sus vidas a cambio de ¿qué? ¿la música? dicho así parece poco. Si bien a mi la fotografía todavía no me da de comer (no al menos para poderme dedicar a tiempo completo) si que me ha enseñado mucho y supongo que por compartir lo que aprendes con desconocidos como yo para tí seguimos en este trabajo suicida. Espero ver pronto tu reciente trabajo. Un saludo desde Bolivia, David.

  2. luis guadarrama 1969 Says:

    Estimado Carlos,
    Llevo un par de meses siguiendo con mucha curiosidad tu blog y antes de nada quiero hacerle llegar mis felicitaciones.
    Durante estos meses que he venido siguiendo sus comentarios he indagando en su trabajo para conocer el autor que se esconde tras el blog y no he parado de preguntarme ciertas preguntas que me gustaría poder formularselas en esta ocasión.
    Por un lado he podido observar que usted es sin duda un gran fotografo comercial, de publicidad y que sin embargo su experiencia en el mundo del fotoperiodismo es muy superficial y espontanea y no llega a la calidad de su trabajo comercial. ¿ Cómo afronta usted la responsabilidad de escribir un blog de estas características cuando la mayor parte de su cuerpo de trabajo se centra en otras parcelas del mundo de la fotografía?
    Por otro lado ¿no considera usted que tropieza en el mismo error que tanto critica usted en este blog sobre el ego del mundo de la fotografía? ¿ busca usted con este blog el reconocimiento que no ha logrado entre la comunidad de fotografos consagrados por su trabajo?.
    Le hago estas preguntas con toda la humildad de un fotografo aficionado.

  3. Spottorno Says:

    Luis, tras sus muy bien medidas y educadas palabras hay una buena dosis de mala idea y no poca osadía. Empieza felicitándome por el blog, para acto seguido poner en duda mi autoridad moral para escribirlo.
    Pretender conocer mi trabajo a través de mi página web es mucho pretender. Si quiere, le envío un CV, pero en privado. Sepa que mis logros en el ámbito del fotoperiodismo, por escuetos que le parezcan, y sorprendentemente para mí, son muy superiores a los otros, por lo menos en cuanto a reconocimientos formales y tangibles. Yo soy, como he escrito en muchas ocasiones, un fotógrafo de muy amplio espectro. Por eso me atrevo a escribir lo que escribo. Porque siempre sé de lo que hablo; siempre he pasado por ello. Y además, casi todos los temas que aparecen en este blog se pueden aplicar a muchas facetas de la fotografía, no sólo al fotoperiodismo.
    Acerca del ego, le pido que vuelva a leer con más atención y observe que nunca oculto que yo caigo en los mismos errores que todos los demás. No me erijo en ejemplo de nada. Soy un observador.
    A la pregunta de si con el blog busco el reconocimiento que no he logrado entre la comunidad de fotógrafos consagrados, me quedo bien perplejo. Para buscar ese reconocimiento el camino correcto sería hacer fotos, no escribir. Con este blog pretendo un reconocimiento adicional. Ya sabe, lo de los 360º, que con la escritura se convierten en 450. Mi espectro se amplía con cada cosa que emprendo. Es posible que en breve me ponga a diseñar bolsos, quién sabe.
    Para ser alguien que cuestiona la validez de un emisor de opiniones, no estaría de más que diese algún dato más acerca de la ubicación de su púlpito.
    Gracias por las buenas formas.

  4. asecades Says:

    Cierto es que el señor Spottorno tiene reconocimientos en fotoperiodismo que avalan de sobra su carrera, eso está al alcance de todo el que de verdad tenga interés en saber quién es este tipo. Más verdad es que es un señor, preguntenle a Manu Brabo si no. Y cierto es que, si se le lee con asiduidad, verá que es el primero que cae en los errores que todos caemos. Será que es humano.

    Una cosa, ya puestos a meterle caña al autor de este blog, me gustaría preguntar ¿no valdría más centrarse en un género fotográfico? ya lo dice el refrán “aprendiz de todo, maestro de nada”. Puede que sea verdad, puede que el señor E. Richards haga unos paisajes feísimos.

    Saludos!

  5. Spottorno Says:

    “Aprendiz de todo”… me define a la perfección. Gracias.

  6. asecades Says:

    Creo que en el fondo nos pasa a todos… hoy en día con la cantidad de información a la que tenemos acceso es imposible no sentir curiosidad por mil cosas a la vez.

    Saludos!

  7. Enrique Campo Says:

    Hola, Carlos. Me resulta vital la reflexión que planteas. Es un asunto que me ocupa y me preocupa. Comparto tu inquietud. Pienso que ese “queme” y ese “peso” de los que hablas fluctúan, no siempre son igual de intensos, van por rachas. Tampoco los sienten todos los fotógrafos (ni todos los periodistas) por igual; algunos dan la sensación de que jamás han pagado precio moral por “acceder”. En ocasiones siento envidia por este tipo de profesionales, por aquellos que nunca parecen plantearse qué implica interpretar un papel para obtener una imagen, un testimonio… Ponen su trabajo por delante. Llevo años reflexionando sobre este asunto, haciéndome estas preguntas. ¿Por qué sentimos remordimientos sobre nuestras tretas para conseguir una información? ¿Por qué experimentamos mala conciencia? ¿Ocurre solo cuando sabemos que el beneficio que obtendremos (económico, de prestigio, estético…) es superior al beneficio que nuestro trabajo puede proporcionar a los sujetos que fotografiamos? No tengo las respuestas. Un saludo.
    Enrique

  8. Natalia Hisse Says:

    Muy bueno, me gusta tu blog.

  9. juan valbuena Says:

    El Señor Spottorno tiene la virtud de echar sal en nuestras heridas… por eso este blog no es sólo de fotografía, sino un lugar para llenar los lunes de dudas…

  10. pedro tzontemoc Says:

    “Aprendiz de todo”. Eso, me parece, es lo que define a un fotógrafo o quizá uno se hace fotógrafo por esa curiosidad por todo lo que nos rodea y por lo que no también. Como contrapunto se puede citar esa otra voz popular: “Un especialista es aquel que sabe todo de absolutamente nada”.
    Felicidades por el blog y por las imágenes también, pero sobre todo por permitirse ser otro tras cada experiencia. Mi reconocimiento por ello.

  11. luis guadarrama 1969 Says:

    Estimado Carlos, agradezco su contestación pero quiero dejar claro que el comentario no está escrito con mala idea. Llevo años observando el mundo de la fotogafía y me sorprende la evolución que en estos momentos se vive, en el que el fotografo ha tomado un protagonismo mayor que nunca.

    En ningún momento pongo en duda su calidad como fotógrafo, conzco bien su trabajo en su faceta comercial ( ya que mi campo es la publicidad, concretamente mi campo es la producción de grandes campañas, por eso el motivo de mi conocimiento sobre su trabajo) que considero de muy alta calidad, pero mi comentario se encamina más al motivo por el cual usted escribe sobre un campo que desde mi humilde opinión usted no lo hace tan bien como otros fotografos ( Gervasio Sanchez, Pep Bonet, Cristina Carcía Rodero) y que sin embargo ( y desde mi percepción) parece querer crear cátedra.

    El dato que marco es objetivo. Su trabajo es muy respetado en el sector de la publicidad y además muy valorado. Por otro lado su facetas más de reportero o trabajo social sin embargo no parecen tener ese reconocimiento o consideración que tiene su trabajo comercial.

    Por ello retomo mi pregunta anterior, en relación al protagonismo del fotografo y mi duda sobre cómo una profesional tan bueno como usted en el ámbito comercial parece evitar ese campo y crear un blog tan centrado en un campo de la fotografía en el que con todos mis respetos ( y no digo que usted lo haga mal , ni mucho menos, ) se centra en otro campo que creo que no se le da tan bien.

  12. Spottorno Says:

    Luis, lo que creo que es que la fotografía publicitaria no me plantea tantas preguntas, ni reflexiones, ni acabo de encontrar muchos temas de debate. Quizás porque se me da tan bien, no tiene tantos secretos para mí. En todos estos años no he conseguido tener muchos amigos entre los fotógrafos publicitarios, y sin embargo sí lo he conseguido entre los documentalistas, fotoperiodistas, aficionados y demás. Espero que esto responda definitivamente su pregunta.

  13. Joan Tomás Says:

    Carlos, cierto sacar una buena imagen no es gratis, aunque tenemos que reconocer que también nos vienen muchas cositas buenas en retorno. Enhorabuena por la reflexión. Muy de acuerdo.
    Perplejo con la osadía de los comentarios de Luis Guadarrama.

  14. spottorno Says:

    Joan, sí que sacamos cositas buenas, claro. Por eso pagamos el precio.
    Gracias.

  15. Jesus G. Pastor Says:

    Fantástico esto de abordar dilemas éticos y colocarlos encima de la mesa, enhorabuena por tus textos.
    Sobre este artículo… ‘Sí’ en casi todo… y ‘No’ en un pequeño (gran) detalle.
    Cuando aseguras que fotografiamos “porque nosotros lo valemos”, utilizando “imponer con mañas de trilero tu presencia en la vida de los demás”… no sé, dudo.
    Dudo porque creo que olvidas (u omites en esta ocasión) las ocasiones en las que son esas mismas personas las que te piden que estés allí, que sirva de testimonio tu presencia (que sería otro debate, si sirve o es inútil para ellas, y cuántas veces sirve)…
    (Creo que) Olvidas las ocasiones en las que es tu propia ética (la que después genera estos y otros dilemas) la que te empuja a tratar según que realidades y no otras. ¿Realmente fotografiamos “a gente con problemas” sólo por “éxito”? Me temo que no…
    Tal vez Enrique nos señale parte del camino “Ocurre solo cuando sabemos que el beneficio que obtendremos (económico, de prestigio, estético…) es superior al beneficio que nuestro trabajo puede proporcionar a los sujetos que fotografiamos?”.
    ¿O no?
    Independiente a mi digresión, gracias otra vez por tu artículo.

  16. Mauricio López Says:

    Carlos: el tema que planteas se presta para mucha discusión: la explotación del fotografiado, la labia, el respeto, la ética, la imagen, el ganar el acceso, etc. Creo que aquí muchos habrán visto el documental “fotógrafo de guerra”. Es un documental importantísimo. Nachtwey hace varias reflexiones sobre la importancia de contar las historias que aborda, sobre ganar el acceso, sobre la necesidad de contar lo ocurrido estando la herida aun abierta, sobre el por qué sus fotografiados se dejan retratar tan cercanamente a pesar del dolor, sobre el respeto, etc. Pues a veces he puesto en duda el respeto de Nachtwey por sus sujetos. Su libro “Inferno” me resulta chocante. Siento que no se detiene en las maneras de hacer fotografía, de hacer “arte” ante el horror que presencia. He llegado a preguntarme si no habrá desarrollado una coraza demasiado gruesa para entender cuando es suficiente.
    Hace un año leí un artículo de un fotógrafo español que había sido pupilo de Capa. Él decía que el refrán de Capa sobre acercarse, había que interpretarlo con cuidado. El húngaro, al pedir acercarse más, quería que conociéramos al sujeto, su situación, sus condiciones de vida. Que nos interesáramos por él. Este creo yo, es un punto esencial en el acercamiento del fotógrafo. La fotografía por naturaleza explota al fotografiado, lo utiliza, para bien o para mal, por dinero o gratis, por fama o no. Es importante que el acercamiento sea genuino y no el producto de mucho PR, de una elocuencia para convencer y embelesar. La fotografía, la música, los negocios, la medicina, todo lo que hacemos en la vida tienen que ver con las relaciones humanas. En la medida que las relaciones sean producto de un legítimo interés, podremos vivir sin preocuparnos por la moral y nuestra ética. En cuanto al especializarse en una rama de la fotografía, la medicina, lo que sea, recomiendo leer “la barbarie del especialismo” en “La rebelión de las masas” de Ortega y Gasset. Increíble lo actual que resulta un ensayo escrito en 1929.
    Debes haber enseñado a centenares de alumnos durante tu carrera docente. Creo que sin duda podrás asegurar que quienes llegarán más lejos serán aquellos que sepan bajar la cámara cuando sea momento de ayudar, de escuchar, de atender. Salud

  17. Teresa Says:

    Completamente de acuerdo con Juan Valbuena. Felicidades Carlos.
    La enfermedad más grave es la indiferencia ante cualquier cosa.

  18. sylvain Says:

    Puff otra vez gracias Carlos,verdades como puños, el “acceso” o el “don de gente” que nos hace muy parecido a un vendedor ambulante. Sonreír a un tio que te cae mal porque le tienes que hacer un retrato como tu quieres y este mal sabor de boca que te queda después del minuto y medio de sesión…

  19. Juan Peces Says:

    Me gustan tus reflexiones. Me parecen inteligentes, abiertas y, a menudo, valientes. Siempre aprendo algo. De eso de trata. Enhorabuena y gracias por compartirlas.

  20. walterastrada Says:

    Estimado Luis Guadarrama,

    Normalmente no me gusta hacer comentarios sobre los comentarios de otras personas, porque cada cual tiene una opinion, por suerte.

    Pero no puedo dejar pasar su comentario mal intencionado y solo le daria un consejo, que aplique lo que predica.

    Ya que usted no es fotografo documentalista, ni siquiera es fotografo, se dedique a comentar u opinar sobre lo que realmente hace bien.

    A no ser que su trabajo sea OPINADOR sobre lo que hacen otros, y ponerse en el papel de decir quien hace bien su trabajo y quien no.

    Segun su pequeno CV que ha puesto en la mesa, usted no es fotografo, y desde mi punto de vista Carlos si lo es, y si para usted no esta bien que Carlos escriba sobre fotoperiodismo, tal vez usted tampoco tiene la autoridad para decir quien es mejor que quien en fotoperiodismo, en base no se a que mediciones.

    Un premio mas o un premio menos?

    Podriamos estar dias decidiendo quien es mejor o peor fotografo, pero eso lo dejo a usted, para que OPINE, porque hacer fotos parece que no hace…..

  21. Joan Tomás Says:

    Walter, suscribo tu comentario sobre el comentario. Me dejó perplejo que alguien se permitiera aconsejar públicamente, y sin venir a cuento, a un profesional que trabajos hacer o que dirección debe tomar su carrera. Saludos.

  22. Mª Victoria Says:

    Nunca definiría a Carlos como “fotógrafo comercial”, y lo digo sin saber muy bien qué es eso. Sabéis que no sé hacer una foto decente, aunque sé ponerme ante ellas y apreciarlas. Sobre todo lo que aprecio en este blog es la reflexión, el plantear cuestiones comunes a todos, que van más allá del clic (incluso del comercial) y dan profundidad a la fotografía: perspectiva… no precisamente comercial.

  23. Penyo Says:

    Para romper un poco con el linchamiento público al señor guadarrama retomo el tema central del post.

    Llevo años haciendo documental y la verdad, pocas veces me he sentido como explicas, con regusto de estar engañando a la gente. Y no porque sea un cínico, sino porque quizá he escogido y conseguido volcarme en temas con los que tenía total empatía. Considero que dejo atrás más amigos que amarguras, e incluso en las circunstancias más difíciles he llegado a encontrar ternura.

    Eso sí, si la relación personal realmente a pesar de todo es fria, que puede pasar, las fotos son frias y seguramente de una manera u otra acabaré abandonando el tema al cabo de poco… o mejor dicho, encontrando otra gente desde la que contarlo, con lo cual vuelvo a la conclusión de que no engaño demasiado a nadie.

    En ningún caso es una crítica a la opinión del autor, simplemente comentar que en absoluto me he sentido casi nunca un embaucador. Supongo que depende de los temas que abordes y el cómo los abordes. Por ejemplo, quizá es casualidad pero tampoco me identificaría mucho con el estilo de Richards en concreto.

    Un saludo.

  24. Joan Tomás Says:

    Mi acuerdo con el post lo circunscribo en el ámbito del retrato, no en el del documental y el reportaje, donde creo que las sensaciones son distintas y la empatía con el tema y el sujeto suele ser otra. Cuando retratas creas otros tipo de vínculos y el enfrentamiento entre el sujeto fotografiado y el fotógrafo suele ser mas complejo.

    No pretendía ningún tipo de linchamiento del Sr Guadarrama. Solo quería dejar constancia de mi perplejidad ante sus comentarios.

  25. walterastrada Says:

    Sr Penyo,

    Usted ha mal interpretado las palabras, no hay un linchamiento publico al senor Guadarrama.

    Y nadie esta diciendo que lo que dice Carlos aplica a todo el mundo, nadie se tiene que estar defendiendo si no se siente atacado.

    La aclaracion al senor Guadarrama, ha sido solo, porque el se ha tomado la libertad de abiertamente criticar el trabajo de Carlos y menospreciarlo, comparando fotografos, como si comparara manzanas.

    Y diciendo, porque al “criterio” de el, Carlos no reunia las “credenciales” para hablar de fotoperiodismo o fotodocumentalismo, y debia hablar solo de fotografia comercial.

    El senor Guadarrama, puede opinar lo que quiera, pero cuando comienza a juzgar quien es buen y quien es mal fotografo, quien tiene derecho a opinar o hacer un post o lo que sea, entra en el terreno del fascismo, y eso no se puede permitir.

    Que credenciales o que le da al senor Guadarrama la autoridad para sentar catedra sobre si Carlos es bueno o mal fotografo haciendo fotoperiodismo, o si se tiene que deicar a fotografiar solo bodegones.

    Con todo respeto.

  26. Penyo Says:

    Tranquilos todos, si precisamente lo que no quería es que se desviara la conversación del tema inicial, que me parece interesante. Los comentarios del guadarrama este no hay por donde cogerlos, eso está más que claro.

    Aclarado esto, solo pretendía debatir y añadir un punto de vista de la entrada de spottorno, para enriquecer. En ningún caso me he sentido atacado, ni espero que nadie se haya sentido atacado a su vez.

    Respect!

  27. spottorno Says:

    Estoy de acuerdo. El debate, de haberlo, debería girar en torno al tema del post.
    Se agradecen los comentarios bienintencionados.

  28. Daniel Ochoa de Olza Says:

    Los debates respecto a relaciones personales, éticas y-o morales son siempre peliagudos y yo no suelo participar, les dejo el puesto a oradores más hábiles o a otros interesados en arengar a sus masas, o en aleccionarnos a todos, y, gracias a Dios, también de vez en cuando a gentes más normales, que con otros puntos de vista, permiten la reflexión a través de ángulos diversos.

    No busco cuestionar a nada ni a nadie, no soy juez ni pretendo ser ejemplo para nada, sólo lanzar unas preguntas al aire y ver si me traen alguna respuesta. Sé que para contar historias hay mil modos y maneras, cada situación no es sólo un mundo, si no infinitos mundos en uno, y para algunas cosas tal vez hay que disfrazarse por que el valor de lo que se enseñará será de un valor profundo y honesto. Pero yo, como casi siempre, tengo dudas, y preguntaré. Y para empezar en eso de preguntar, veré si consigo explicarme, de momento Mr. Spottorno, te cito: ”Hacer según que fotos no es gratis. Te dejas trocitos de alma por ahí repartidos. Compras tu éxito con parte de ti, y cuando ya llevas unos añitos sufriendo el desgaste que supone imponer con mañas de trilero tu presencia en la vida de los demás, empiezas a pensar en cuánto te queda, o en cómo se recupera lo gastado.”

    Lo que me chirría más de todo el artículo está en este párrafo, puntiagudamente en lo de ‘éxito’ que es algo muy raro, intangible, y que nunca he sabido definir para alguien que no sea yo mismísimo, y lo de, en las ‘mañas del trilero’, que suena a prestidigitador de baja alcurnia con denominación de origen en las Ramblas. Lo de dejarme pedacitos de alma en los rincones tampoco lo veo claro, por que deberíamos de ir recogiendo los pedacitos en cada trabajo, no perdiéndolos, para al final del viaje tener un alma grande.
    Si para construir un reportaje, cual mago de escenario, necesitamos de argucias y triquiñuelas poco francas, si tenemos que mentir, eso en que lugar nos pone? Nos convierte en ilusionistas?
    ¿Puede ser este ‘hacer fiambre con el alma’ el resultado de una culpa, surgida de que la realidad sincera no es la voluntad de mostrar, contar o iluminar algo, si no una voluntad más oscura, tal vez a menudo relacionada con el propio ego, y que pasa factura? ¿o es auténticamente la empatía con el dolor cercano el causante del chopped de alma?

    Y dicho esto, pensando en como se trabaja y en por y para que sufrimos con algunos reportajes, no puedo dejar de olvidarme de algo que escribió o dijo, Saint Exupery y que era tal que así:

    Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía.

  29. spottorno Says:

    Daniel, entiendo cuáles son los puntos que te chirrían. Son los mismos que me chirrían a mí y que son los que provocan que escriba artículos como este.
    Es cierto que uno no debería dejarse trocitos de alma por ahí, sino más bien recogerlos. Y cuando es así, cuando uno empatiza con el sujeto de su historia, las cosas van muy bien, uno es feliz y sabe que lo está haciendo todo bien. Ahí no hay discusión. Estamos todos de acuerdo.
    Aquí de lo que hablo es de esas otras situaciones en las que tienes que conseguir tu objetivo sea como sea, porque ese es tu encargo. No has elegido tú el objeto de tu reportaje, o no estás de humor, o el sujeto de ese momento no es tu favorito, o todo a la vez. En definitiva, cuando lo que te lleva a trabajar no es exclusivamente el muy noble propósito de dar a conocer al mundo una historia que necesita ser contada, sino también la sencilla necesidad de entregar algo que te han encargado y que haces porque ese es tu trabajo.
    Cuando digo que el éxito se compra con parte de uno mismo, me refiero al éxito en conseguir acceder al lugar o situación que quieres fotografiar. Lo del éxito en plan profesional a más largo plazo, lo dejaremos para otra semana, o para una temporada completa, que da para mucho.
    En este post lo que he pretendido es señalar algo que me ocurre a mí, y que creo que no solo a mí, cuando estoy produciendo una historia que no es estrictamente personal, que tiene fechas de entrega y que por lo tanto exige a veces insistir más de lo que uno quisiera para entrar en las vidas de los demás.
    Y sí, eso genera algo de sentimiento de culpa. De ahí el artículo.

  30. Daniel Ochoa de Olza Says:

    Hola otra vez Carlos,
    Respondes más rápido que lucky luke!
    Lo de afirmar que genera sentimiento de culpa, es evidente. Hacer algo por que ese es nuestro trabajo a menudo creo que lo confudimos con la profesionalidad, y de hecho es la excusa perfecta para algunos de los males que sufrimos: Alguien encargó que alguien lo hiciera.
    Si esa justificación fuese lo suficientemente buena no debería existir la culpa. Y como lo evidente es que la culpa si existe, de lo que se habla, es de venderse uno mismo.
    Y siempre se puede negar uno a eso, si se está dispuesto a asumir las consecuencias, a renunciar a la seguridad, el dinero, el confort etc que nos proporciona. He tenido la suerte de estar cerca de algunas personas que, sin ser fotografos, nunca agacharon la cerviz, ni cedieron ante la mísera riqueza; y por acotar más a nuestro campo, me consta que, por lo menos un fotografo de los que han escrito más arriba, ha renunciado a venderse a si mismo en varias ocasiones.
    Creo que la culpa, como el dolor, nos avisa de que algo no va bien.

  31. Mª Victoria Says:

    Creo que hay cosas en la profesión de cada uno que desagradan por causas diversas. El purismo hay que ponerlo en objetivos indecentes: puro lucro, pura explotación, pura desvergüenza. Por lo demás, en la ambigüedad está la vida y viceversa. La dosis de culpa es manejable, y, como ocurre con todo, para enfocarla se requiere honradez. Los amigos o la familia, la reflexión sincera, no siempre autoflagelante, sabia ante los contrastes que brotan sin cesar, nos van acompañando en nuestras decisiones y en cómo las llevamos a cabo.
    Me gusta la discusión, pero quiero resaltar que en todo hay cierta ambigüedad que lejos de paralizarnos nos ayuda a caminar.

  32. Anónimo Says:

    Spottorno de qué tienes miedo?

  33. spottorno Says:

    Tengo miedo de convertir este blog en un lugar donde gente que malinterpreta -intencionadamente o no- lo que lee, se desahogue insultando a su autor, en lugar de debatir con argumentos. Acepto las críticas, si son inteligentes. Lo que nunca tendrá espacio en este blog son los insultos, las groserías y los comentarios obsesivos.

  34. daniel ochoa de olza Says:

    Hola,
    Gracias, por que como dije por ahí arriba buscaba lanzar al viento alguna pregunta y ver si me traia alguna respuesta, y alguna ha traido…
    La ambigüedad, bueno, será neesaria, no sé, a mi me gustaría saber (o saber como se apende) a moverme en tonos mas blancos o mas negros.

    También me gustaría que los malos, los que ofenden, los que tacan, y no aportan, no escribiesen aqui.

  35. luis guadarrama 1969 Says:

    Gracias Carlos por contestar mi pregunta. Sr Astrada en ningún momento busco ofender al Sr. Spottorno simplemente le pregunto la pregunta que usted puede ver en mi comentario y el Sr Spottorno me responde de forma educada y siendo honesto, que es de agradecer.
    Siento que usted se sintiera ofendido, yo en ningún momento insulte a nadie ni mucho menos a usted. Por ello me gustaría hacer agunas aclaraciones.
    Como profesional durante muchos años he trabajado en un agencia publicitaria que opera a nivel internacional con sede en Nueva York como responsable de producción de grandes campañas de imagen de numerosas marcas, por lo tanto mis conocimientos del sector de la fotografía comercial o publicitaria es correcto y por ello desde mi punto de vista profesional creo que el Sr Spottorno es un reconocido fotógrafo en este sector y que sería considerado por cualquier editor viendo su trabajo publicatio para cualquier campaña de imagen a nivel internacional. Circustancia que lo más probable otros fotografos centrados en el mundo de la fotografía documental y sin experiencia en la fotografía comercial ( que es todo un mundo muy complejo) no tendría.
    A nivel ciudadano corriente ( y sin saber hacer fotos) soy un consumidor al igual que resto de la sociedad de los trabajos que los fotografos documentales realizan para informarnos de la realidad que se vive en otros lugares del mundo. ( Por lo que tengo entendido ustedes buscan esa finalidad y no realizan este trabajo para gozo y disfrute de una elite fotográfica en exclusiva) y por lo tanto creo que como consumidor y receptor de los trabajos que ustedes nos muestran en los grandes medios de comunicación tengo el derecho de poder opinar si un determinado trabajo me hace pensar, indignarme o reaccionar frente a lo que me cuentan. ( El otorgar y defender el derecho en exclusiva de juzgar, opinar y decidir a las elites me recuerda momentos muy tristes de nuestra historia más reciente a los que usted hace referencia en su comentario Sr Astrada…)
    Retomando lo que usted me critica, yo simplemente hago referencia a tres nombres muy respetados del sector que su vocación y sus trabajos son conocidos por la sociedad en general y que han generado mucha conciencia social sobre determinadas realidades que serían desconocidas por el público en general si estas no hubieran sido contadas con la mirada, sensibilidad y vocación de estos fotografos.

    Como bien puntualicé, y como conocedor del trabajo publicitario del Sr Spottorno, simplemente le pregunté el motivo por el cual escribía sobre un campo de la fotogafía en el cual desde mi humilde opinión no ha destacado tanto y no sobre otro en el que considero que es un gran talento.
    Por mucho que quizá le moleste, los fotografos al igual que el resto de profesiones son comparables y pueden ser clasificados en especialidades ( al igual que las manzanas para su información).

    Por último quiero destacar el comentario del señor Ochoa de Olza con el cual coincido y sobre el cual me encantaría que se mojaran más. También coincido que con respeto se puede argumentar y discutir cualquier punto de vista sin ofender a nadie y los insultos y comentarios totalitarios o obsesivos.

    Sr Spottorno no se quejará usted del tráfico que le he generado. Espero que escriba algún post sobre forografía comercial o publicitaria pronto ya que lo miraré con mucho interés y ganas.
    Disfrute usted de unas felices fiestas

  36. spottorno Says:

    Ayer este blog fue víctima de un ataque continuado y obsesivo por parte de un energúmeno, que entre otras cosas, amparado en el anonimato, me llamó “covarde”. Sí. Con uve.

    Por ese motivo he tenido que tomar la no deseada medida de moderar los comentarios. He tenido la suerte de no necesitar esto durante 3 años, pero parece que con el aumento del número de lectores, crece también la atracción hacia los resentidos y buscadores de bronca.

    Por lo demás, intentaré cerrar esta semana agradeciendo a Joan Tomás, Penyo, Teresa, Sylvain, Juan Peces, David Ozkoidi, Enrique Campo, Natalia Hisse, Juan Valbuena y Jesús G. Pastor su presencia que honra y mejora este blog.

    Walter y asecades se han mojado sin miramientos para defender a quien veían objeto de un ataque. Es emocionante.

    A Daniel le agradezco la reflexión de que “la culpa, como el dolor, nos avisa de que algo no va bien.” Creo que es bastante acertado, porque es un sentimiento que no aparece más que en determinados casos.

    Mª Victoria como siempre, ponderada y aportando sensatez.

    Mauricio López, también como siempre, tiene buenas ideas que aportar y un lenguaje cuidadoso.

    A Luis Guadarrama no sé muy bien qué decirle. Por un lado ha hecho lo posible por escribir de modo correcto, aunque el fondo de su primera intervención era un regalo envenenado. Su última intervención es muy halagadora, pero acaba opinando que tengo algo que agradecerle por el tráfico que cree él que me ha generado. El tráfico generado indirectamente por su primera intervención ha sido en parte el causante de la aplicación de la moderación de comentarios. Es tráfico, sí, pero del que pone de mal humor.

    He estado pensando que si estuviéramos sentados alrededor de una mesa con una copa delante, la conversación sería más distendida y no estarían los nervios tan a flor de piel. Y por supuesto, al clásico que no sabe beber, no le dejaríamos sentarse con nosotros.

  37. pablo bangkok Says:

    Hola carlos,
    he seguido el cruce de comentarios y la verdad estoy conforme en que el insulto no se acepte en este foro sin embargo si las dudas o las preguntas ” más envenenadas a sus artículos” siempre y cuando no sean ofensivos.
    Por ello me gustaría preguntarte sobre algunos puntos que me han sorprendido sobre su artículos y sus respuestas a algunos de los comentarios.
    Me gustaría saber el motivo de su referencia a E. Richards por un lado que me rercuerda a su comentario algo envenenado al trabajo de B. Lowy en otro post anterior en el que lo compara con la nueva decoración de un restaurante de comida rápida. Y por otro lado que criterio usas para valorar la forma en la que trabajamos los fotógrafos que colaboramos con agencias estilo Ap, Reuters, AFP.. al que usted tambien critica en otro post anterior.sobre como presentamos las imagenes para ser publicadas..

  38. spottorno Says:

    Pablo, la referencia a E. Richards encierra, al contrario de lo que parecen entender algunos, una buena dósis de admiración. Richards, a quien conozco un poco debido a que hemos tenido reuniones de Getty en Perpiñán, es un fotógrafo que se entrega y se vacía en sus trabajos. Precisamente por eso, cuando digo que debe mucho, lo que quiero decir de una manera indirecta, es que su trabajo es tan poderoso como caro emocionalmente hacerlo. Porque para él tampoco es gratis adentrarse en la vida de los demás. Dicho por él.

    Respecto al trabajo sobre el vertido de petróleo en el Golfo de Mexico de Ben Lowy, a quien he conocido en las mismas circunstancias, lo que queiro decir es exactamente lo que digo: que dos trabajos muy parecidos en la forma, pueden ser radicalmente distintos en función de las circunstancias. No le busques 3 pies al gato. Tiene 4.

    Y por último, si te refieres a este párrafo “Esta primera es la imagen tal y como sale por defecto de la cámara. Es lo que llamo informalmente el “método Associated Press”: cero intervención.” aparecida en el post “¿Te gusta que te lleven al huerto?” del día 24 de Octubre, no acabo de ver dónde está la crítica. Una vez más, es un elogio. Este gato tampoco tiene 3 pies.

  39. Joan Tomás Says:

    Escuchemos a Ricky Dávila http://vimeo.com/19920764

  40. Roger Llonch Says:

    Ánimo y gracias por este blog Carlos. Hace tiempo que me dejo caer por aquí y estoy encantado con él.
    No hace falta decir que podrias ser tornero fresador o bombero torero y tu blog de fotografia me seguiria gustando.
    Lo siento por no hablar del post en concreto, que es excelente, pero me apetecia escribirte esto.
    un saludo

  41. josefoto Says:

    No recuerdo bien que fotógrafo vi en un documental contar con alegria que la gente le hacia llegar dinero para el protagonista de una de sus fotos, hecha en un país asiático: un padre que vivía en la miseria en uno de esos mercados cruzados por trenes. En el documental se le veía retratándole, una escena estremecedora. Yo no podría hacerlo. Creo que era Nachtwey, no estoy seguro. Hoy tengo la memoria baja. El caso es que la foto era una de esas raras que le cambian la vida al retratado.

    Es dificil de entender que alguien gane dinero exhibiendo la miseria y el dolor ajeno. Creo que los buenos fotógrafos son perfectamente conscientes de que a veces es necesario manipular, engañar, hacer lo que sea para conseguir que el trabajo sea lo que tiene que ser. Algunos lo hacen, otros prefieren no hacer un trabajo que les obligue a eso. Otras veces (esto si lo he vivido) las propias víctimas quieren que su situación se conozca y piensan que la difusión es su última esperanza.

    Luego esas fotos transforman el dolor y la miseria en objetos que se incrustan en el tráfico mercantil. Mucho dinero cambia de manos, Ninguno le llega directamente al que lo necesita. Se llama capitalismo…

    Creo que la raya está en la empatia y la solidaridad con el sujeto. En no caer en el cinismo del Chuck Tatum de El gran carnaval.

    Yo he visto a un director de cine maltratar a una actriz, insultarla, llevarla a las lágrimas para conseguir que una escena le saliera bordada. Y a un director de empresa mentir descaradamente sobre la situación para motivar a sus empleados con el miedo. No sé si es ético. Funciona. Como a Chuck Tatum.

  42. walterastrada Says:

    Estimado Jose,

    Sigo sorprendido, como la gente cree que para poder hacer buenas imagenes, haya que mentir, manipular, armar, posar, hacer “lo que sea” para conseguir lo que el fotografo quiere.

    Desde mi punto de vista, te dire que no hace falta nada de eso.

    Se necesita empatia, trabajar duro, y dedicacion, mucha dedicacion.

    Y no considero que sea un trafico mercantil como lo llamas tu. Y te hago una pregunta, porque crees que hay cada vez menos acceso a poder fotografiar determinadas situaciones, porque a la gente que tiene el poder no le conviene que se vean.

    Y ademas lamantablemente, cada vez menos se publican este tipo de trabajos y cuando lo publicas, te aseguro que no es mucho dinero el que cambia de manos……

    Y hay varias situaciones como las que cuentas del documental de Natchwey, que una foto o un trabajo hace la diferencia, el tema es que a los que tienen el poder, no les gusta hablar asi de los trabajos fotograficos, les conviene transformarnos en el enemigo y en que la culpa es nuestra por fotografiar.

  43. tigre antropomorfo Says:

    encontrar ESTE blog

    entre cientos,

    adentrarse en él

    y poder comprobar

    cada lunes,

    que hay un nuevo,

    TEXTO

    en el que sin duda

    uno encuentra preguntas

    que le ATRAVIESAn

    EL ALMA

    o artículos

    que cuestionan

    el modo,

    Y EL FIN

    de las fotografías

    que tomamos

    ESTÁ INDIRECTAMENTE

    RELACIONADO

    CON contestar

    a personas

    que intentan

    VITUPERAR

    SU TRABAJO,

    QUE sin duda

    no necesita

    ser defendido

    por nadie,

    pues POR SÍ SOLO

    y sin necesidad

    de pies de foto

    deja clara EVIDENCIA

    de SU GRAN ALMA

    COMO FOTÓGRAFO.

  44. nacho Says:

    Como dijo Jeff Buckley (más o menos): “si haces algo con regularidad, antes o después aparecerán los freaks”.

    Enhorabuena por el blog.

  45. Eva Marie Says:

    Un tema mejor que el otro en tus publicaciones.

    Gracias por compartir tu perspectiva… no todos los profesionales se detienen, y dedican el tiempo a contar sus experiencias, opiniones y de manera aún más intima: sus emociones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: