El ocaso de los iconos.

“Cuando uno anda escaso de ideas, lo que tiene que hacer es mirar las esquelas”.

Y como sigo muy ocupado y escribiendo un poco a contrapelo, tiro de esquelario y me acuerdo de que acaba de morir Jim Marshall. ¿Quién? Si, hombre, el fotógrafo de las estrellas. ¿Lachapelle? No, Jim Marshall.

El fotógrafo responsable de buena parte de la iconografía Rock & Roll de los 60, 70 y 80. A mí no es que me encante, pero entiendo que hizo su trabajo y no le salió mal. Hace un par de años compré un libro suyo que se llama Proof y que consiste en un recopilatorio de sus fotos más famosas en la página derecha y la hoja de contactos correspondiente a la izquierda. Sólo por ese gesto de generosidad ya merece un agradecimiento. Es interesante ver fotos icónicas y todas aquellas que pudieron haberlo sido pero no lo fueron. Lo curioso no es que en los contactos veamos fotos mejores que la seleccionada. La sensación, más bien es de que la seleccionada no es tan especial y su singular efecto icónico queda inmediatamente reducido a escombros por culpa de la cercanía de otras fotos que contextualizan al icono fotográfico. Y eso es peligrosísimo. Hay muchas fotos de las que, si llegáramos a saber en qué contexto y condiciones se hicieron, les perderíamos todo el respeto. Esto ocurre con el libro Proof de Jim Marshall. Es muy intreresante para estudiarlo, pero le hace un flaco favor a su autor. Una foto icónica parte de la premisa de la exclusividad, de la unicidad. En cuanto vemos los disparos que se hicieron inmediatamente antes y después, la foto icónica pierde su unicidad. Se convierte en una porción de una acción, no en un momento histórico.

Esto me hace pensar en que realmente, la edición es el 50% del trabajo del fotógrafo. Reconocer una buena imagen en medio de una paella de medianías requiere de un criterio y una sangre fría a prueba de bombas.

Otra cosa en la que pienso es que como ahora la gente casi ni edita, sino que  lanza al ciberespacio toneladas de megapixeles, es casi imposible que se produzcan fotos icónicas como las de antes. Ahora toda foto va acompañada de otras decenas de fotos muy parecidas hechas por su mismo autor o por otros y que en definitiva, contaminan de cualquierismo a toda foto aspirante a icono.

Y una vez más, se demuestra que si el contenido de una foto es único, si el sujeto de la foto es observado por un solo autor, existen muchas más posibilidades de llegar a crear una imagen perdurable.

12 comentarios to “El ocaso de los iconos.”

  1. Pedro Arroyo Says:

    Casualmente ayer Oscar Ciutat (BCN Photobloggers) y yo comentabamos este tema de mostrar las hojas de contactos tras ver la pequeña expo dedicada a Miserachs en la Virreina de Barcelona, en la que aparecen los contactos de sus imágenes del libro Blanc i Negre de Barcelona.

    La verdad es que ver imágenes icónicas entre otras muy parecidas y lo que es peor junto a otras mal encuadradas, mal expuestas, sin foco en lugar alguno, … o en todo caso fuera de la línea de todo el trabajo final, hace que se te caiga un poco al suelo ese grande de la fotografía porque si bien es verdad que uno no espera un 100% de disparos extraordinarios, sí esas imágenes mal expuestas como que le restan un poco a ese “aura” de grande de la fotografía. (Aunque para mí Miserachs seguirá siendo uno de los grandes tras ver sus contactos!)

    Otro caso fue cuando vi los contactos del trabajo de Afghanistan que Abbas mostró en VISA POUR L’IMAGE, al final dudaba de si era un montaje porque cada disparo me parecía extraordinario y aquí sí que entraba en juego el tema de la edición porque había hasta cuatro imágenes muy buenas de una misma escena!

  2. spottorno Says:

    Bueno Pedro, yo no me refiero tanto a asuntos técnicos, porque eso me parece muy normal. Me refiero más bien a la contextualización de un momento histórico. Al tener más información acerca de la situación en la que ocurrió lo que aparece en determinada foto icónica, la estamos humanizando y por lo tanto desmitificando. El caso de cuentas de Abbas parece interesante, porque efectivamente si un trabajo no está editado con el suficiente rigor, puede afectar a la percepción que el espectador tiene del fotógrafo, en cuanto a que lo puede percibir como alguien que no es capaz de tomar decisiones y por lo tanto con un criterio debil. Y el criterio es el terreno sobre el que caminamos. Sin un criterio, sea el que sea, estamos completamente perdidos. Gracias por tu observación.

  3. Sergio Jaén Lara Says:

    Está de moda el enseñar los contactos y eso que antes era algo que nadie se atrevía a hacer, William Klein aparte.
    No coincido con vosotros en la devaluación de la fotografía al ser de nuevo acompañada de sus antiguas compañeras; creo que la fotografía en si no pierde ningún valor y es mas lo gana, sobre todo si lo vemos como fotógrafos pues nos deleitamos comprobando como se movía el autor, que buscaba, como jugaba con la cámara y rescata a ese icono de la casualidad para hacerlo parte final de un proceso.
    Existe un libro que si no recuerdo mal se llama Contactos, donde se muestran los contactos de algunas de las mejores fotografías de la historia, por ejemplo en él se descubre El Beso de Doisneau y el resto de fotografías de la pareja por Paris. Ahora sabes que fué un momento pactado, pero El Beso sigue siendo El Beso, de la misma manera que sabes que un actor es un actor y te crees lo que ves en la pantalla.

  4. Manolo Valmorisco Says:

    Cuando una foto se convierte en icónica es porque eleva al personaje a la altura de una divinidad pagana. Son iconos porque revelan Héroes, Dioses, Diosas… Para que eso pase deben juntarse milagrosamente la actitud corporal del personaje, su belleza, sus ojos, el encuadre exacto, la luz y la soledad . Korda aislo la cara del Che enmedio de una manifestación de miles de personas; El retrato de Bacon en el parque de Bill Brandt, tan terrible; La hippie poniendo una flor en la fila de fusiles, tan Juana de Arco. Son más que humanos y están solos, como un Moises o un Cristo. ( No se si es verdad pero con los años me lamento de no haber estudiado más mitología)
    En ese sentido, llevas razón, los descartes aunque sean muy didácticos para los aficionados ,le quitan misterio al personaje.

  5. Gabriel Says:

    Llevas razón en el último párrafo, Carlos, pero no creo que la búsqueda constante de la novedad del tema, del sujeto único, deba ser, todavía a estas alturas, la motivación principal de los fotógrafos. Al menos no para el fotógrafo con vocación artística.
    La etapa “descubridora” de la fotografía tuvo su momento y fue importantísima para la historia en general como para la del mismo medio; pero ya estamos en otro punto, la foto ya no sólo es documento.

    Comparto lo de la inmensa importancia de la edición.
    Yo he sido testigo de la transformación de un montón de fotos amontonadas en una mesa, en una historia completa y eficaz de la mano del gran Carlos de Andrés. Y en sólo ocho fotos.

  6. Pedro Says:

    Sí Carlos, te entendí y comparto tu opinión, el tema era aprovechar la coincidencia del tema de la hoja de contactos. Es muy posible que si no ahora en unos años algunas fotos desechadas serán las fotos que nos parezcan las mejores y es que los patrones de edición también cambian con los años y si no que se lo digan a Lartigue.

    Por cierto que esta tarde en la presentación del libro de la serie Obras Maestras de La Fabrica dedicado a Català-Roca se ha vuelto a habar de hojas de contactos. Fontcuberta nos ha hablado de la moda que últimamente se da en el mundo del arte de enseñar la forma que tienen de trabajar los artistas, parece como que el método o la forma en que se desarrolla la obra haya de validar la obra en sí.

  7. larraz Says:

    Carlos, no creo que esto te haga pensar que la edición es un 50% del trabajo: eso ya lo sabías antes.

  8. spottorno Says:

    Sergio, puede que nos deleitemos viendo el material adjunto, pero a mí me ocurre que acabo por humanizar las fotos demasiado. Y eso que me ocurre no puedo argumentarlo. Simplemente me ocurre.

    Si, Manuel, la fotografía es un poco como la vieja anécdota de la rana: puedes tener una rana viva o saber cómo está hecha por dentro: las dos cosas a la vez, es imposible.

    Gabriel, ya sé a lo que te refieres, pero es que para mí la etapa descubridora no es solamente una fase de la historia de la fotografía. Desde mi punto de vista es un concepto que está en la espina dorsal de la fotografía. Por lo menos de la que me interesa a mí. Es decir, cuando veo un trabajo espero siempre terminar de verlo habiendo aprendido algo del mundo más allá del punto de vista personal del fotógrafo. Pero no es un dogma, claro; no es más que mi percepción: Tampoco pongo la mano en el fuego por que esta percepción me acompañe para siempre.

    Larraz, pues sí, también es verdad. Simplemente es que a veces la cosas saltan a la vista con mucha intensidad.

  9. Sergio Jaén Lara Says:

    ¿Fontcuberta habla alguna vez de otra cosa que no sea fotografía y validez?
    Recuerdo una frase de Bernard que decía que todos aquellos que atentan continuamente contra la verdad de la fotografía son sus máximos valedores.
    No hay que darle mas vueltas, son hojas de contacto, informan de un proceso, punto.

  10. Javi Carrión Says:

    Entiendo que -al dar toda la información-, tal vez puedan caer algunos mitos, pero publicar la hoja de contactos me parece un ejercicio de honestidad y sinceridad por parte el fotógrafo muy loable.
    Quizás yo también prefiera “la rana” a las “tripas de la rana”, pero hoy en día estamos tan escasos de verdad y sinceridad, que no me parece tan mal.
    Hoy esto ya no se puede hacer, las hojas de contactos ya no tienen el mismo significado, todo es susceptible de ser manipulado, las fotos se eliminan y editan en la misma cámara y la hoja de contactos se hace “a medida”.
    Al menos aquí tenemos la certeza de lo que ocurrió antes y después de aquella imagen mítica. Hoy eso no es del todo posible, ni siquiera que la propia “imagen mítica” haya ocurrido de verdad, o al menos de la manera en la que nos la cuentan.

    Es solo una reflexión, no es que eche de menos pasarme las horas en el laboratorio con la lucecita roja, pero algo tenía aquello que hoy ya no…

  11. JG Says:

    Hace años, un amigo que quería ser pintor fue a la exposicion antológica de uno de los genios del siglo XX y cambio de vocación, intimidado por el número de obras maestras. Nunca sere capaz de igualar algo así, me dijo. Lo que no pensó es que ademas del medio centenar de obras expuestas, el genio en cuestion habia pintado miles de cuadros que igual ni merecen ser vistos. Esa es la virtud de los contactos, te descubren el trabajo que lleva a “la foto”, y la ponen en su sitio. Si ademas hablas con el laborante de alguna gran agencia, ya no te quedan dudas. Ningun artista es un genio 100% y los fotógrafos aun menos.

    A mi lo que me divierte es mirar mis viejas hojas de contactos e intentar entender por qué amplié esa imagen en particular y no la de al lado, que hoy me parece mucho mejor… Todo cambia, menos los negativos…

  12. Sergio Jaén Lara Says:

    Reconozco que disfruto viendo los contactos de donde se ha extraido una joya, pero como se dice mas arriba con otras palabras, el autor quiso también que otras obras quedaran en el anonimato; de la misma manera que aplaudo una acción no puedo dejar de mostrar mi rechazo por una práctica repetida tantas veces al realizar un monográfico de un autor. Escudriñar en sus cajones, sacando lo que él no quiso enseñar porque no le dió valor y porque no lo tenía con la esperanza de venderlo a precio de oro.
    La estrecha linde que separa la selección de una joya encubierta de la de un repollo guardado es facil de cruzar, sirva el ejemplo de las fotos de Vieitez, maravillas fotográficas que su hija rescató; pocas veces ocurre esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: