Cazadores y recolectores.

Hace tiempo que una idea me ronda la cabeza. En realidad existen dos maneras básicas de conseguir un trabajo decente en fotografía documental. Creo que casi cualquier trabajo fotográfico puede someterse a esta categorización rudimentaria. Hagamos la prueba.

Las dos maneras básicas de enfrentarse a la fotografía documeto-periodística-ensayísitica son:

1- encuentro una situación excepcional y la fotografío de manera natural y cotidiana. Fotografía recolectora.

2- estoy en una situación natural y cotidiana y la fotografío de manera excepcional. Fotografía cazadora.

Ya sé que a primera vista el cazador debería ser el de las aventuras y el recolector el intelectual, pero creo que en el fondo la cosa es justo al revés.

Para poner dos ejemplos históricos como punto de partida, creo que valdrán los dos protomaestros del ssiglo XX: Robert Capa como representante primigenio de los recolectores y Cartier Bresson como representante adelantado de los cazadores.

Porque la verdad, ya que uno se ha metido en una batalla, o está escalando el Annapurna, o ha encontrado a una tribu amazónica desconocida, qué necesidad hay de afinar el ojo. Hagas lo que hagas, la cosa va a ser un exitazo. El mérito en este caso, consiste en ser capaz de llegar al lugar de las fotos. Sólamente hay que estirar la mano y recolectar los frutos.

Sin embargo, si lo que haces es pasear por la V avenida, por un canal de Venecia o por una urbanización abandonada de tu barrio, más vale que agudices el ingenio y le saques punta a las cosas. Tienes que estar bastante alerta para encontrar y atrapar presas camufladas en la normalidad. El mérito en este caso, consiste en ver lo que a los demás se les escapa. El espectador, cuando ve fotos de cosas que conoce, pero que le descubren nuevas dimensiones de lo cotidiano, también es muy agradecido.

Pero ¿existe algún subgénero? Pues claro: primero el más frecuente, el de los que fotografían situaciones cotidianas de manera cotidiana. Ahí metemos a casi todos los Fotógrafos Perfectos.

Y luego el exclusivísimo club de los que van al fin del mundo y son capaces de verlo con la mirada aguda de alguien que piensa y le da una vuelta a las cosas. En realidad (y ahí me voy a retratar) me parece que Cartier Bresson pertence a este último grupo, porque sus reportajes de la URSS de los años 50, si bien representan un mundo cotidiano, no dejan de ser fotos hechas al otro lado del Telón de Acero, cuando éste todavía no estaba oxidado. No estaba tan claro que fueras a volver tan tranquilo a tu casa.

Hagamos la prueba: ¿qué tipo de fotógrafo es Paul Graham? ¿y Stefanie Sinclair, James Nachtwey, Paolo Pellegrin, Simon Norfolk?

¿Y yo? ¿y tú? Has pensado en cuál es la manera de hacer de tus fotógrafos favoritos? ¿Cazan o recolectan?

4 comentarios to “Cazadores y recolectores.”

  1. juan valbuena Says:

    Sólo decir que mi familia es una mezcla de agricultores y pastores y que quizás esos grupos y las actitudes que implican tambien sean opciones fotográficas… ya sabéis: se planta una semilla, se riega o se reza para que llueva, se recoge, se guarda simiente para el año siguiente… o bien se espera en soledad. se vigila por si viene el lobo, se traslada uno siguiendo un grupo o buscando mejores pastos, se mira el horizonte…

  2. JG Says:

    Bien observado, como siempre. Lo dificil es encajar en esa tipologia a gente como Graciela Iturbide. Sara Small, o al enorme Roger Ballen…

    A mi me gustaria ser cazador, pero creo que soy en realidad un fotógrafo perfecto…

  3. Marco Says:

    sigo el blog desde hace tiempo y no escribo nunca por que soy muy malo en ello, probaremos pues.

    Creo que todo el mundo le gustaría ser recolector, hasta el cazador más agudo, descubrir algo en tu día día o en las cosas que estas harto de ver, es una virtud, hay gente que es innata y otra que por medio de mucho trabajo y saber lo que quiere lo logra.

    Un saludo.

  4. malvarezd Says:

    Te tiras periodos larguisimos tirando fotos y no eres capaz de reflexionar sobre tu obra y sobre una posible categorizacion. Una reflexion maravillosa que me hace pensar. A partir de ahora me siento por momentos cazador…

    Un saludo desde Cairo,

    Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: