Archive for 21 21+02:00 junio 21+02:00 2009

La economía de las fotos.

junio 21, 2009

 

«Estuve 5 años en el Amazonas con los indios Aguarunas». «Me sumergí en una comuna Amish durante 8 meses». «Paso 6 meses al año en Liberia y 6 en España». «Voy todos los años a China a fotografiar a los uigures».

Si habéis conocido a algún fotógrafo documental, quizás hayáis oído cosas parecidas. Y uno, inevitablemente, se pregunta: ¿Y de qué vive este tío? Buena pregunta. Ahora que los medios impresos son los campeones mundiales de ERE y que robar fotos en Internet es fácil y está tácitamente tolerado, los fotógrafos ya no pueden contar con producciones subvencionadas. Hay premios, becas, la enseñanza, la lotería y los padres. Esas son básicamente las fuentes de financiación de los fotógrafos.

Como la fotografía no es un bien cultural estratégico como el cine, el Estado ni se plantea crear una rama de subvenciones destinadas a la creación fotográfica. A pesar de que editar un libro de alta calidad, con  3.000 ejemplares, cuesta de media, lo mismo que lo que cobra el director de fotografía de cualquier película que se produzca, aunque no llegue a estrenarse ni siquiera en DVD. Un día vamos a poner a Cristina García Rodero de ministra y ya veremos qué pasa.

Y ojo, que tengo buenos amigos en el mundo del cine, pero es que ni ellos entienden cómo es posible que el Estado reparta tanto dinero sin saber muy bien ni a quién ni para qué. Muchos se pellizcan cada día, porque no se lo acaban de creer.

Si, estáis leyendo bien. Estoy dándole un poco de cuartelillo al come come que tengo cuando pienso en lo injusto que es que la fotografía, la producción de libros fotográficos, no reciba ni el 0,00000001 de lo que recibe el cine, el olivo, la pesca, la música e infinidad de otras cosas. Claro que podemos ir a mendigar de modo humillante a instituciones públicas. Me ha pasado hace muy poco. Ya lo contaré cuando toque.  Estas instituciones, como no tienen una cuota específica para estas actividades, simplemente te dicen «Vuelva usted cuando llegue mi sucesor».

Pero no, se me olvidaba. Claro que tenemos una fuente de financiación. Si es que soy un quejica. Está la publicidad! Ese negocio que también está en la cuerda floja. Ese negocio que no tiene claro si hacer caso a los contadores de clicks que manipulan las centrales de medios, o seguir apelando a la intuición a la hora de llevar a cabo una campaña. Y no es que no se pueda hacer buen trabajo comercial, que sí se puede, sobre todo con creativos que de verdad lo sean. Pero es que estos también están teniendo sus Via Crucis personal.

Para terminar y para que no digáis que no os pongo a un buen fotógrafo, os voy a hablar de Eugene Richards. Uno de los más grandes fotógrafos documentales de nuestros días. Es un fotógrafo a la antigua usanza. Ya sabéis, de los del blanco y negro y grandes angulares; tal y como decíamos en este artículo.

Ha publicado hasta ahora, 16 libros. Dos de ellos están reseñados en el Volúmen II de la Historia de los libros de fotos de Martin Parr. El 2º, Dorchester Days, autopublicado y vuelto a publicar 22 años después por Phaidon.

Eugene ha sido miembro de Magnum y  de VII. Es, sin duda, un fotógrafo de los que ya no quedan. Yo tuve la suerte de oirle hablar hace unos tres años en un seminario en Londres. Mirad su página web. Miradla de cabo a rabo. No es como para disfrutar, pero sí para aprender.

Bueno, pues Eugene Richards, para pasar meses entre yonquis y pistoleros, también hace anuncios de vez en cuando. Así son las cosas. Y así nos las cuenta Eugene Richards.

Imagen 2

 
eugenerichards

A %d blogueros les gusta esto: