7.7: un local extraño, pero con muy buen menú.

Últimamente tengo la suerte de recibir escuetísimos emails de T.S. con los que he descubierto a fotógrafos muy interesantes. Pero no, no estoy pidiendo que me mandéis recomendaciones. Si queréis, sigue en pie la sección “El link del lector”. Me mandáis un link y yo lo pongo.

El caso es que he recibido ya de parte de más de una persona un link a 7.7. Una revista digital que los más enteraos ya conocen, pero los que no están tan puestos, van a descubrir en cuestión de segundos.

7.7 es una iniciativa del colectivo catalán RUIDO. Salen al aire trimestralmente y presenta varios reportajes en cada número. El diseño no es muy navegable. Bueno, es casi desesperante, para qué nos vamos a engañar, pero sí es verdad que algunos contenidos son muy buenos.

Por ejemplo en el número que hay ahora mismo online hay una espectacular historia de un enterrador, fotografiada por Jesús Pastor. Un pequeño “proyecto sombra” como los que hace Juan José MIllás en EPS, en el que se muestra el día a día de un enterrador español. La foto 11 es histórica.

Otra que me ha encantado es “Al son del Punk”, de Josu Trueba, sobre punks en Cuba (!). Sorprendente. Es como si fuera el infierno de los punks, a quienes normalmente asocio al frío y la lluvia londinenses. Están muy fuera de lugar, como atestigua la foto 14. Pero es una historia peculiar, no hay duda.

En la sección Nuevos Formatos hay una pieza de Richard Caesar que se llama Insight. Está hecha con fotos de más de una veintena de fotógrafos ucranianos. También este vídeo es difícil de poner en marcha, poco intuitivo, pero merece la pena. Es una extraña mezcla de foto-video-3D, que puede ser un poco sosiña, pero tiene valor en la medida en que experimenta con las posibilidades de la comunicación multimedia.

Los de RUIDO – 7.7, Como son jóvenes y modernos, están bastante interconectados a través de Facebook, blogs y otros enlaces imaginables de manera transoceánica.

Lo que me gusta de lo que veo en 7.7 es que hay contenidos. Me gusta que me están contando cosas que no conocía. Me gusta que los fotógrafos se abren camino, pero de verdad, a base de buscar historias nuevas.

Quizás las fotos no son precisamente “nouvelle cuisine”, pero ahora que El Bulli procede a no servir más comidas, aunque no cierra (?), es el momento en el que nos planteamos casi como un ritual cíclico, que de toda la vida de Dios, en la buena cocina, la materia prima es lo primero.

Una respuesta to “7.7: un local extraño, pero con muy buen menú.”

  1. juanito con bombo Says:

    Buenísísímo. Que buen rato he pasado merendándome los 5 números del tirón…me pican los ojos. Hay mucha gente lista suelta por ahí. Y activa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: