Una de nostalgia.

Quizás porque mi niñez sigue jugando en el Sena y escondido entre las calles duerme mi primer amor, o yo qué se por qué, pero lo cierto es que desde que viví con mi padre dos años de adolescencia en París, he desarrollado un amor romántico por la ciudad de la luz. Había en casa un libro (el primer libro de fotos que recuerdo) que se llamaba “Paris, mon Coeur”. Yo lo miraba una y otra vez, sorprendido por ese libro que, sin tener muchas letras, era de adultos. Hoy lo vuelvo a ver y descubro que las fotos eran de Doisneau, de Cartier Bresson, de Brassaï o de Kertesz entre otros. En los vips todavía se puede encontrar un libro que se llama “Paris, mon Amour”, que parece una especie de recreación del que conocí de niño.

Y toda esta introducción para hacer la revolución en este blog. Esta semana de frío he estado meditando acerca de lo que realmente me gusta, a parte de aquello que me gusta porque me ha llegado a gustar. Me gusta la Nutella, todos lo saben. Me gusta oler un libro recién comprado y estrenar calcetines. Como Amélie, adoro meter las manos en un saco de lentejas.

Y sí, me gusta y venero a Robert Doisneau.

Ahora que nos fijamos tanto en la fotografía de lo inmutable, de lo frío y de lo que ocurre lejos, seguimos castigando con injusto encono a los fotógrafos de los 50, que son los que sentaron las bases de la fotografía tal y como la entienden la inmensa mayoría de los humanos. Haced la prueba y explicadle a vuestra madre que es más interesante una foto de una habitación de motel que la que aquí abajo aparece.

L’Enfer, que es como se llama esta foto me causó una inmensa impresión de niño. Creo que fue con esta foto con la que comprendí el fabuloso poder de la fotografía. He pasado horas en mi vida disfrutando de ver cómo el fotógrafo consiguió contar una mini historia sin que su protagonista la perciba siquiera. Fue con esta foto con la que comprendí que las fotos son constrrucciones mentales que dependen del autor; que la realidad no es nada si no se ve con una mirada personal. Recuerdo la fascinación con la que descubrí el sentido subversivo y antisistema que hay detrás de esta foto. Cuántas veces he jugado a esperar que pase la persona adecuada para poblar un decorado natural vacío.

Esta, como tantas otras fotos de Robert Doisneau, son los cimientos sobre los que construimos nuestros edificios sofisticados y modernos. Las enseñanzas del torturado Walker Evans parecen haberle ganado el terreno a los despreocupados parisinos, pero yo vuelvo con gusto al sótano a ver de cerca los pilares sobre los que descanso.

El pobre Doisneau, a fuerza de haberse visto reproducido en miles de posters y postales, ha llegado a devaluarse de tal modo que hay quien cree que sólo hizo la foto del dichoso beso, que Dios confunda. Pocos recuerdan hoy sus maravillosas fotos de los suburbios de París, donde vivió él mismo toda su vida.

Me pregunto si en las escuelas de fotografía les enseñan a los jóvenes quién era este tal Doisneau, o lo despachan rapidito para hablar de Eggleston cuanto antes.

A sus calles con piojos se acostumbraron mis ojos, como el aceite al comino, soy Carlos, soy un bloguero, me gusta el fuego y el lino, tengo alma de cantinero.

5 comentarios to “Una de nostalgia.”

  1. larraz Says:

    Un cervecita con Doisneau y Sander ya estaría bien, y un día en la calle con cualquiera de ellos también.

  2. JG Says:

    Sacrebleu! (que diría Haddock) ¡Es como que pides perdón por disfrutar de Doisneau! Yo le adoro y el que no lo haga peor para él. Y ya se que fabricaba sus fotos y que Le baiser… no es una instantanea y todo eso… ¡Que importa! Es como decirle a un niño que las piruletas no alimentan. Un pedazo de artista con cámara…

    Por cierto, Atget tambien fotografió esa fachada…

  3. JOrge Says:

    Como siempre una my buena sugerencia. Sin duda uno de los padres de la fotografía urbana.

    Un saludo,

    Jorge

  4. Gema Says:

    Soy estudiante de Bellas Artes y sí ke se habla de Doisneau, más que de Eggleston

  5. Anónimo Says:

    Gracias Gema, por tu brillante kmentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: