Quien quiera, que tire la segunda piedra.

Antes de hablar del fotógrafo de este lunes, vamos a cerrar el asunto de la semana pasada, que era si Alec Soth merece su prestigio o está sobrevalorado. En juego, estaba su presencia en la lista de fotógrafos que aparece a la derecha de este blog.

Y así han ido las cosas:

Han votado el 0,1% de los que han visitado el blog (añadiéndole el margen de error de los que han entrado varias veces esta semana)

El 20% de los votantes quieren que salga de la lista.

Otro 20% dicen que se quede, pero matizan.

Y un rotundo 60% dice, claramente, que merece estar ahí.

Si me atengo a lo que esta escuetísima muestra de gente ha dicho, Alec está bien donde está. Los motivos que exponen en sus comentarios, no los repito, porque ya están ahí. Pero como la participación ha sido tan pequeña, a pesar de ser la más amplia de la historia de este blog, tendré que hacer exámen de conciencia y ver qué me parece a mí.

La semana pasada me he metido un poco a crítico y debo decir que no me veo en ese papel. Por otro lado, gracias a vuestros consejos, he vuelto a ver con más atención el trabajo de Alec Soth. Me rindo: es un gran fotógrafo. Pero eso sí, me gusta muchísimo más cuando lo veo en presentación audiovisual escuchando sus explicaciones que cuando lo veo en silencio.

La conclusión a la que llego, después de todo, es que Alec Soth es un fotógrafo que necesita ser contextualizado. Todos necesitan ser contextualizados, pero Alec Soth, a fin de cuentas es un gran maestro de unos 40 años, por lo que todavía no ha superado la implacable prueba del paso del tiempo.

Es cierto que fue uno de los primeros fotógrafos conocidos que decidió compartir sus pensamientos con los demás a través de un blog y eso, seguramente le ha otorgado ese papel de referente para muchos otros, que han podido conocerlo y por lo tanto contextualizarlo más fácilmente. En ese sentido, Alec Soth es verdaderamente un fotógrafo 2.0. Un maestro contemporáneo que juega al mismo juego que la gente que le estudia. Y sí, eso es un motivo de alabanza. No sólo le juzgamos como fotógrafo, sino que además lo podemos apreciar a través de sus cualidades humanas, que sin duda las tiene. Su trabajo es, además, un trabajo muy intelectual, pero accesible. Un trabajo hecho con medios al alcance de muchos, apoyado, sobre todo, en conceptos previos que cualquiera podría elaborar si se lo propusiese. Nos muestra una manera de trabajar que podemos importar a nuestro propio trabajo. Y para finalizar, tiene el mérito de hacer de puente entre la fotografía conceptual y artística y la fotografía tradicional estilo Magnum, desde dentro del Templo.

Otro mérito inapelable: ha conseguido que hablemos de él dos semanas seguidas.

Y ahora, para no dejar este post sin una recomendación, os propongo que le echéis un vistazo al fotógrafo que ha marcado alguna de las bases de la fotografía contemporánea en los mismísimos albores: Eugene Atget. Nos son pocos los fotógrafos que lo citan como su primer maestro. Su poética y sosegada visión de la cotidianeidad del París de principios del siglo XX le hicieron famoso en su época, lo que no fue suficiente para evitarle la debacle económica al final de sus días. Walker Evans, Stephen Shore, y hasta Nadav Kander son herederos directos de su manera de ver las calles. También Atget necesita algo de contextualización, sobre todo para ver hasta qué punto su impronta ha perdurado hasta hoy, incluyendo en el trabajo de Soth, pero como lleva un siglo estando ahí, tiene mucho ganado.

Eso sí, si nos divierte y entretiene jugar a las nominaciones, la veda está abierta. El que se sienta con ánimo que tire la segunda piedra.

Imagen 5

10 comentarios to “Quien quiera, que tire la segunda piedra.”

  1. FireMan Says:

    Siempre he pensado que ayudaría mucho más aprender la historia hacia atrás. Así Atget, está muy bien dentro de las últimas lecciones.

  2. NosE Says:

    como vasco, lo de las piedras, mola, pero la voy a pintar en vez de arrojarla.

    ;^)

  3. juan valbuena Says:

    Pues yo sacaba a Atget de la lista… que no, que no, que es broma…

  4. larraz Says:

    Gracias por ser capaz de verbalizar esta última defensa a Soth. Entiendo y comparto lo que dices, respeto su trabajo y no me parece malo, pero que se hable de él se debe a su éxito y no a la calidad de su trabajo, y en ésto tengo la impresión de que tal vez sea su representante quien más mérito tenga.

    Atget me parece un obseso de su trabajo, un apasionado como Shore, con la cámara al hombro por todos los lados, al que la historia le ha hecho el hueco que se merece.

    En cuanto a la segunda piedra, lo tengo claro: Platon. Me parece pretencioso y malo. A veces parece pretendidamente gracioso, como en algunos retratos de Grecia. Pero tengo la impresión de que es malo, simplemente malo.

  5. carlos de la calle Says:

    muy buena defensa al final carlos, a mi me sigue aburriendo y si me tiene que explicar las fotos en un video….a lo mejor seria mejor si se dedicase al cine o a la videocreacion. Respecto a la segunda piedra, es dificil, porque tienes una seleccion muy cuidada y no los has puesto ahí al azar. Puede que te hayas olvidado de alguien (seguro), quizás esa sea la segunda piedra, ¿de quién te has olvidado?

  6. K Says:

    Supongo que en general tendemos a emitir opiniones rápidas y al menos esta absurda nominación ha servido para dedicarle 5 minutos a ver un trabajo al que normalmente le dedicamos 2. Al menos es lo que me ocurre a mí: Me pregunto cómo puedo hablar de un fotógrafo que llevo en la retina porque he visto su web (después de comer), me he cruzado a menudo con sus libros (que he ojeado de pie en la fábrica), y he encontrado entre los links de otros fotógrafos infinidad de veces. Pero es lo que hago. Mentalmente lo he catalogado, desde hace tiempo, como uno de esos Magnum de nueva generación que venden en galerías y se estudian en escuelas de arte en lugar de en escuelas de periodismo. Nada que reprochar, que conste. Pero nunca, hasta ahora, lo había mirado a fondo. ¿Para qué, si lo tenía ahí, su web guardada en “favoritos”, mezclado con toda la muchedumbre de fotógrafos que como él nos ofrecen sus trabajos para el consumo rápido de la red?

    Evidentemente Alec Soth no es mal fotógrafo (sobra que lo diga), y no creo que sea un “fotógrafo de tendencia” como se ha dicho, sino más bien creador de cierta tendencia (con matices). Heredero de los que ya sabemos, a veces me parece que ha pasado sus referentes por un filtro más preciosista que afilador, y que tiene cierta disposición a ironizar amablemente y a edulcorar y masajear la vista. Otras veces, sin embargo, me emociona la sencillez, la distancia tranquila y el ritmo casi silencioso de sus trabajos ¿Pero cómo estar seguro, mirando este rectángulo luminoso que despide imágenes que duran cada vez menos? ¿Es así como nos relacionamos ahora con los fotógrafos que descubrimos, mediante un vistazo rápido y superficial que hacemos casi con la misma rapidez con la que emitimos un juicio?

  7. spottorno Says:

    K, llevo varios días (desde que lo escribiste) rumiando tu comentario. Estoy muy de acuerdo con todo lo que comentas. Principalmente, con las preguntas que te haces. El modo en que no relacionamos con el trabajo de los demás es un debate en sí mismo. Por eso sigo comprando libros, aunque es cierto que muchos juicios se producen en el primer impacto, que suele ser, hoy por hoy, en una web o blog. Voy a tener que seguir dándole vieltas, sí señor.

    Por otro lado, un comentario como el tuyo merecería estar firmado. Desvélanos tu identidad secreta, por favor. Los comentarios, al igual que los fotógrafos, deben ser contextualizados y asociados a circunstancias o nombres, en la medida de lo posible.

  8. larraz Says:

    Ya casi es domingo. vuelvo a entrar en este post y nadie “ha querido”, nadie ha tirado una segunda piedra. Me parece triste, porque una de dos, o hay cobardía o hay falta de pasión. La fotografía en este país no necesita de sesudos análisis filosóficos o técnicos, de palmaditas en la espalda y de “mira lo que he leído en el Strobist”. Necesita un Café Gijón, lenguas afiladas y ganas de un Club de la Lucha, no sé si me explico.

  9. Neighbour Says:

    Me reconforta el comentario de Larraz, lo suscribo de principio a fin. De hecho estaba un poco arrepentido de mi comentario en el post anterior por excesivamente descarnado, pero es cierto que un poco de ácido y algo menos de almibar en ocasiones no esta mal.
    Carlos, he recibido el libro “Beneath the Roses” de Crewdson , al que llegué de tu mano y estoy fascinado con él. Un tesoro. Mi agradecimiento. ¿Alguién sabe cúanto puede costar una obra original de este tipo?
    Salu2,

  10. spottorno Says:

    Bueno, Larraz, la verdad es que estoy de acuerdo en que quizás Platon merezca una reevaluación. También estoy de acuerdo con que estaría bien un foro de lenguas afiladas y vitriólicas. Pero no es este el lugar. Este blog es para dar a conocer buenos fotógrafos a quienes tienen curiosidad y no quieren pasarse la vida buceando en internet. Las críticas viperinas muy a menudo degeneran en monumentales broncas virtuales, que me estresan y me ponen de mal humor. En mi opinión el análisis y la palmada en la espalda no está tan mal.
    Neighbour, me alegro de que hayas comprado un libro de Crewdson. Si nos dedicáramos a poner a parir a nuestros colegas, no tendríamos el estado de ánimo para mirar con buenos ojos los trabajos de los demás, ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: