Archive for 26 marzo 2012

Cómo ganar dinero sin alejarte de ti mismo.

marzo 26, 2012

Llevo tiempo convencido de que una de las fuentes de ingresos con más potencial para los miles de fotógrafos que actualmente languidecen estupefactos al ver que su mundo se ha desmoronado, serán los documerciales y los documentales patrocinados.

¿Qué es un documercial? Una pieza audiovisual que tiene como objeto dar a conocer un producto o servicio, sólo mediante un lenguaje documental, sin utilizar actores ni haciendo uso de la ficción más que en dosis mínimas. ¿Crees que es un espejismo más, o que no tiene futuro? Mira esto y dime luego:

Con el avance vertiginoso de las tabletas y el ancho de banda universal, se incorporan al mercado de la comunicación corporativa literalmente millones de potenciales clientes que hasta hace nada estaban fuera del mercado: los autónomos y pymes. En muy poquito tiempo no habrá diseñador de muebles o dueño de hotel rural que no tenga un video como estos en su web. ¿Y quién se los va a hacer? Los que no se hayan rendido y estén dispuestos a ensuciarse un poco las manos entre World Press Photo y World Press Photo.

Pero no acaba todo aquí. También vamos a ver cómo proliferan los documentales patrocinados. ¿Y eso qué es? Pues lo que dice el nombre: piezas audiovisuales de caracter documental, cuyo objeto sea un tema no directamente relacionado con productos o servicios, pero que sean del interés de un patrocinador, por los valores que representa. Por ejemplo, esta maravilla patrocinada por Diesel y Dazed & Confused

Claro, nada de esto son documentales con fines sociales, pero… un momento, también están las ONGs, que tampoco se van a poder permitir no tener una buena pieza en su página web. Por ejemplo, esta otra:

Esta sí que era atómica. Aquí hablamos de dar soporte a los que ayudan a quienes lo necesitan, pero no necesariamente contribuyendo a nuestra propia ruina.

¿Y los medios de comunicación? Pues ya veremos. Como no se pongan las pilas, al final tendremos que rescatarlos nosotros a ellos. Además, no nos engañemos: también tienen sus intereses y también sirven a alguien. Lo único verdaderamente limpio y puro es lo que hace un mismo con su propio dinero, así que la clave está en ganarlo de una manera que no nos distraiga demasiado de nosotros mismos. Y si es posible, que las dos cosas coincidan del todo.

De verdad, convenceos, la cosa no está tan mal. Sólo hay que pararse un segundo y ver por qué orilla vamos a salir de las aguas turbulentas. Como veis, hay más de una. Y lo mejor: son compatibles.

El World Press Photo Multimedia

marzo 19, 2012

Hace escasos días se han dado a conocer los premios World Press Photo Multimedia. Yo estaba expectante al respecto por varias razones. Primero por saber si me caía uno, y segundo por ver cual sería el rumbo del premio en este segundo año. Como de lo primero, nada de nada, pues toca hablar de lo segundo. El resultado me parece algo irregular, pero interesante para analizar.

Las 4 piezas ganadoras tienen en común que son de tipo lineal. Nada de interactividad, ni de infinitas capas de información. Nada de gráficos, ni animaciones, ni enlaces externos. Parece que este año ha triunfado el modelo “Dale a play y mira”. Me parece bien. Me parece que ese es el camino a marcar, si queremos que sea posible que en un futuro no muy lejano, los medios empiecen a producir piezas de unos 5 minutos, tal y como se producían o compraban los reportajes de unas 10 páginas.

Otro punto interesante es que en estos WPPM ha brillado por su ausencia la Primavera Árabe y Fukushima. ¿Significa eso que en los WPPM la actualidad es un factor en contra, o que los multimedias buenos de esos temas los vamos a ver el año que viene? Lo descubriremos dentro de un año.

Pero en este post quiero hablar de las piezas ganadoras y del jurado, porque sin conocerles ni a ellos ni sus respectivos contextos, no es posible entender nada.

De entrada, veamos el ganador: Afrikaner Blood.

Un multimedia bastante clásico en su esquema: una entrevista audio que recorre toda la pieza, y una combinación de fotos y vídeo sin muchas vueltas. Lo que hace a esta pieza merecedora de un premio es que tiene una buena historia que contar y que está contada desde la mismísima cocina. Arranca discreta, pero al cabo de un poquito, uno empieza a torcer el gesto, porque la cosa se pone muy seria, aunque de un modo casi de puntillas. ¿Es esta la mejor historia audiovisual que se ha hecho en el mundo en todo este año? No lo creo. Es posible que, como ocurre a menudo, haya sido la historia que ha acaparado el mayor consenso, pero a veces eso quiere decir que es la historia que menos reacciones extremas ha levantado entre los miembros del jurado. No es la primera vez que veo un reportaje sobre grupos ultra desde dentro, y tampoco se puede decir que haya roto ningún esquema narrativo.

Luego tenemos Half-Lifes. La historia de Chernóbil contada desde la óptica de los que vivían en la ciudad y ahora viven en otro lugar. Un tema recurrente y desde mi punto de vista, contado de un modo realmente demasiado largo. Está muy bien trabajado, sí. Magníficas entrevistas y mucha investigación. Pero no hay quien se mire esos 16 minutos en un iPad. Y el uso de la música es agotador. Uno acaba por aborrecer la melodía.

America’s Dead Sea es la historia que más me gusta. Una historia completamente inédita para mí y una narrativa muy creativa. Un uso inteligente de las imágenes de archivo y del audio. Y con la longitud perfecta: 3 minutos. Para mí no es un tercer premio, sino un primero. Bueno, eso sin saber qué otras cosas han concursado. Ya irán saliendo por ahí.

Para terminar, está Punched Out, un documental sobre la vida y muerte de un joven jugador de hockey sobre hielo cuya principal virtud era ser muy violento en la pista y cuyas peleas le provocaron un grave trauma cerebral, que acabó con él. Sí, es una buena historia porque yo no sabía que en el hockey sobre hielo la violencia estaba permitida e incluso alentada. Me quedo de piedra. Sin embargo hay algo en la figura de una narradora, en su escasa calidad fotográfica y en la longitud de esta pieza que me hace pensar que no está compitiendo en el festival adecuado.

El jurado es variopinto, pero destacan los 3 que dan la cara en la web de World Press Photo explicando su trabajo: Vincent Laforet, apóstol de la 5D Mark II desde antes de que saliera. Un gurú del nuevo audiovisual que ha evolucionado de ser un buen fotógrafo a ser un excelente videógrafo. Explica en su entrevista que él no estaba de acuerdo con Half-Lifes. Se nota que la odia, aunque se muerde la lengua muy educadamente.

Poul Madsen, el 50% de Bombay Flying Club, la productora de referencia para mí en estos momentos, hace un análisis muy interesante en su entrevista. Tampoco está de más leer en el blog de BFC su experiencia como jurado. A los que les interesa los web-docs, les interesa lo que Poul tiene que decir.

Jessica Dimmock, que se hizo muy conocida por su libro The Ninth Floor aparece como una experta, haciendo justicia al poco conocido hecho de que el audiovisual correspondiente era muchísimo mejor que el libro.

De las 3 entrevistas, que os animo mucho a ver, subrayo 2 preguntas importantes:

Vincent Laforet apunta que en el mundo audiovisual de los web-docs, el autor tiene que saber cómo va a ser la pieza de antemano. Que no vale hacer lo que salga y luego darle forma. Yo estoy de acuerdo con esta aseveración, pero sé de buena tinta que algunos fotoperiodistas consideran la idea de tener una idea preconcebida de sus reportajes como un anatema, contrario a la ortodoxia que exige investigar sin tener ideas predeterminadas ni fines ya marcados. Me gustaría saber qué opináis.

Poul Madsen dice algo muy muy importante: ¿es realmente necesario seguir metiendo fotos en estas piezas? Hace tiempo que me lo pregunto. Quizás estamos aún usando las fotos fijas en los webdocs sólo por inercia. Volvamos a ver Afrikan Blood y veamos si las fotos no son poco más que fotogramas congelados. Este es un debate del que vamos a seguir hablando, porque abre una caja de Pandora de las buenas. La pregunta de si al final va a resultar que las fotos son una cosa y los vídeos otra, y que no hay que mezclarlos sólo porque se pueda, es una pregunta de las que no apetece hacerse, porque son como la psicoterapia: a lo mejor no nos gusta lo que descubrimos.

 

Hellas Hell: una buena historia, bien contada.

marzo 12, 2012

Estoy muy lejos y en menos de una hora me voy a un lugar aun mas alejado. Por eso en mi teclado no hay tildes ni enie.

Pero hace dias que ya se de que voy a hablar hoy. En realidad lo se hace meses.

Fuera de Espania hace tiempo que se estan haciendo magnificos minidocumentales. Piezas de menos de 15 minutos en los que, usando toda la artilleria audiovisual al alcance de la mano, nos cuentan historias. Unas mejores que otras y algunas mejor contadas que otras.

Pues en nuestro pais tambien se estan moviendo algunas piezas. Recientemente se ha estrenado la magnifica “Hellas Hell”. Una historia de inmigracion ilegal. De personas escondidas en camiones, de asentamientos de infraviviendas con refugiados que se hacinan y sobreviven como pueden en los primeros metros de la fortaleza europea que se autoproclama amiga de los desfavorecidos, pero que en algunos casos peca de cierta hipocresia.

Lo mejor de Hellas Hell, producida por Gabriel Pecot, Romina Penate y Antonio Rull, es que nos cuenta una historia que no es muy conocida y nos la cuentan muy bien. Mientras el periodico Publico cierra, Gabriel se gasta la no-indemnizcacion en meterse hasta la cocina de este drama europeo. Todo el equipo hacen un esfuerzo considerable para contar algo que los periodicos no han tenido el  pundonor de hacer. Si, hay talento. Si, hay capacidad. Lo que no hay es voluntad, porque para hacer el ridiculo persiguiendo a los mamarrachos del corazon si que hay presupuesto.

Hellas Hell esta a la altura de las grandes producciones de los mejores. Utiliza bien el video y las fotos, muy bien el audio, y quizas los graficos un poco menos. El montaje tiene ritmo, y cuando empiezas a creer que se va a hacer demasiado largo, cambia de tercio y te mantiene atento el siguiente minuto.

El arranque es de los buenos. De los que en menos de 30 segundos te tienen cogidos por donde duele. Los autores han sabido no quedarse en el tono lloron que aun abunda demasiado en el mundo del documental. Han sabido coger lo bueno de las tretas audiovisuales de siempre.

Lamento que la espectacular escena del final no sea un poco mas larga, porque se de buena tinta que habia mas material. Y tambien hubiera optado por un final mas caniero musicalmente, pero aun con eso, sobran los motivos para darle la enhorabuena a los tres.

A los que estan empezando a trabajar en este tipo de asuntos, fijaros bien. Que esto lo han hecho 3 personas nacidas despues de 1980,  sin un solo apoyo.

Ahora falta por ver si este trabajo les va a servir para que les encarguen el siguiente, o si es verdad que en Espania tambien queremos seguir cavando hasta llegar al infierno.

Sea como sea, Chapeau. Trabajos como este son los que indican que a lo mejor hay esperanza. Animo y gracias!

Una portada, un blog y un premio Nobel.

marzo 4, 2012

Vamos a liarla. Vamos a decir que va a caer un meteorito pasado mañana. Que Jesucristo ha renacido en Antananaribo, o que internet nos vuelve estériles. Vamos a mover el rumor de que Kim Jong-un es la tercera generación de clones de Kim Il-sung y que Angelina Jolie es como Ane Igartiburu: hermafrodita. Digamos que Steve Jobs vive en Brasil con Elvis y Hitler. La combustión espontánea existe y el próximo 21 de Diciembre se va todo al garete. Rumores? Leyendas urbanas? No! la realidad misma! Bueno, esperemos a que aparezca en portada del New York Times, y ahí sí que va a misa.

Porque así funciona. Según dónde aparezca una noticia, tiene mayor credibilidad o menos y por lo tanto, mayor o menor efecto. El New York Times tiene fama de ser uno de los periódicos más, si no el más, fiables del mundo. Y quién lo negaría? Pues la semana pasada, yo.

El NYT publicó en portada, repito, en portada, una foto en la que aparece un encapuchado con lo que parece ser un cuchillo en la mano izquierda, frente un respetable bancario que defendie con un palo, a sí mismo, y a la sucursal bancaria en la que trabaja.

El impacto inmediato, más allá de los matices que un pie de foto o incluso un buen artículo puedan aportar, es que España se ha helenizado. Es decir, se encuentra en una situación de revuelta social casi permanente, e implícitamente, que la economía española está tan mal como la griega.

La economía española está fatal, y hay un conflicto social larvándose. Pero aún no hemos llegado a la helenización. de hecho, un 67% de los españoles, dicen las encuestas, está incluso en contra de una muy civilizada huelga general, porque creen que  no ayudaría en nada. También es verdad hay un 33% que opina lo contrario. Pero en España todavía hay supervivientes de la Guerra Civil, así que la violencia nos la tomamos muy en serio. Completamente en serio, en todos los sentidos.

Por eso creo que el NYT ha sido amarillista y temerario al publicar esa foto en su portada. Creo que no es su sitio. La portada es un lugar sagrado, cuyo impacto inicial, el que ejerce sobre el tipo que pasa por delante del quiosco sin leer el artículo, es enorme y poco matizable.

De cualquier modo, no seré yo el que diga que Sandro Pozzi tiene razón. En su blog de El País, Sandro Pozzi viene a decir que imágenes como esa dañan a España porque los inversores van a dejar de fiarse de nosotros, perdemos credibilidad y la prima de riesgo se dispara y bla bla bla.

Pues tampoco estoy de acuerdo con eso.

Ni con los que opinan que como hay 1.000 personas que montan jaleo en las calles, es impepinable llevarlos a las portadas.

Estoy más de acuerdo con Paul Krugman, que dice en este artículo que el problema de los rumores y las falsas malas noticias, es que benefician precisamente a los malos. Cuanto peor sea el panorama, más coartadas tienen los que quieren acabar con el estado de bienestar. Más justificaciones para los atropellos sociales y para las políticas de extrema austeridad. El miedo, las leyendas urbanas no sirven más que para darle cancha a los visionarios salvapatrias que nos van a sacar del agujero, a base de cavar más hondo y podar desde la raíz. Por eso hay que pensárselo dos veces antes de publicar al consabido encapuchado que despierta el morbo y dispara las ventas.

El Sr. Krugman, nobel de economía, escribe para el NYT y publica en El País. No se podrá decir que la tengo tomada con estos medios. Ni mucho menos. Como son medios plurales, en sus páginas se publica de todo y hay buen debate.

El caso es que hoy me ha parecido que sería interesante, por una vez, escribir un post pegado a la actualidad. Porque esta semana ha ocurrido un asunto fotográfico. Una foto X en una portada Y.

Una vez más, ha quedado de manifiesto que la fotografía no sólo no está de capa caída, sino que sigue generando conversación.

La fotografía tiene este increíble poder. El poder de grabar a fuego una idea, en una fracción de segundo, sin barreras idiomáticas. Cuando no es posible la contextualización natural que hace el que vive cerca de la noticia, es muy fácil equivocarse de pe a pa. Por eso los editores gráficos, y en última instancia los editores a secas, tienen la suprema responsabilidad de utilizar la fotografía como lo que puede ser: un arma de destrucción masiva. Lo que ocurre es que a veces funciona como un bumerán.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.551 seguidores

%d personas les gusta esto: