Saliendo del armario: The Pigs.

Bueno, ya es hora de darlo a conocer. Llevo más de 4 años recogiendo imágenes de Portugal, Italia, España y Grecia. Los PIGS, como dicen The Economist y The Financial Times.

La semana pasada me dio subidón recibir la noticia de que había quedado entre los 5 mencionados del premio RM que ha ganado Txema Salvans con todas las de la ley, con su magnífico proyecto The Waiting Game.

Como llevo 2 días de retraso en el post de hoy, he decidido compensarlo saliendo del armario y contando mi secreto. Sí, voy a por el segundo libro. y esta vez, de cosas nuestras. Buscando pelea.

A continuación el texto de introducción, una posible portada y alguna foto. Espero que os guste.

________________________________________________________________

Los mercados financieros y los medios de comunicación han acuñado el término PIGS (cerdos) para referirse a los países más débiles de la eurozona.

Portugal, Italia, Grecia y España son los países suinos a los que se refieren; PIGS es claramente una expresión peyorativa que viene de la esquina anglosajona del ring. Algunos dicen que Irlanda también está, pero ellos hablan inglés y nunca tuvieron imperio. Es otra cosa.

Tasas de deuda excesivas, políticas fiscales desastrosas y burbujas inmobiliarias que fueron alimentadas durante demasiado tiempo por tasas de interés demasiado bajas, han puesto a los PIGS en el punto de mira, como las manzanas podridas de la cesta europea. Algunas voces dicen que la moneda común, el Euro, ha sido un fracaso y es, además, parte del problema. ¿Está en Euro al borde de la desaparición? ¿Están realmente dispuestos los países más ricos a deshacerse de los países “vagos”?. ¿Está el Reino Unido secretamente celebrando el fracaso del experimento del euro? ¿O es simplemente un ataque especulativo cuyo fin es eliminar a Europa de la carrera por el poder global? ¿Es que Alemania quiere hacer una zona de mano de obra barata en Europa para volver a ser competitivos contra China?

Me he preguntado a menudo cómo es posible que mi país esté en tan malas condiciones, depués de haber sido el imperio más extenso de la Historia.

¿Qué pasó con Italia, dueña de una gran parte del Patrimonio Artístico de la Humanidad? ¿Qué es lo que pasó con Grecia, la cuna de la civilización occidental?. ¿Qué llevó a Portugal a perder toda perspectiva de futuro después de haber dominado los mares durante siglos? Yo creo que nuestros problemas empezaron hace mucho tiempo.

España, al descubrir América, se convirtió en una nación de administradores, sin cultura emprendedora ni industrial. Instalar la capital en Madrid en lugar de hacerlo en Sevilla  fue un grave error de Felipe II. La pérdida de las colonias y 40 años de dictadura franquista tampoco ayudaron mucho. Las fuerzas centrífugas son más fuertes de lo que esperábamos.

Portugal también perdió el paso cuando América fue descubierta, aunque de otra manera. El comercio con Asia se volvió obsoleto. Además el terremoto de 1755 arrasó el país en varios aspectos. Las guerras de descolonización de los 70 fueron el golpe final para un país ya pobre.

Italia nunca fue un país realmente. La unificación de Garibaldi fue más una acción política impulsada por los políticos del norte que el deseo real de la gente común. La presencia física de la Iglesia Católica ha desafiado a todo poder político actuando como un Estado dentro del Estado. Como diría el gatopardo, “todo debe cambiar para que todo se quede como está”.

Las escuelas de filosofía griegas desaparecieron en el siglo VI. Después del Imperio Bizantino la idea misma de Grecia casi desapareció bajo la invasión Otomana hasta que 1829 se refundó la Grecia moderna, teniendo que volver a encontrar su identidad perdida muchísimo tiempo atrás.

Los paises donde Europa nació  podrían ser ahora su tumba.

Los PIGS tienen algunos rasgos comunes que pueden arrojar algo de luz sobre sus problemas. Todos ellos creen que sus gloriosos pasados son garantía para tener relaciones privilegiadas con las fuerzas hegemónicas actuales, y un asiento de primera clase en las mesas de tomas de decisiones.

Han llegado a la modernidad sin pasar por procesos de generación de burguesía que favorecieron tanto el protestrantismo como la Ilustración, o las revoluciones industriales. Son países viejos, cínicos, individualistas, con un muy bajo sentido de pertenencia a una comunidad. Los gobernantes autoritarios y corruptos que han guiado a estos países durante siglos han hecho que su población viva de espaldas a la vida política y busque su bienestar desde una óptica individual, lo que supone una ventaja evolutiva en términos de supervivencia, pero una grave rémora para el progreso social.

________________________________________________________________

Este proyecto no es ni una crítica furibunda ni una sátira ni una reivindicación. Es más bien una especie de constatación. Es tratar de ver cómo nos ven aquellos que nos llaman PIGS y por qué. Es la mirada perpleja e impotente que observa el telón de fondo de nuestras vidas. Un telón de fondo ya muy ajado y al que nos hemos acostumbrado, pero que sigue pareciéndole raro al que nos visita de vez en cuando.

About these ads

11 comentarios to “Saliendo del armario: The Pigs.”

  1. Pepe Rubio Larrauri Says:

    Me mola mucho. Enhorabuena!

  2. Ángel Says:

    ¡Muy buena idea, Carlos! Y la introducción, magnífica. Ánimo y mucha suerte.

  3. exceLentes Says:

    Esto va a tener mucha tela… Enhorabuena y adelante.

  4. Alfonso Secades Says:

    Enhorabuena Carlos, nos has dejado con ganas de más.

  5. Samu Reales Says:

    gústame, gústame. :)
    ganas de más

  6. Eduardo de Francisco Says:

    Excelente, enhorabuena, y deseando ver el libro porque las fotos del post son muy pocas.

    También sería interesante, en la línea del blog, un análisis de cómo se financia un proyecto así.

  7. JG Says:

    Yo prefiero el acrónimo GIPSI, la verdad.

    El trabajo promete, pero no puedo estar de acuerdo con el listado de catastrofes: España no ha tenido tasas de deuda excesivas (normalmente mas de 20 puntos por debajo de la media UE, hasta 40 por debajo de Alemania o Inglaterra), no ha tenido deficits significativos (de hecho hemos tenido hasta superavit), no ha tenido politicas fiscales desastrosas (de hecho uno de los gastos públicos mas bajos de la UE y de la OCDE en relación al PIB y dentro de eso, uno de los estados que menos cuestan, un 24% por debajo de la media OCDE), etc.

    Lo que si tenemos es un endeudamiento privado disparatado, que no sé hasta qué punto es atribuible al pais. Lo que sufrimos son las consecuencias de las maniobras de unos cuantos que nos arruinan a todos, no una consecuencia del comportamiento del estado o del pais.

    A mi lo que me admira es que el pais tercermundista en el que crecí se haya convertido en un pais del primer mundo, moderno, y en una potencia cultural en una generación. Lástima que los españoles sigan siendo acomplejados, adictos a la autocompasión, e incapaces de apreciar de lo que han sido capaces.

    Estaria bien que se pudiera fotografiar la especulación, la absurda organización del Euro que está haciendo ricos a unos cuantos a costa de pensiones, educación, etc. Me parece imposible.

  8. spottorno Says:

    El acrónimo GIPSI es más benévolo, no responde a la voluntad ofensiva de los que dicen PIGS y además incluye a Irlanda, que como digo, no entra en mi grupo de interés porque es un país de habla inglesa y nunca ha tenido un imperio, por lo tanto no sufre tanto la pérdida.

    Respecto a cuáles son las catástrofes que nos han llevado a donde estamos, en las últimas décadas, son seguramente discutibles. Todo el mundo sabe que una empresa cualquiera puede declarar beneficios o pérdidas según qué partidas tenga en cuanta. Por eso, por ejemplo, es tan importante saber si un posible rescate puntuaría como deuda pública o no. Que las políticas fiscales o el déficit estén aquí o allá no cambia mucho el hecho seguro de que en nuestros países del sur las leyes simplemente no se cumplen.

    Y por eso mi centro de atención no está en la coyuntura de estos últimos años, sino en los tropezones acumulados a lo largo de los siglos. En mi opinión ningún gobierno es culpable y todos lo son. Nada se produce en una generación, ni en dos, ni en tres.

    El país tercermundista en el que tú creciste y que yo vi en mi niñez, desgraciadamente no está tan lejos como te gustaría. Simplemente el mundo occidental ha subido la barra para todos. Date una vuelta por Londres y cuando vuelvas a Madrid me cuentas. Y luego, si aún no lo tienes claro, te das un paseo por Palermo o el Pireo. Mi planteamiento es que los países del sur son las células madre de Europa, pero al mismo tiempo parecen estar claramente enfermos.

    Echarle la culpa a los especuladores, que siempre los ha habido, buscar fantasmas fuera y no ver la evidencia del fraude fiscal sistemático en todas las escalas y socialmente aceptado en nuestros países, es, por lo menos, reduccionista.

    Claro que hay especuladores. ¿Quién no lo sabe? Claro que hay una guerra mundial financiera, claro que hay manipulación informativa. Pero eso no explica por sí sólo los 1.000 millones de deuda del ayuntamiento de Jerez, o la alegría con la que miles de jóvenes beneficiarios de una educación gratuita y de calidad decidieron, con el consentimiento de sus padres, desertar de las aulas y dirigir sus pasos miopemente al famoso ladrillo.

    Los especuladores de la City de Londres no han obligado a la gente de Sicila a vender su voto por 50 €. Los especuladores de Wall Street no han destruido nuestro litoral. Hemos sido nosotros. Nuestros políticos de todos los niveles, y los que siguen yéndolos a aplaudir y a apoyar a la puerta de los juzgados.
    El país tercermundista al que te refieres se ha convertido en un país segundomundista. Los mundos de Berlusconi, de Camps, de las jubilaciones a los 50 años de Grecia.
    Por mi parte no hay complejos, yo trabajo también fuera y tengo con qué comparar. Pero negar mis sentimientos cuando veo lo que veo no me va a ayudar a mejorar.

    De cualquier manera, yo tampoco tengo las respuestas. Lo que sí sé con certeza es que cuando viajo a Noruega, Alemania, Holanda, Reino Unido, veo claramente que vivo en otra dimensión. No pretendo dominar los números, pero sí veo con total claridad cómo se comporta la gente y la pinta que tienen las ciudades y los pueblos. Veo con absoluta claridad que cuando vuelvo a España y compruebo la voracidad aldeana con la que se ha destruido el paraíso mediterráneo me entran ganas de llorar. Por eso lo estoy estudiando. Porque quiero saber de dónde viene todo esto.

    También, como dice el subtítulo, (Portugal, Italy, Greece and Spain as seen by the economists) y esto quizás sea la clave, se trata de ver cómo nos ven cuando nos llaman PIGS. Se trata de ponerle imagen a ese nombre. En nuestro universo del Sur hay también maravillas, pero no es esa la imagen que están tratando de fomentar los articulistas de The Economist y The Financial Times. Esta colección de imágenes lo que pretende es ver qué hay de cierto en eso que nos quieren vender. Es plasmar en papel todo eso que leo cada semana en la prensa salmón. Traducir a imágenes de la calle los titulares tendenciosos de los medios económicos.

    En el proceso, estoy también encontrando maravillas y redescubriendo valores nuestros que deberíamos reivindicar frente a los que nos quieren imponer un modo de vida. Pero quizás ese sea el próximo libro.

  9. demian Says:

    Excelente tu proyecto, tal vez al prólogo que publicás le agregaría algunos conceptos de tu respuesta a JG para ampliar y a la vez sellar el concepto y el punto de mira e intención con que lo encarás. Exitos.

  10. JG Says:

    “Hemos sido nosotros.”

    Es lo que mas me gusta de tu respuesta.Acabo de volver por aquí despues de pasar por el ultimo post. Precisamente te estaba dejando un comentario sobre esto, sobre la mania tan española de construir un chivo expiatorio (ellos) y asi salvarnos y autoabsolvernos a nosotros.

    Las fotos me gustan y la ambición, tambien. Hay algo que me chirría El planteamiento de la búsqueda lo entiendo. El resultado, como todo lo que haces, es sobresaliente. Pero hay algo que me incomoda.¿No estarás ilustrando los prejuicios ajenos?

    Por mucho que me cabree la situación, no estoy de acuerdo en tu valoración. El pais tercermundista en que crecí está muy lejos. En el listado que haces no están la sanidad universal, la enseñanza para todos, la liberación de la mujer, los centenares de universidades nuevas, los museos, las orquestas, teatros, la casi desaparicion de la miseria absoluta, el analfabetismo, el clasismo, la corrupcion institucionalizada, los abusos y la represión. Ha sido un cambio prodigioso en un tiempo record. . Que haya tantos fotógrafos de tanta calidad trabajando hoy en ello ¿no es una buena prueba de lo profundo que ha sido el cambio? Esto nunca fue un paraiso, no es un paraiso destruido. Es un pais que llevaba un buen camino y se ha torcido. Dejamos que volvieran los viejos vicios, esos que señalas.

    He experimentado un cambio inverso en otro pais en el que viví, Inglaterra. Y no puedo presumir de cosmopolita, pero tengo bastante relacion comercial, laboral, y personal con otros paises de Europa y no puedo decir que sean mucho mejores en casi nada. Todos tienen cara y cruz. Inevitables: lo que hace que alguien sea bueno en algo normalmente es tambien su condena.

    No se que te hace pensar que yo le echo a culpa a los especuladores. Hay un mecanismo y me esfuerzo en comprenderlo. Me parece peligroso que se atribuya, como haces tu, a politicas fiscales desastrosas lo que pasa, cuando lo que nos ha conducido a la situación que tenemos no ha sido el gasto público, sino el gasto privado. La conclusion es muy diferente en uno y otro caso.

    Me parece incomprensible que economistas o periodistas alemanes o ingleses, que deberían ver el mundo racionalmente no puedan abstraerse de su ideologia y su racismo. Lo que dicen los datos es que Alemania ha incumplido mas que nadie los pactos de estabilidad, ha especulado casi mas que nadie y está haciendo pagar a otros sus problemas financieros. Que Inglaterra es un nido de especuladores abusones y corruptos. etc.Que lo que está pasando responde mas a razones ideológicas que económicas. Que tendría remedio con otras políticas.

    Y ahi volvemos a este trabajo. Entiendo que retratar el desastre es importante, pero las fotos tienen sus limitaciones. Me viene a la memoria la F.S.A. Hizo algo parecido pero con un proposito claro: Algo asi como “Señores esto es lo que está pasando, asi somos, hay que arreglarlo” ¿Se puede hacer ahora? ¿Se puede retratar la relación que hay entre el desahuciado que se suicida en Málaga y el inversor que tiene sus bonos hipotecarios y es protegido por Merkel? Si retratas al que sufre la miseria,¿ sale en la foto quien la provoca? No hablamos de tormentas de arena en el Dust Bowl, precisamente…

    Es que hay el peligro de que la gente vea al que sufre la miseria y piense que es culpa suya.

    En fin, me excuso por el texto. Demasiado largo y un poco ajeno. Son dudas personales que no tienen mas importancia que esa.

  11. spottorno Says:

    JG, te preocupas de que esté ilustrando los prejuicios. Pues es eso, exactamente, lo que pretendo. Es verdad que no se lee bien, pero debajo de la pastilla roja de la portada pone “Portugal, Italy, Greece and Spain, as seen by the economists”, es decir, cómo nos ven los economistas. No especialmente The Economist, sino los economistas, y por extensión, todos los que descodifican el mundo en claves estrictamente económicas.

    Sí, es una especie de recopilación de tópicos, algo así como “ver con sus ojos”. Cuando nos llaman The Pigs, ¿a qué se refieren?. ¿A los maravillosos patios cordobeses? ¿A un paseo por la muralla de Lugo? ¿a un verano en Formentor? No, se refieren al polígono abandonado, al desprecio por la cultura, al catetismo personal e institucional. Se refieren a algo que obviamente existe. Que no es la única dimensión de los países del Sur de Europa, pero que es la que hay que corregir.

    Sí, este proyecto se pone las gafas del alemán que incumple con los acuerdos europeos y sustenta su percepción de superioridad en tópicos confirmados demasiado a menudo durante sus vacaciones.

    Por otro lado, tal y como apunta la foto de portada, este desprecio nace también de la inevitable fascinación del alemán por los pueblos del sur. Desde Goethe y su viaje a Italia hasta Thomas Bruce, el arqueólogo inglés que expolió los frisos del Partenón, pasando por cada uno de los turistas que aún hoy dedican sus mejores días a disfrutar del Infierno del Sur, en realidad sufren una tremenda relación de amor odio que nace de la incomprensión.

    No comprenden cómo el destino ha sido tan injusto de darles a los “vagos del sur” el paraíso en el que viven, mientras que a los “esforzados del norte” se tienen que conformar con sus largas noches de invierno. Posiblemente no acaben de entender que en el paraíso nunca fue prioritario el trabajo, mientras que en las regiones del frío, si no trabajas mucho, mueres de hambre.

    Lo que ocurre es que ahora vivimos en un mundo interconectado, por lo que ya no es posible vivir con lo mínimo a cambio de la tranquilidad. Queremos vivir con nuestra tradicional calma, pero con el mismo BMW que el alemán. Y esa es una paradoja que nos ha llevado al desarrollo no muy bien comprendido y aún peor gestionado.

    Este es el intento de este trabajo: tratar de comprender por qué nos ven así, no si tienen razón o no.

    De cualquier manera, gracias por comentar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.553 seguidores

%d personas les gusta esto: