Archive for 27 julio 2009

Aprendamos de unos alumnos de pueblo.

julio 27, 2009

En Ohio hay un condado que se llama Athens. Y hay una universidad, la Ohio University’s School of Visual Communication, cuyos alumnos producen, desde hace 3 años una serie de proyectos documentales bastante buenos. Ahora que no paramos de hablar de los famosos contenidos y que estamos todos volviéndonos locos por encontrar nuevas maneras de contar historias que se adapten a este medio poliédrico que es Internet, es bueno que le echemos un vistazo a lo que hacen estos chavales.

Han creado algo que se llama Soul of Athens. Es una especie de publicación online en la que se publican (si es que aún se puede llamar así) numerosos trabajos que muestran distintas visiones de la vida cotidiana o no tan cotidiana de ese lugar de cuya existencia yo no tenía la menor noticia hasta ahora, pero que estoy empezando a conocer mejor que Segovia.

Tenemos de todo: la historia de un viejo que nos cuenta su vida desde que su mujer murió. Una mujer cuyo trabajo es guiar excursiones en kayak. Hay un documental sobre la extracción de petróleo en Ohio. Hay una historia sobre una guardería alternativa en el bosque. Una que me gusta especialmente es la del Junkin, es decir, la cultura del mercadillo y la chamarilería.

No todas las historias son buenas, claro. Y no todas están igual de bien hechas. Además, todo gira entorno al condado de Athens, que es de verdad el úlimo agujero del mundo, a juzgar por las hisorias que he visto.

Pero estoy impresionado porque veo que los alumnos de una universidad de pueblo son capaces de crear los famosos y deseados contenidos, de una manera que de momento, en España, ningún medio de comunicación ni de primera ni de segunda, ha sido capaz de empezar siquiera. Mientras los dominicales impresos languidecen por las esquinas, las publicaciones online deberían estar ya ofreciendo historias como estas. Si miráis las presentaciones mulimedia con que nos deléitan las grandes cabeceras españolas, sentiréis algo parecido a la vergüenza mezclada con incredulidad.

Que empiecen a producir bien, por favor. Con actualidad caliente, o con documentales de fondo. Basados en una persona o en una teoría científica. Da lo mismo. Lo importante es que empecemos a utilizar este medio que tanto nos gusta para algo más que para ver gatos bailarines o  la enésima ristra de fotos de Brangelina.

En España hay profesionales de sobra par llevar a cabo este tipo de historias. Ahora, lo que hace falta, es que algún medio se decida a dejar de vivir de la renta de la edad de oro del papel. El New York Times ya ha empezado y La Fabrica, como siempre, enciende la primera vela en este sótano oscuro.

Imagen 4

Gana un premio y que no se entere nadie.

julio 20, 2009

La semana pasada dije que iría poco a poco hablando de las cosas que vi y me gustaron en Arles. Pues bien, ya me he acordado de uno que me encantó. Y he coincidio con el jurado del premio Decouvertes, porque resulta que Rimaldas Viksraitis ha ganado ese premio. Lo malo es que no os puedo enseñar muchas imágenes de este fotógrafo lituano nacido en el 54, porque resulta que no tiene página web. Lo mejor que he encontrado es la web de la galería White Space, que lo representa. En total, 5 imágenes de la Lituania rural que protagoniza su trabajo, que navega entre el neo-neorrealismo Mijailoviano y el surrealismo  de Martin Parr, que era, justamente el que lo había presentado. Un fotógrafo brutal, con una visión de verdad fuerte y contundente.

Hace pocos días estuve viendo la exposición de los finalistas de Descubrimientos de Photoespaña. Es muy difícil juzgar el trabajo de un fotógrafo viendo sólo una foto de éste. Realmente sería perfecto poder darle a un botón que estuviera al pie de cada foto y ver algo más de cada uno. Pero aún no hemos llegado a ese punto (inevitable) de tecnología aplicada a las exposiciones. Así que me apunté 3 nombres en un cuadernito y luego he ido a ver si tenían página web. Y sí. Ahora sí que he encontrado cosas.

Primero, Johan Willner. Nació el mismo día y el mismo año que yo. Su trabajo Boy Stories es muy bonito, pero creo que nada más.

Allan Grainger tiene un trabajo también precioso. Creo que tiene algo más de contenido, pero sigue estando sólo medio lleno.

Rachel Papo es de mi quinta también y su trabajo tiene fondo, forma y está bastante bien.

Tetsugo Hyakutake es un japonés muy de paisajes urbanos, con más forma que fondo.

¿Y qué quiero decir con esto? Pues que mirad cómo son las cosas. Vamos a saber más de cuatro fotógrafos no tan espectaculares que de una fiera lituana de gran peso específico. Y todo por la web. O por la ausencia de web. 

Es una pena que después de haber visto la exposición de Rimaldas y de haber disfrutado en ella como no se disfruta a menudo, me tenga que conformar con rememorar lo poco que se aferra a mi memoria. Le pido a Rimaldas que se haga una web. Ya sé que nació en el 54 y que todo eso le pilla un poco mayor, pero hoy en día no es tan difícil. Ánimo, Rimaldas, estírate y enséñanos tus fotos. O por lo menos, dile a tu galerista que ahora que has ganado el Découvertes, te ponga alguna foto más.

Que los jóvenes hacen buenas fotos, pero sobre todo, son verdaderos profesionales de la promoción. Aunque por lo visto al jurado de Arles eso no le ha importado lo más mínimo. Pues también es como para alegrarse, oye.

Imagen 2

Vengo de Arles y vengo contento.

julio 13, 2009

He estado la semana pasada en el festival Rencontres d’Arles. Me han preguntado que cuál es la exposición que más me ha gustado. Pues no lo sé todavía. Lo cierto es que ha habido cosas que me han gustado en el momento, como el trabajo Traffic de Jean Christian Bourcart, pero que cuando he visto la web me ha parecido tan soso, que ya no me gusta. He descubierto, con asombro de Fosi, a Duane Michals. Un genio adelantado a su tiempo. No es fácil ver su trabajo en internet. Lo único aceptable, algunos vídeos de Youtube. Había una buena exposición de Giorgia Fiorio, cuyo titánico proyecto sobre las religiones El Don me gusta, aunque a veces me parece un poco frío. Ya iré hablando de cosas que me han llamado la atención. Es que acabo de volver y aún no lo tengo claro.

He visto al gran Willy Ronis. He tomado un vino con el gran Eugene Richards y he charlado con Simon Norfolk y su mujer. No vi a casi nadie español. Sólo el muy valiente Fosi Vegue estaba al pie del cañón con una docena de sus alumnos. Un gran esfuerzo, que sus alumnos valoran, aunque que no tiene precio. 

Todo el mundo iba con su nueva Olympus Pen, que promete resucitar el espíritu Leica por su manejabilidad y estilo. Yo también quiero una. Ya caerá.

Lo que sí me ha gustado muchísimo es el mercado de libros antiguos. En un patio maravilloso, media docena de librerías de viejo, con auténticas maravillas, a precios no tan maravillosos. ¿Quieres comprarte un “Tokyo” de William Klein? son 600 €. Yo me he permitido 3 libritos algo más modestos, pero que tendrán un lugar especial en mi estantería: “A propos de l’URSS” de Cartier Bresson, “D’une Chine a l’autre” de Cartier Bresson y “The 3 banners of China” de Marc Riboud. Como véis, vuelvo a los orígenes. Cuanto más fotografía conceptual veo, más vuelvo la mirada a los años 50. No sé si será pasajero o permanente, pero eso es lo que siento ahora.

En la foto que os pongo, hecha con mi móvil, se ve una de las varias fiestas que se celbraban en cada esquina del barrio La Roquette. Cientos de jóvenes aficionados o no, dándole al botellón estilo frances, todo muy cool, aunque con los inevitables malos olores de las esquinas. En la otra punta de la ciudad, las terrazas para los carrozas, donde me siento como en mi propia casa.

En conclusión, Arles me ha gustado más que Perpignan. Es un festival al que puede ir tanto fotógrafos, como aficionados y simplemente amantes de la cultura en general. La ciudad es una joya histórica de piedras medievales, con su anfiteatro romano (donde, por cierto, se hacen las proyecciones nocturnas) y sus cientos de restaurantes provenzales. Es un festival muy abierto en su espectro y muy contemporáneo en su eclecticismo. Desde maestros del blanco y negro, hasta chinos veinteañeros que no conciben la fotografía sin Photoshop. Miles de libros, charlas, visitas a exposiciones con los autores, proyecciones y vino en abundancia. Un paraíso a cuatro pasos de aquí.

arles

Un libro que no es un libro.

julio 6, 2009

Como ya hay mucha gente que se ha ido de vacaciones y están disfrutando (?) de la playa, os voy a hablar de un libro de fotos de gente en la palya, que no es un libro.

libro-misrach

 

Se llama On the Beach. Lo vi un día en una librería y pensé que era una exageración. El librito mide 51 X 41 cm. En la foto podéis compararlo con mis gafas. Pero no pude evitar volver a la librería un par de veces, rondándolo atraído por su monumental tamaño. “No cabe en ninguna estantería”, pensé. Entonces lo abrí. Y empecé a ver fotos maravillosas de mares azules con minúsculas personas flotando. Playas vistas desde arriba, con sus bañistas como hormigas.

No era la primera vez que veía esta temática, pero, como pasa a veces, esta era, sin duda, la mejor ejecución que he visto nunca. No sólo por las fotos, que son ultradefinidas y suaves. Es que el libro está maravillosamente diseñado e impreso. Cada una de sus páginas es susceptible de ser cortada, enmarcada y puesta en la pared.  No tiene más que un minúsculo párrafo escrito por el gran Richard Misrach al final del todo.

Conozo a algún editor que está radicalmente en contra de este tipo de experimentos. Lo entiendo, pero es que esto no es un libro. Es una obra de arte en sí misma, que vale cada uno de los 100 € que me costó.  Libros como este, son los que te hacen comprender que el concepto mismo de libro, aun siendo milenario, sigue sin estar del todo explorado. Todavía hay cosas por inventar. Misrach tardó, por lo visto, un año hasta que la imprenta de Verona que lo estaba imprimiendo, encontró los colores perfectos.

Puede parecer una tontería, visto así en internet. Por eso hay que ver los libros en persona. Mirarlos, tocarlos, olerlos y escucharlos. Al igual que otros campos de la vida, la experiencia física no es ni comparable a su sucedáneo en internet.

Y hablando de internet. Aprovechando que mañana estaré en el Festival de Arles, he renovado el diseño de mi vieja web. Si queréis, echarle un vistazo aquí. Espero poder enseñaros, algún día, algo en papel y con tapa dura.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.555 seguidores

%d personas les gusta esto: