Archive for 25 mayo 2009

La Teoría del Incendio.

mayo 25, 2009

David vivía con su mujer en una casa en el campo. Rodeados de árboles, con un gato, un perro y en sintonía con su entorno. David es un gran fotógrafo que no ejerce. Se dedica a otra cosa y hacía fotos sólo en sus viajes. Recorrió Rusia, India, Egipto, Centroamérica, Guinea Ecuaotrial, Europa, Estados Unidos. Hizo miles de fotos, que un día desaparecieron sin más en el incendio que quemó su casa y otras cien en Noviembre pasado en Santa Barbara, California. Desapareció absolutamente todo lo que David y Alicia poseían.

No quedó nada. Salvaron a los animales.

Tuvieron que arrancar su vida material desde cero. Recordad que no tenían ni siquiera un documento que les  identificara. Al poco tiempo, David empezó a fotografiar algunos objetos que encontraron entre las cenizas. Unas fotos en fondo blanco, perfectas y preciosas. Empezaron a traerle objetos otras personas que estaban en su misma situación. Cada vez más personas y cada vez más  objetos.

David ha empezado a hacer fotos y seguramente acabe publicando un libro de esas fotos gracias al incendio. David se ha recuperado a sí mismo después de haber desaparecido. Además ese trabajo no sólo le beneficia a él, sino que le está sirviendo de ayuda para superar el trance a mucha otra gente. Cuando el libro salga a la luz, serivrá de ayuda quizás a miles de personas que puede que reflexionen acerca de sus vidas y no esperen a que ocurra el incendio para empezar a hacer lo que quieren.

Un incendio, una ruptura sentimental, una muerte o un nacimiento. Colapsos emocionales, situaciones traumáticas que nos fuerzan a detener la rueda y nos pueden ayudar a coger el camino que siempre quisimos.

Las fotos del Proyecto Tea Fire son muy sencillas. Tan sencillas que casi podríamos pasarlas por alto, pero toda la historia que encierran, las convierte en una demostración empírica y maravillosa de la Teoría del Incendio.

Imagen 4

Jugando a favor del otro.

mayo 18, 2009

En la red hay miles de fotógrafos y editores que se pasan la vida rastreando blogs y netzines en busca de autores. Buscan inspiración, consuelo, motivos para cabrearse o simplemene son adictos a lo nuevo. Se montan votaciones, rankings, grupos y grupúsculos avalados por las minitribus. 

De un comentario dejado por un anonimo en el blog de A Photo Editor, salió un link que llevaba al link de este tipo, Phill Toledano, que es un fotógrafo interesante y yo diría que hasta es una persona interesante. Fue director de Arte en una agencia. Lo dejó. Ahora hace maravillosos proyectos fotográficos personales o comerciales. Su página Web es una delicia de dirección de arte y sus historias son poesía pura. Recomiendo Phonesex por la simple belleza de la realidad dicha en la cara y Days with my father como el mejor ejemplo que he visto hasta ahora de trabajo íntimo con un progenitor enfermo. Con estas premisas, que configuran casi un subgénero, se han perpetrado decenas de proyectos abusivos, morbosos, poco respetuosos o simplemente descuidados. Este de Phill Toledano es amable, íntimo, respetuoso, y bien hecho. A todos los que tenéis un padre enfermo: no lo fotografiéis de cualquier manera para llevaros un premio. Pensadlo varias veces antes y mirad este extraordinario trabajo, que también vale como ejemplo para todos de cómo se puede retratar a una persona necesitada, pero jugando a su favor en vez de al nuestro.

Un artículo agridulce para esta mañana de lunes, pero no siempre estamos de fiesta, ¿no?

Imagen 1

El mejor stand de Madridfoto

mayo 11, 2009

Acaba de terminar Madridfoto, esa miniferia que está a mitad de camino entre Arco y PhotoEspaña, dicen algunos. Por lo que han comentado algunos galeristas, ha sido un éxito tan rotundo como inesperado. Algunos de ellos se presentaron con los últimos euros que les quedaban antes de rendirse a la crisis y al desierto de coleccionistas que impera en España. Estaban expuestos unos cuantos de los fotógrafos de los que he hablado en este blog: Michael Wolf, Burtynsky, Erwin Olaf, Jeffrey Milstein, Martin Parr Charles Fréger, entre otros.

Y eso es muy interesante, porque hay un momento en el que ver una foto en la pared te da bastante información acerca del artista. Por ejemplo, una copia de 2 metros, en la que se ve demasiado la textura  digital, te dice que el artista ha pasado por alto la calidad y se ha dejado cegar por el tamaño. No ha sabido darle a su obra la medida adecuada. En mi opinión, eso devalúa a un artista, porque pone de manifiesto su vanidad por encima de otras consideraciones. ¿Queréis algún caso concreto? No, no. Haber ido a verlo. Pero en este artículo hay alguno.

También, alguna sorpresa, como Mark Laita, con unos dípticos muy clasicotes, pero bien pensados. Juan de Sande tenía 2 fotos preciosas y enormes. Un poco “Paradise” de  Struth, eso sí. Francesco Jodice le gustó mucho a Susana, y eso también puntúa. 

Había mucho artistilla paseando con la cámara al hombro, alguna famosa galerista luciendo sus mejores modelitos, editores mirándose alrededor a ver a quién veían. Vi incluso a un tipo con una carpeta de Bassat que llevaba sus fotos en una carpeta al stand de Turner.

Y bastante gente genuinamente interesada en la fotografía como forma artística. Una feria buena para Madrid y buena para la fotografía. Seguramente se repetirá y el año que viene será mejor.

Pero donde de verdad disfruté y donde de verdad había gente fue en los stands de T.F., La Fábrica y La Central. Los libros, siempre los libros.

Imagen 4

He probado la fruta prohibida.

mayo 4, 2009

Llevo unos meses inmerso en un proyecto que me ha llevado a realizar una larga serie de paisajes en Mallorca. Los que conocen mi trabajo saben que nunca he sido precisamente un paisajista. Pero debo estar haciéndome mayor, porque la verdad es que estoy disfrutando muchísimo con este trabajo, que nace como un encargo, pero que enseguida, y con la connivencia de quien lo encarga, toma vida propia y se vuelve personal. No saben, los que me han pedido que haga esta serie, lo mucho que han influído en mi visión de las cosas. He probado la fruta prohibida del paisaje y ahora a ver quién me la quita.

Así que estoy estudiando a fotógrafos que se dedican a esto desde hace mucho. Y me he enamorado especialmente de Joel Sternfeld. La semana pasada compré el libro (de Steidl, claro) “Oxbow Archive“. Lo miro y lo remiro. Podéis mirarlo más grande aquí. Aunque, si podéis, comprad el libro. A mí me pone más nervioso que a un niño en la víspera de reyes cada vez que lo abro. De verdad que me emociona y me acelera el pulso. Lo toco, lo huelo, lo miro de frente y de reojo. No sé aún por qué me ha llamado tanto la atención, pero así es. En serio, creo que me estoy haciendo mayor.

En esa misma página, mirad el resto. Pero mirad con detenimiento, dejad que las imágenes empiecen a hablar. Si tenéis tiempo, investigad un poco sobre la serie Walking the High Line, que es espectacular.

También podéis oir un programa de radio de El Ángel Caído en el que hablan de una foto de Joel Sternfeld. Escuchadlo. La cosa arranca con “Canción Mixteca” de Paris Texas. Qué recuerdos. 

imagen-11


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.553 seguidores

%d personas les gusta esto: