Una alienígena entre nosotros.

Yo no me refiero al mono de la foto, que es lo fácil.

Me refiero a Jill Greenberg, alias The Manipulator. Una fotógrafa canadiense que se hizo muy famosa con sus retratos de bebés llorando. La polémica nació cuando se supo que para hacer que los bebés lloraran, les ofrecía un caramelo y luego se lo quitaba. Nunca se disculpó, a pesar de los duros ataques que le llegaron por todos lados.

Hace poco le hizo un retrato a John McCain para una revista, en el que, deliberadamente le hizo parecer más malvado de lo que es o parece. La revista que la había contratado dijo que fue muy poco profesional por su parte, aprovechar un encargo para desprestigiar a un candidato. Jill contestó que fue muy poco profesional contratarla si no querían que hiciera lo que a ella le parece.

Yo no sé si Jill Greenberg es una fotógrafa o una fotoilustradora, pero su obra es tremendamente original y potente. Su fabulosa web es adictiva, como las alitas de pollo o la mousse de chocolate.

Por eso y por hacer y decir lo que le da la real gana, Jill Greenberge se ha ganado la condición de alienígena en un mundo de simples humanos.

Una respuesta to “Una alienígena entre nosotros.”

  1. larraz Says:

    Imitada ahora por muchos. Efectista pero brillante, y además hace llorar a los niños y a los republicanos, nada mal. Cuando Kissinger se puso frente a Avedon dicen que dijo “tenga piedad conmigo, por favor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: