Manipula, que algo queda.

Una vez vi en medio de unos graves altercados a un fotógrafo que, a pesar de llevar colgando dos grandes y profesionales cámaras, estaba grabando los acontecimientos con el móvil.

De toda la vida de dios el objetivo de los fotógrafos de prensa ha sido proporcionar a sus clientes la mejor, la más espectacular imagen posible. Con ese fin se han ido desarrollando las cámaras más manejables, los carretes más rápidos, las lentes más angulares y últimamente, las digitales con mayor sensibilidad ISO y que graban vídeo tal cual como si fuera cine.

Pero ya hemos dado una vuelta de campana. Como ahora todo el mundo tiene un móvil que mal que bien, graba vídeo y hace fotos, parece como si la garantía de veracidad de lo que vemos estuviera relacionada con la mala calidad de la imagen. Ese reportero y su editor lo sabían, así que decidieron emitir en su cadena una imagen como si la hubiera tomado un protagonista de los acontecimientos. Alguien que sólo tiene un móvil y que por lo tanto no ha manipulado lo que está viendo.

Pensando en estas cosas, me han venido a la mente algunos ejemplos de cómo los mismos acontecimientos vistos de una manera o de otra, tienen un efecto muy muy distinto.

Por un lado, el tsunami Japón con el móvil:

Por otro lado, el tsunami de Japón a todo trapo:

Probemos con otro desastre. El terremoto de Haití con el móvil:

Y ahora, el terremoto de Haití como en Kinépolis.

Los dos vídeos hechos con técnicas cinematográficas depuradas han despertado muchas discusiones entorno a lo ético que resulta o no hacer del desastre un objeto artístico. También se ha dicho que es una excesiva manipulación de los hechos. Que están dramatizados y por lo tanto se sobrepasa la barrera de lo periodísticamente correcto.

Intuitivamente estoy de acuerdo con estas acusaciones, pero al mismo tiempo me pregunto: ¿dónde está el límite en el embellecimiento de las desgracias? ¿En Salgado? ¿en Nachtwey? Y para terminar, el periodista que hacía un vídeo con el móvil: ¿Estaba informando objetivamente o manipulando al espectador?

11 comentarios to “Manipula, que algo queda.”

  1. BlankPaper Escuela Says:

    ¿Quién traza la línea? ¿Nos debemos sentir culpables o disfrutar de la belleza del horror en las fotos de Enrique Metinides?

    http://www.blankpaper.es/escuela

  2. Sofía de Juan Says:

    que oportuno el post. acabo de terminar de ver la peli de Bang bang club… La belleza poderosa del horror es una evidencia ineludible, algo como la filosofía de lo sublime del romanticismo, una idea que une el placer estético que provoca la belleza con el displacer que decía Kant. Lo difícil es entender por qué nos perturba tanto éticamente… yo no tengo una respuesta porque aunque dentro de mi algo me dice que no está bien cuando veo una imágen como cualquiera de estas, otra parte de mi advierte que es la potencia de su belleza la que conmueve y comunica como nunca podrá hacerlo una imagen de movil pixelada. EL ser humano está lleno de ambiguedades :-). gran post, maestro.

  3. Eduardo de Francisco Says:

    Este debate dice más del que mira que del que fotografía. Ni dramatiza más el que consigue un resultado más estético ni manipula menos el que graba con el móvil. Cuando uno hace fotos o graba vídeo, siempre intenta un resultado estético independientemente de lo que haya al otro lado de la cámara, forma parte de la profesión y tiene que ser así. No tiene nada que ver con tu capacidad de empatía, que la puedes tener o no tener.

    Pero para mí, la clave está en el hecho de que una imagen más potente (y esto incluye criterios estéticos, y no incluye cruzar la línea roja de recrearse en el dolor innecesariamente) no sólo se difunde más sino que nos ayuda mejor a comprender qué está pasando, que es el objetivo.

  4. juan valbuena Says:

    Hola:
    Este es un asunto complejo, lo que yo creo que ocurre es que los fotógrafos nos tenemos que reinventar porque hemos perdido la batalla por el monopolio de la creación y difusión de imagenes relevantes, esto es: veraces, objetivas y oportunas.
    La opción que toman los autores que hemos visto es profundizar en la estética, la técnica y la belleza usando la fórmula mágica MARK II + FINAL CUT + FREESOUNDS: se pierde veracidad y objetividad, pero se reivindica profesionalidad. Hay más opciones, es habitual buscar ese extra reivindicando la mayor implicación personal, reflexión y enfasis en el punto de vista: se pierde veracidad y, sobre todo, objetividad, pero se reivindica autoría. Otra posibilidad más es aceptar compartir el poder y usar multinarraciones que, de algún modo, permitan el uso de varias fuentes y voces (algunas de fotógrafos, otras de personas implicadas directamente), esta a mí me gusta mucho para abordar algunos temas porque me parece que sin perder veracidad, mezcla objetividad con subjetividad y, además, se reivindica humanidad. La que no entiendo muy bien es la de que un fotógrafo use un móvil para pretender no perder veracidad ni objetividad, perdiendo profesionalidad, autoría y humanidad.

  5. larraz Says:

    Robert Frank ya hablaba en los 80 de su trabajo en “baja calidad” para afectarlo con una sensación más verídica. Como recurso, más bien poético, me parece perfecto: ¿de qué quiero hablar?¿cómo quiero que llegue?¿blanco y negro o color?¿fotografía o vídeo?¿estable o trepidado? etc

  6. Gabriel Pecot Says:

    Nunca sabremos si la intención última del editor y del fotógrafo era manipular. Tal vez la imagen fuese para consumo interno, tal vez llegase a los lectores debidamente identificada como obra de un profesional y no diese lugar a confusiones.

    Es lícito plantearse que, el hecho de que este fotógrafo dejase sus cámaras profesionales huérfanas, se debiese a un fin menos confesable. Que atravesase el limite estilístico de manera premeditada para acceder a la “credibilidad” de la foto amateur y de esa manera manipular la percepción del lector.

    Esto es lo que me preocupa. Hace diez años Pepe Baeza desgranaba ( en su archiconocido libro “Por una función crítica de la fotografía de prensa”) como la publicidad se vestía con la estética del documentalismo y fotoperiodismo clásico para munirse de su “respetabilidad”y satisfacer así sus bajos instintos.
    Hemos conseguido que el fotoperiodismo haya perdido veracidad a ojos del lector ? Por eso algunos se vuelven “amateurs”?

    Con permiso de Juan Valbuena, me gustaría ahondar en la formula MARK II + FINAL CUT + FREESOUNDS.
    Porqué , en un punto, creo que plantea el mismo problema.
    Tenemos nuevas herramientas?
    Si.
    Son poderosas? Podemos conseguir resultados espectaculares?
    Si y si.

    Pero esa estética no nos pertenece. Y más importante, el lector no la tiene asociada con la narración de la realidad, sino con la de la ficción. Y hasta donde sé, nos dedicamos a intentar mostrar la realidad.

    Este handicap nos obliga a gestionar las nuevas herramientas con mesura. Ni hipstamatic a todas horas ni Spielberg en cada desahucio.

    Por otro lado es absurdo negar que buscamos un resultado estético. Aún cuando la situación te supera completamente y incluso haya vencido a tus ganas de lucirte ; cuando lo único que te importa es que la historia salga adelante, no puedes ignorar las referencias visuales que tienes en la cabeza, y que definen que selecciones esta o aquella situación, o que te decidas por este encuadre y no por el otro.

    Decía Italo Calvino: “ La imagen se caracteriza por poseer una necesidad interna, como forma y significado, como capacidad de imponerse a la atención, como riqueza de significados posibles.”

    Donde esta el límite del embellecimiento de una desgracia?
    Para mi el limite es el significado.
    Nuestro compromiso es no desvirtuarlo por el camino.

    (Gran post Carlos ☺)

  7. spottorno Says:

    Magnífico. Veo que el patio se anima y que se genera debate.

    BP: creo que el horror de Enrique Metinides es atractivo, pero no está embellecido. Va por otro lado, ¿no?

    Sofía: el Bang Bang Club, por lo que sé, tenía intereses más allá de la estética. Intereses adolescentes y algo frívolos en mi opinión. De todos modos, sí que creo que es un asunto a sacar a relucir en este contexto.

    Eduardo, no sé si siempre es la imagen mejor la que más llega. De hecho creo que últimamente es justo al revés. El efecto “snuff movie” es muy poderoso. Un vídeo del tsunami captado por un móvil tuvo 15m de visitas en Youtube.

    Juan, hace tiempo que abogas por la inclusión de material no necesariamente captado por uno mismo en los trabajos. Eso abre otro debate: ¿el autor es el autor o el editor? Es un debate que de algún modo está en el aire hace tiempo y que ha llevado al esperpento de los mal llamados “curadores” (comisarios) estrella. Pero estoy de acuerdo en que la captación de imágenes es sólo un paso del proceso y cada vez más insignificante.

    Larraz, sí, Robert Frank ya lo decía y en realidad el cine y la publicidad usan ese recurso como algo completamente asumido y sin complejos. ¿Y quién les dirá que no lo hagan?

    Gabriel: has dicho algo muy cierto: he asumido que el fotógrafo del móvil estaba perpetrando una especie de fraude, cuando en realidad no tengo la menor idea de si ese material era para emisión o para consumo interno. Al mismo tiempo quizás dé lo mismo la verdad. Lo que importa es que nos hace reflexionar sobre una escenario verosímil y seguramente se haya dado muchas veces.
    Por otro lado creo que la estética le pertenece a todo el mundo que así lo quiera. No creo que el fotoperiodista tenga que limitarse. Probablemente dentro de 20 años veamos como normal lo que hoy llamamos esteticista.
    Y sí estoy de acuerdo en que el límite es el significado. Y ahí no hay normas. O lo que dices es lo que quieres decir, o se te están escapando las cabras.

  8. Alberto Arce Says:

    Volviendo al origen, y sin ser fotógrafo. La realidad siempre se rebaja cuando se captura. Las imágenes difícilmente pueden captar lo que sucede realmente. El silencio, el ruido, el miedo. El tiempo, las horas de espera, el frío o el calor. Y la tecnología que se utiliza es paralela a la realidad que queremos transmitir. Son dos líneas paralelas. Y una no tiene porqué tapar a la otra. Es como si cuando se filmaba en blanco y negro, se debatiese sobre el color. o cuando se hacía cine mudo, se debatiese sobre el sonido. La tecnología avanza. Pero una familia que lo ha perdido todo, es una familia que lo perdido todo. y un cadáver es un cadáver, con un iphone o una M2. Antes podías grabar planos largos, secuencias, silencios y ahora cualquier idea que dure más de 20 segundos no sirve para la televisión porque el espectador cambia de canal, o para internet, porque te abre otra ventana. La tecnología está ahí para usarla, domesticarla y ponerla al servicio de la historia, de la trinchera, la familia, la entrevista o el cadáver. Es el cine el que se acerca al documental muchas veces porque la realidad tiene más fuerza y credibilidad que la estética. la estética sirve para un museo, una exposición o un premio, pero no se usa, por ahora para informar al público de lo que sucede en el mundo. Al final, uno viaja al tsunami o a Libia para contar lo que sucede, como reportero, y otros viajan para probar su nueva cámara. Algunos, supongo, podrán probar su nueva cámara y contar lo que sucede al mismo tiempo. El debate sobre el medio y la estética está ahí. Pero creo que es muy profesional y paralelo al debate sobre la realidad que se cuenta….no se interfieren, no se contradicen, pueden coexistir….no sé…la cuestión es hacer bien el trabajo sin frivolizar demasiado. y bien significa bien, lo mejor que se pueda. con el mejor color, el mejor foco y el mejor adjetivo que esté a tu disposición, siempre y cuando esté al servicio de la familia, las ruinas o el cadáver. Si se inventase un día un aparato que permita oler una foto, para que el público sepa a qué huele un cadáver al sol, ¿no lo utilizaríais? ya que al final viajas a lugares porque quieres que quienes nunca viajarán allí en su vida lo entiendan…¿no? Pues hablémosles en su idioma. Y si su idioma hoy en día se construye con twitpics, hagámoslo….

  9. mmunerar Says:

    En mi opinión, a la hora de informar se debe de tratar no sólo de informar, que no es poco, sino de facilitar el afán por informarse. Eso, a día de hoy se consigue, en algunos sentidos con la cinematografización del contenido. Se pueden conseguir buenos resultados, fomentar el consumo de información, sin que el contenedor cambie el valor del contenido, sea para enfatizar, sea para mermar o disolver, sea para lo que sea. No veo donde radica el problema. Usaré lo que esté a mi disposición. Esto viene de antes, no es ahora. Tú tienes 25 fotos, editas y te quedas en 12. ¿Porqué? Por lo mismo, por la calidad artística. Otra cosa diferente es que las herramientas que vamos teniendo a nuestra disposición se acerquen a la calidad que consumimos cinematográficamente hablando pero el fondo es el mismo.

    Respecto a la última pregunta, si lo graba con el móvil por practicidad en mi opinión no es manipulación. Ahora, si lo graba con el móvil porque sabe o intuye que eso añade una veracidad al vídeo gracias a que dicotomía mala calidad = más veracidad, sí, es manipular. O intención de. Eso solo lo puede saber él.

  10. spottorno Says:

    Alberto, tus reflexiones son muy bienvenidas porque vienen con todo el peso de tu ya muy reconocida trayectoria, lo creas o no. Un punto de vista no dogmático y con puertas abiertas. Me quedo con esta frase: “La tecnología avanza. Pero una familia que lo ha perdido todo, es una familia que lo perdido todo. Y un cadáver es un cadáver, con un iphone o una M2” .

    Mario, gracias a ti también por decir abiertamente lo que muchos piensan y no dicen.

    Creo que al final, yo estoy más del lado de que cada uno utilize lo que le parezca más oportuno, siempre que mantenga un discurso honesto y no intente camuflar ni disfrazar las cosas.

  11. Mª Victoria Says:

    No puedo comentar nada. Voy deprisa.
    He abierto por casualidad -casi sin querer- el blog, ¿corazonada? y ¡sorpresa!… Me alegro mucho de la vuelta a casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: